Fútbol > INFORME

La muerte de un futbolista juvenil dejó al descubierto carencias en las medidas de prevención

El caso del fallecimiento de Agustín Martínez de 17 años, dejó abiertas interrogantes y planteó responsabilidades, para evitar que estos episodios se repitan 

Tiempo de lectura: -'

28 de septiembre de 2019 a las 05:00

Primero una desgracia: la muerte de Agustín Martínez jugador de 17 años de Boston River. Luego las preguntas: ¿Cómo pudo suceder? ¿Qué falló? ¿Por qué no había un médico? ¿Se podría haber evitado? ¿Por qué no funcionaba el desfibrilador?

Se cruzan acusaciones, se ponen caras largas, se toman medidas pero las preguntas quedan rebotando, una sobre todo: ¿Están preparados los actores del fútbol para responder ante una emergencia?

Varias realidades

Hay muchos niveles dentro del fútbol uruguayo. Muchas realidades bajo el paraguas del profesionalismo, entonces lo que algunos clubes tienen en el día a día, a otros le falta por completo. También sucede que hay una realidad marcada por reglamentos, y otra al pie de la cancha.

Por ejemplo, desde 2018 la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) establece que los clubes que tengan licencia para disputar primera división deben contar con un “programa de desarrollo juvenil”.

Se establecen varios criterios y uno es: “Apoyo médico y seguro de salud para los jóvenes jugadores (incluidos controles médicos)”.

El desvanecimiento de Agustín Martínez, el lunes en el complejo de Manga de Boston River, ocurrió en un partido de Tercera división, incluido dentro de la categoría juvenil.

El presidente de la mesa ejecutiva de juveniles en la AUF es Marcelo García, y sobre el tema dijo lo siguiente a Referí: “El estatuto marca que los equipos tienen que tener médicos y kinesiólogo, como también director técnico y preparador físico, pero con la diferencia que si vos no presentás un entrenador más de tres partidos, si te reclaman perdés los puntos, en cambio si no presentas médico no sos pasible sanción”.

El reglamento de licencias sí aclara que no puede faltar un médico en Primera división: “Para obtener la Licencia correspondiente a la temporada en cuestión, y en adelante, el club solicitante deberá establecer y aplicar una política para asegurar que todo el plantel de los jugadores en el primer equipo tenga una ficha médica firmada por un médico responsable, y que sean sometidos a exámenes médicos preventivos anuales”.

Si un club quiere obtener la licencia para jugar en Primera división debe contar con “apoyo médico” para los jóvenes jugadores, sin embargo, en la cancha sucede que hay equipos que no presentan médicos para los partidos. Un reglamento, varias realidades. 

Prevención

Gol al Futuro, un programa que impulsó el gobierno en 2009 bajo la primera presidencia de Tabaré Vázquez, atiende a una población bien definida: los futbolistas juveniles del fútbol profesional de la AUF. Uno de sus planes lleva por nombre PREMUDE (Prevención de la muerte súbita en el deporte). Según un informe del propio PREMUDE: “Desde el 2008 al 2017 se evaluaron 6.410 jugadores. El 12,5% de los jugadores tenía uno o más antecedentes familiares de alerta. El 2,6% tenían hipertensión diagnosticada y 7,6% soplo conocido. En 2,8% se encontró consumo problemático de alcohol. Hubo 3,9% que refirió uno o más síntomas de alerta. Hubo 10,2% con presión arterial alta y se les recomendó su control”.

La médica a cargo del PREMUDE, Geraldine Rodríguez, comentó a Referí: “En los últimos tres años hemos logrado relevar el 100% de los jugadores de sub 16 y sub 19”. Pero los comienzos no fueron sencillos, nada sencillos.

“En un principio los clubes no le abrían las puertas al PREMUDE. Seguramente no existía la suficiente confianza”, explica Pablo Hernández, coordinador de programas especiales de la Secretaría Nacional del Deporte.

Rodríguez agrega: “Al comienzo la recepción era cero, no querían saber nada. En estos 10 años de experiencia, me da la sensación que el fútbol en general no quiere que entre la medicina, como que si le encontramos algo a un jugador no lo puedan vender. Como una negación a la medicina. Estamos en el siglo XXI y todavía hay clubes sin médicos en los entrenamientos de juveniles y en los partidos”.

