The Sótano > OPINIÓN

La izquierda y la derecha unidas

Estados Unidos promete ayuda de US$ 10.6 mil millones para el sur de México y América Central

Tiempo de lectura: -'

20 de diciembre de 2018 a las 05:04

La historia la doy por cierta, por venir de una fuente creíble y fidedigna. Me la contó un diplomático mexicano que fue cercano al ex presidente José López Portillo (1920-2004), quien gobernó a su país entre 1976 y 1982, en años que fueron de despilfarro, irracional nacionalismo, espejismos de riqueza, y palabras vacías que llevaron a la ruina total.  En aquellas horas urgentes, México se iba a pique y la situación se agravaba velozmente con el paso de los días. En una tarde de tensión máxima, con una brutal devaluación del peso acechando por todos los frentes, sonó el teléfono. Era Ronald Reagan, ofreciendo ayuda multimillonaria “al buen vecino del Sur” (sic, según la fuente), para evitar la debacle económica y el caos. La conversación entre ambos mandatarios fue breve. Apenas cortó, López Portillo informó a quienes lo acompañaban que el presidente estadounidense había ofrecido ayuda, pero que él la había rechazado por una cuestión más de orgullo, que de defensa de la soberanía nacional.

¿Qué hubiera dicho aquel nacionalista dilapidador del hecho que Andrés Manuel López Obrador, primer presidente de izquierda en la historia de México, ha pedido al parecer ayuda al gobierno estadounidense y este se la dio de manera extraordinaria? La historia del relato histórico ha cambiado esta semana, y todo indica que no habrá forma de rebobinar. El dicharachero y casi siempre genial Nicanor Parra debe estar, donde esté, riendo a carcajadas ahora mismo. Diciendo: “¿vieron? Yo ya se los había dicho”. Porque dijo: “La izquierda y la derecha unidas/ jamás serán vencidas”, habiendo dicho también: “Lo siento mucho camarada Volodia/no soy yo/ son ustedes los que se quedaron atrás/ socialistas y capitalistas del mundo uníos/ antes de que sea demasiado tarde”.

El cable de Associated Press decía que Estados Unidos prometió US$ 5.8 mil millones en ayuda e inversión para fortalecer el desarrollo económico y gubernamental en Centroamérica, y otros $ 4.8 mil millones para fomentar el desarrollo en el sur de México. Sin ocultar su entusiasmo, el ministro de relaciones exteriores mexicano, Marcelo Ebrard, dijo antes de ayer: “En síntesis, creo que son buenas noticias, muy buenas noticias para México”. Lo son y aún permanece en el misterio el tenor de lo conversado días atrás entre Donald Trump y AMLO, aunque el primero en forma escueta informó que había tenido “una excelente conversación” con su par mexicano. Algo convincente le debe haber dicho este al otro, pues la plata, una fortuna incluso para los estándares estadounidenses, no tardó en aparecer.

Falta por ver si una vez implementada la ayuda y colaboración mutua para fomentar el desarrollo y la creación de trabajos detendrá el flujo de inmigrantes que a diario intentan entrar indocumentados a territorio estadounidense, pero está claro que la relación de Trump con el nuevo presidente mexicano no puede haber tenido un comienzo más auspicioso, rompiendo esquemas políticos que fungían como muro de mayor altura y grosor que el que pretenden construir en la frontera entre ambos países.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...