Nacional > ASSE

La nuera que desbordó el vaso y los escándalos en la interna de ASSE

Vázquez decidió remover al directorio del organismo tras varias irregularidades detectadas

Tiempo de lectura: -'

15 de febrero de 2018 a las 05:00

La destitución del directorio de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) llegó luego de una serie de irregularidades advertidas en los medios de comunicación y en el Parlamento que ya habían puesto en la mira a los jerarcas del ente en varias oportunidades y que llevaron a que se conformara una comisión investigadora en la Cámara de Diputados. La contratación de empresas privadas pertenecientes a directores de hospitales, aumentos abusivos en gastos de publicidad y la contratación de médicos con dinero que tenía otro destino, entre otros, fueron los hechos que llevaron a esta decisión del presidente Tabaré Vázquez. Varias de estas denuncias ya se encuentran en la órbita de la Justicia.

La investigadora, impulsada por el diputado de Unidad Popular, Eduardo Rubio, comenzó a trabajar a mediados de 2016 pero las denuncias ya apuntaban contra el directorio del ente.


Desde el Frente Amplio consideraron a las denuncias presentadas en el Parlamento como parte de un "show mediático" y conformaron un grupo de trabajo para defender la gestión del ente y la reforma del Sistema Nacional de Salud. La gota que derramó el vaso se conoció esta semana. En medio de la polémica por la contratación de familiares en varias intendencias, el vicepresidente de ASSE, Mauricio Ardús, contrató a la novia de su hijo como secretaria con un salario de $57.000 y, luego de que se difundiera su caso, la despidió, según informó VTV Noticias. Tras esta información, Vázquez decidió destituir a los tres directores políticos del ente: la presidenta, Susana Muñíz (Partido Comunista), Ardus (afín al Partido Socialista) y el director, Jorge Rodríguez Rienzi (MPP). Los directores sociales del ente, Pablo Cabrera y Natala Pereyra, se mantienen en el cargo.

Contratarse a sí mismo

Tres médicos de la salud pública crearon una empresa privada de emergencia móvil en Bella Unión. Uno de los tres empresarios ejerce también como director del hospital público de esa localidad y al poco tiempo contrata a su propio servicio con dinero del Estado. Esa contratación fue recomendada por la presidenta de ASSE, Susana Muñiz, en 2011 -en ese entonces directora del Segundo Nivel del organismo- pero recién se concretó en 2013 cuando Muñiz se desempeñaba como ministra de Salud Pública. La ahora expresidenta de ASSE participó de la inauguración de la empresa y en varias oportunidades negó conocer que la empresa le prestaba servicios a ASSE. Este tema está en la Justicia de Crimen Organizado.

La nuera del vicepresidente

Fue el último hecho de una cadena de irregularidades que derivó en la destitución de todo el directorio de ASSE. El vicepresidente del organismo, Mauricio Ardús, contrató a la novia de su hijo como secretaria con un salario de $57.000. A los pocos días, y luego de que VTV Noticias difundiera su caso, el vicepresidente decidió cesar a la secretaria, a pesar de que su contrato se extendía hasta 2020, cuando finalizaba la gestión de Ardus. El jerarca cuenta también con otros cinco secretarios, que fueron elegidos por él y aprobados por el directorio del organismo, que no objetó las contrataciones. La nuera de Ardús no era empleada pública sino que fue contratada en régimen de Comisión de Apoyo, que permite tomar personal de forma tercerizada y abreviada. Los procesos rápidos para contratar funcionarios hacen que no siempre haya licitaciones, con lo cual algunas personas entran de forma directa.

El contrato salió a la luz en días en los que las contrataciones de familiares son cuestionadas en el sistema político debido a la difusión de casos en las intendencias departamentales. Este hecho generó presiones desde el propio Frente Amplio. El secretario general del Partido Comunista, Juan Castillo, aseguró que si Ardus tenía "un poco de vergüenza" debía renunciar. Finalmente, este miércoles Vázquez decidió remover a todo el directorio.

La defensa de Toriani

El ex director del hospital de Rivera, Andrés Toriani, fue removido de su cargo por destinar dinero del rubro estudios médicos para la contratación de funcionarios. De esta forma, el director contrató a cerca de 48 funcionarios del hospital. Además, Toriani contrató tomografías a una clínica privada en Brasil, un estudio que se podía realizar en Rivera y en centros estatales de varios puntos del país. En ese entonces, Muñíz eligió defender la gestión de Toriani a pesar de que el presidente Tabaré Vázquez había pedido removerlo. La expresidenta fue la única que votó en contra de la destitución de Toriani en la sesión del directorio que trató el tema. El director por los trabajadores, Pablo Cabrera, se retiró de la sala y el resto de los directores, Jorge Rodríguez Rienzi, Natalia Pereyra y Mauricio Ardús votaron a favor.

Aumento en publicidad

El Centro Departamental de ASSE de Cerro Largo aumentó su gasto en publicidad en 8.600% entre el año 2008 y 2016. Este no fue el único incremento desorbitado, ya que se pagó 11.600% más de tomografías en ese mismo período. Los números determinaron que el entonces director del hospital, Leandro Santos, fuera separado del cargo en junio del 2016 y se le iniciara una investigación administrativa. A pesar de que en esa investigación el organismo entendió que el exdirector del centro tenía responsabilidad en contrataciones "aparentemente irregulares", Santos fue ascendido. Luego de ser removido del hospital de Cerro Largo asumió como coordinador de la Subregional Este de ASSE, que gestiona los departamentos de Maldonado y Rocha. Luego de que se difundió este caso, ASSE prohibió a los hospitales contratar publicidad sin la correspondiente autorización de la Gerencia General.

Dos veces en el mismo departamento

En Soriano, al igual que en Bella Unión, directoras de centros hospitalarios contrataron empresas de traslados que eran de su propiedad. En este departamento se dieron dos casos similares en dos localidades diferentes: Dolores y Mercedes. En este último caso, una auditoria interna detectó que la exdirectora del centro, Patricia Laxaga, había contratado a una empresa de traslados de la que había sido socia. En Dolores, otra auditoría interna detectó que la exdirectora del hospital, Ana María Falótico, había contratado a la empresa Emergencia Móvil de Soriano (EMS), de la que era propietaria. La misma auditoría revelaba que la dirección del hospital había desmantelado el equipo que tenía para traslados especializados para luego contratar este servicio con la empresa EMS. Ambos casos fueron llevados a la Justicia por el edil del Partido Nacional en Soriano Heber Scirgalea.

Otras denuncias

La directora del Hospital de Ojos, Sandra Medina, fue denunciada penalmente por conjunción del interés personal y público luego de que el abogado Diego Durand detectara que la profesional realizaba operaciones rentadas durante el horario en el que se desempeñaba como directora. ASSE realizó una investigación administrativa pero negó que existieran irregularidades.
El Hospital Pasteur contrató sin licitación a una agencia de comunicación, que también trabaja para el Movimiento de Participación Popular (MPP). El Tribunal de Cuentas observó en dos oportunidades este gasto. Una por "exceder el monto establecido" en el Texto Ordenado de Contabilidad y Administración Financiera (Tocaf) para una compra directa, y en la segunda por "ausencia de publicación en compras estatales", según publicó El País.


Comentarios