A base de paciencia, “mucha paciencia”, dice Rodríguez, porque “para algunos dirigentes un partido es más importante que un chequeo”, el PREMUDE ha logrado ganarse un lugar y llegar a los 33 equipos con los que trabajan en el fútbol profesional. 

El procedimiento para chequear a los futbolistas juveniles es el siguiente: coordinan un día de visita al club y, en una ambulancia de SUAT, PREMUDE llega con médicos y enfermeros para controlar a los jugadores previo al entrenamiento, porque se debe hacer en reposo y previo a la actividad física. Allí realizan un estudio que implica cuatro puntos: un interrogatorio, un examen físico, un electrocardiograma y un ecocardiograma.

“Buscamos enfermedades eléctricas (arrimias) que son silenciosas o sea que no dan síntomas. Y por otro lado buscamos alteraciones en la morfología del corazón con el ecocardiograma” explica Rodríguez. 

Para esto hay que tener el ojo entrenado y tener claro qué se está buscando: “Si vos no vas a buscar estas cosas al juvenil, si no sos un médico entrenado, no las encontrás”, vuelve a explicar Rodríguez.

Agustín Martínez tenía la edad para haber pasado por alguno de estos controles, pero había sido recientemente fichado, y el PREMUDE su transferencia a Boston River se firmó en mayo.

Martínez, oriundo de Fray Marcos (Florida) se formó en el fútbol del interior.

Si hubiera pasado por las divisiones formativas del fútbol profesional de la AUF, en alguno de los años, entre sus 16 y 19 años, hubiera sido estudiado en su club. Eso no garantiza que le pudieran encontrar lo que provocó su muerte.

Desfibriladores

DEA es la sigla para desfibriladores externos automáticos. Lo de “automático” es porque van guiando a la persona que lo usa en su accionar. El presidente de Boston River, Roberto Perdomo, declaró que en el complejo donde se estaba jugando el partido el pasado lunes no tenía un DEA en condiciones y no conocía si “alguien hubiera podido utilizar”.

Gladimir Melo es médico deportologo con un posgrado en cardiología deportiva en la Universidad Favaloro. “Es posible pensar en un DEA para cada complejo juveniles, valen US$ 1.200. Los parches tienen uno o dos años de vencimientos y las baterías tres o cuatro dependiendo las marcas y el modelo”.

La ley 18.360 del año 2008 establece que es responsabilidad del dueño del DEA tenerlo en condiciones para poder utilizarlo.

La AUF repartió desfibriladores en dos ocasiones, en los años 2013 y 2015. En esta última fue la Conmebol quién mandó los aparatos.

Todos los clubes de la AUF recibieron uno, pero algunos se encontraron con problemas desde el comienzo. Miguel Romero, presidente de Villa Española, cuenta que al recibirlo le pidió al médico de la institución que hiciera un inventario porque junto al DEA vinio también un botiquín con muchos elementos. “Ahí es cuando el médico me dice que faltaban las paletas del DEA”, dice Romero a Referí. Averiguó si existía la posibilidad de comprar esas paletas en Uruguay, pero no fue posible.

No fue el único problema, por lo menos un equipo más recibió el DEA sin la batería y nunca pudieron utilizarlo, según la información a la que accedió Referí.

Del 2015 al presente pasaron cuatro años, y DEA funcionando en recintos deportivos hay demasiados pocos. “No hay DEA en todos los estadios. En la mayoría de los estadios los DEA no están en ninguna condición de funcionamiento, no tienen batería o no tienen parches activos”, explica Melo.

Actualmente Melo se encuentra trabajando junto a la AUF para lograr que sea la “primera liga cardioprotegida del mundo”, este objetivo implica contar con un entorno seguro ante un paro cardiorespiratorio, entrenando a los diferentes actores del fútbol y contando con rescatistas en los estadios.

Explica además: “Relevé 16 estadios del fútbol uruguayo, el Campeón del Siglo y el Gran Parque Central tiene un equipo de rescatistas pero no tienen un protocolo de acción como está pasando con muchos. Lo que le digo a los clubes es que no necesitás contratar enfermeros, podés capacitar a gente que sepa manejar el DEA, hacen el diagnóstico, le avisan al médico coordinador, empiezan a reanimar y utilizan el DEA”.

