Opinión > OPINIÓN

La opción del Frente: recurrir a Machiavelo para que la oposición se divida

El Frente Amplio busca recrear su espacio de centro, mientras ve a la oposición con ojos maquiavélicos, generando facciones para complicar su suerte

Tiempo de lectura: -'

20 de julio de 2019 a las 05:02

Lo visible fue la fiesta en el plenario. Lo sustancial fue la serie de reuniones para realinearse y repensar estrategia hacia octubre.

El objetivo del Frente Amplio es el “cuarto gobierno” y para eso precisa fortalecer un espacio de “centro” que retenga votantes que están en la frontera o que están por cruzar el peaje, y además recuperar algunos ya alejados, tanto para los que pudieron quedar en el limbo del voto en blanco o anulado, o que se hayan tentado con otro partido.

Nada fácil

Tampoco hay un seguro que permita creer que haciendo las cosas bien, se pueda obtener éxito, porque quizá el esfuerzo llegue tarde; pero es lo mínimo que la izquierda uruguaya puede hacer para demostrar que no ha bajado los brazos: recrear una “puerta de entrada” para votantes que no sienten pertenencia con el Frente, y un ámbito confortable para los que quieren darle otra oportunidad, pero no comparten las ideas del núcleo duro del socialismo.

Las primeras movidas fueron en el bloque de más izquierda, cuando los bolches le “soplaron” la “dama” a los tupas. Y aunque coincidan en correr al Frente un poco más a la izquierda, ese tipo de cosas genera recelos y cuentas a cobrar.
Los socialistas mueven en silencio, porque la nueva mayoría interna quiere cortar amarras con el astorismo, para votar junto con los que piensan igual. Eso implica correrse hacia el PCU y el MPP, pero sin quedar bajo su ala, ni en lo real ni en lo aparente.
Pero el PS se cuida de una sangría que sufre de dirigentes de las listas derrotadas en el 49º Congreso, que no quieren cohabitación con los victoriosos marxistas ortodoxos.

La renuncia al PS de Álvaro García (director de OPP) complica a la dirigencia de “los latas” porque un apuro por aliarse a la 1001 y la 609, puede empujar a otros que aún incómodos, prefieren quedarse en su viejo partido.

Aunque nadie quiere quedarse quieto, porque el “Boca” Andrade aprovecha su popularidad y su buen efecto de campaña para dar impulso al Partido Comunista y se anotó la suma de Carolina Cosse, lo que aparece como “una fórmula paralela” que da imagen de renovación y energía. Ambos recorrerán juntos el país.

¿A Cosse le servía más un posible cuarto lugar en el Senado del MPP que el segundo puesto de la 1001? Su movida es arriesgada, porque es complicada la chance de dos bancas para la lista comunista.

Tras una votación baja en 1994 (58 mil sufragios) debido al impacto de la crisis interna post implosión de la URSS y el bloque del “socialismo real”, el Partido Comunista ha logrado en cuatro elecciones seguidas, un caudal electoral del orden de 70 mil apoyos.
De 1999 a 2014, obtuvo 68 mil primero, 69 mil votos después, casi 71 mil luego y casi 72 mil sufragios la última vez. 

O sea que cada cinco años obtiene siempre 70 mil votos.

Por lo tanto, para conseguir dos bancas para esa lista, habrá más que duplicar la votación de siempre. Posible, pero muy difícil. Por eso los adversarios internos creen que es una movida pensando en “Intendencia de Montevideo 2020”.
Mientras el PCU avanza en acuerdos, el MPP teje alianzas y el PS busca su nuevo espacio, los otros grupos, los que tienen responsabilidad de ser “puente de entrada” para votantes de centro, o dique de contención para frentistas descontentos o enojados, exploran tímidamente la posibilidad de juntarse.

Reconocer el liderazgo de Astori facilitaría un reencuentro de esta “línea” socialista-democrática, social-demócrata y social-cristiana, pero no coinciden en eso y varios dirigentes que están en esa vuelta creen que el ministro de Economía debe reconocer que su popularidad ha caído y que su responsabilidad está en generar renovación. ¿Alguien se animará a planteárselo así? 


La reconstrucción de esa corriente política de centro izquierda, más cercana al “centro” que el resto del Frente (que la mayoría de la coalición) es fundamental para que el oficialismo mejore en su chance, porque dentro del electorado, los que se identifican como de “izquierda” son apenas 28% (según encuesta de Equipos, sumando “izquierda” y “centro-izquierda”. 

Como el Frente se descuidó mucho tiempo y dejó que se alineara una coalición opositora con voluntad de alternancia en el poder, ahora algunos dirigentes piensan cómo pueden hacer para que ese bloque blanco-colorado-independiente choque por contradicciones, intereses contrapuestos y roces personales. 

La encuesta de Radar no sólo llevó alivio al Frente porque le da como primer partido y con adhesión mayor a otros sondeos, sino que mostró paridad entre Lacalle Pou y Talvi: eso complica la simultaneidad de “competencia-cooperación”, en el análisis frenteamplista.
Si Talvi siente que tiene chance de meterse en el balotaje, no se la hará tan fácil a Lacalle Pou como podía haber sido si Sanguinetti era el postulante colorado.

En su famosa obra de ensayo político, Machiavelo citó que “sabios” que le precedieron, “decían que era preciso reprimir a Pistoia mediante facciones, y a Pisa, mediante fortificaciones”, o sea que lo que no se podía fortalecer, había que dividirle.

Por eso recordaba que “los venecianos fomentaban en las ciudades conquistadas la creación de ‘güelfos y gibelinos’ y (…) alimentaban discordias entre ellos, a fin de que ocupados en sus diferencias, no se uniesen contra el enemigo común”.

Pasado el Plenario que avaló la fórmula Martínez-Villar, el Frente siente que recupera el sentido de “fortaleza” y que la oposición puede ser su “Pistoia”, dividida “mediante facciones”. 

El politólogo Ignacio Zuasnabar expuso en el foro del CED sobre el escenario post internas y dijo que hay inclinación a “un cambio”, pero que el votante puede dudar si la alternativa opositora aparece como una orquesta que no se visualiza afinada. Es en esa imagen que radica la esperanza frentista, para lo que precisa crear güelfos y gibelinos entre sus adversarios. l

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...