En ocasiones es cuestión de coordinación, incluso cuando la cancha donde se juega no cuenta con un DEA, vuelve a explicar Melo. “En canchas chicas del interior, por ejemplo, se puede trasladar el DEA más cercano, que esté en una comisaría o una policlínica e informar a la gente que durante el partido el DEA estará ubicado en tal lado”.

Actuación

En el caso del juvenil futbolista de Boston River falló la prevención y tampoco había un DEA, hubo que actuar y hacer lo que se conoce como reanimación cardio pulmonar (RCP). La realizó el árbitro asistente Federico Piccardo porque había aprendido en el Instituto Superior de Educación Física donde cursa estudios para profesor de Educación Física.

¿Los arbitros tienen cursos de RCP? No lo tienen dentro de la curricula de su formación. “Algunos tienen, y otros no”, dice Marcelo De León, presidente de la Asociación Uruguaya de Áribitros de Fútbol, y continúa: “la idea este año era hacer uno para todos, inclusive hablamos con la Mutual de Futbolitas para que ellos estuvieran vinculados, estábamos en eso cuando pasó esta desgracia”.

¿Los entrenadores tienen cursos de RCP? Los que son formados por el actual Instituto Técnico Profesional, antes en el ISEF, sí lo tienen. Lo explica Ariel Longo presidente de la Asociación Uruguaya de Entrenadores de Fútbol: “Desde siempre antes con el ISEF y ahora con ITP se dan primeros auxilios teórico y práctico. Ni que hablar que tanto el Instituto como Audef además de eso tiene cobertura de emergencia. Y en selecciones donde estoy se han hecho cursillos prácticos de primer auxilio”.

¿Los jugadores tienen cursos de RCP? No como algo planificado. El médico Melo realizó talleres en cada plantel que le tocó trabajar y está en conversaciones con la Mutual “para realizar talleres y capacitación de rescatista con los mismos allegados de los equipos, talleres de capacitación para todos los futbolistas, como lo he hecho en todos los planteles que me ha tocado estar”.

Cuando fueron repartidos los desfibriladores, desde Gol al Futuro se comenzaron a realizar capacitaciones de RCP y manejo de desfibriladores. Se invita de manera abierta y gratuita a través de los referentes que tiene el programa en cada club.

Dice Hernández sobre el tema: “Nosotros no podemos obligar a nadie a hacer los cursos, sí los invitamos y tratamos de convencer a aquellos que trabajan junto a los jóvenes. Nosotros tenemos un referente en cada club y a través de ellos le pasamos la información. Pero a estos cursos de reanimación no viene el 100% de los clubes”.

En este tiempo llevan más de 300 personas capacitadas. La atención inmediata es clave en estos casos. Cuenta Melo: “El protocolo internacional establece 5 minutos de arribo a la víctima de muerte súbita para lograr una sobrevida del 50%, cada un minuto cae la posibilidad de vida un 10%”.

Este fin de semana se suspendió el fútbol, luego vendrán los minutos de silencio. El ambiente está de duelo. Lo relevante es cómo se actúa luego de la reflexión.

 

 

 

LA LEY N° 18.360 DEL AÑO 2008

Artículo 1º. (Disponibilidad de desfibriladores externos automáticos).- Los espacios públicos o privados donde exista afluencia de público, según lo previsto en el artículo 2º de la presente ley, deberán contar como mínimo con un desfibrilador externo automático, que deberá ser mantenido en condiciones aptas de funcionamiento y disponible para el uso inmediato en caso de necesidad de las personas que por allí transiten o permanezcan, de acuerdo a la gradualidad que el Ministerio de Salud Pública determine.

 

MUERTE SÚBITA
El médico Gladimir Melo definió la muerte súbita como “aquella muerte cuando no hubo en la hora previa ningún síntoma que te hiciera pensar que el individuo se podría morir. Una parada cardíaca sin aviso ninguno. Es primordial el tiempo de acción, el protocolo internacional establece 5 minutos de arribo a la víctima de muerte súbita para lograr una sobrevida del 50%, cada un minuto cae la posibilidad de vida un 10%”.

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...