Mundo > Crisis política

La oposición venezolana, entre el statu quo de Guaidó y la reconstrucción

Las elecciones de la Asamblea Nacional, cuestionadas por gran parte del mundo democrático, también abren un debate fuera del chavismo

Tiempo de lectura: -'

12 de diciembre de 2020 a las 05:03

Después del 6 de diciembre, no quedan atajos para la oposición. Es una conclusión que el analista político y doctor en ciencia política Ángel Álvarez escribe en The New York Times en español, en una nota en la que coloca el acento y la mirada en los retos que tiene por delante la oposición al régimen de Nicolás Maduro después de los resultados de las elecciones legislativas del domingo 6.

El chavismo, que celebraba 22 años en el poder, recuperó el control del parlamento en una elección con una altísima abstención (69,5%) en la que obtuvo cuatro millones de votos: ese 66% de quienes fueron a las urnas le permitirá, sin embargo, ocupar 91% de las bancas de la Asamblea Nacional. Son las matemáticas de la era bolivariana.

En 2015, cinco años atrás, con una participación de 74% las fuerzas políticas reunidas en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) alcanzaron una clara mayoría, propinando al oficialismo su más sonora derrota electoral en más de 15 años de hegemonía. Aun así, el 40% de los votos que el chavismo logró entonces fueron mayor cantidad que ese 66% que sumó el domingo.

Esa victoria de 2015 presagiaba un cambio político ante los evidentes signos del deterioro económico y social del país y la pérdida de la sintonía del chavismo con los sectores populares, una tendencia que comenzó a manifestarse incluso bajo la presidencia de Hugo Chávez en su última elección en 2012.

El líder bolivariano, ya enfermo, tuvo una perceptible caída porcentual en el apoyo electoral: 62,8% en 2006 a 55% en 2012, mientras sus rivales pasaban del 36,9% al 44,3%.

¿Qué pasó desde 2015 para que no se concretara el relevo político en Venezuela a pesar de la gestión calamitosa de Nicolás Maduro: con millones de exiliados, la mayor inflación del mundo, una producción petrolera similar a la de 80 años atrás y gravísimas carencias democráticas? Es un debate abierto. La preferencia por caminos cortos para llegar al poder, los atajos de los que habla Álvarez, ha salpicado de manera puntual el proceder de la oposición. De atajo en atajo, el camino opositor se ha hecho extremadamente largo. “Pese a esos éxitos, escribe Álvarez en referencia a las legislativas de 2015 y al negado referéndum para la reforma constitucional en 2007, la oposición retomó en 2018 el camino de la confrontación no-electoral (...) y hoy se enfrenta al grave problema de qué hacer para no seguir perdiendo el apoyo de la mayoría de los venezolanos dentro del país y el respaldo de buena parte del mundo democrático”.

“Este plan se agotó”

La oposición nucleada en torno a Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional y reconocido por un buen número de países occidentales como el mandatario interino de Venezuela desde enero de 2019, llamó a la abstención frente a unas elecciones que carecían de las mínimas garantías democráticas, como lo reiteran las declaraciones recientes de la Unión Europea, Estados Unidos, la OEA y el Reino Unido. En su lugar plantearon la realización de una consulta popular entre el 7 y el 12 de diciembre que busca legitimar el mandato de Guaidó, desconocer los resultados electorales y ofrecer a la dirigencia opositora un abanico de nuevas, y difusas, opciones políticas.

La efectividad política de esta consulta, que Estados Unidos reconoció esta semana, abre una gran interrogante, que quizás se comience a despejar a partir de enero cuando los nuevos diputados asuman sus cargos en la Asamblea y cuando se produzca otro relevo nada menor: la llegada de Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos.

El dos veces candidato presidencial de la oposición Henrique Capriles perfila otra opción política después de que considerara que las elecciones del 6D expresaran el “hartazgo” de la población hacia el liderazgo político. “La inmensa mayoría de los venezolanos están abocados a sus problemas, a buscar lo que necesitan. El hartazgo hacia la política es grande. Ayer (por el domingo 6) quedó en evidencia. Toca reconstruir lo que se ha perdido”, dijo Capriles en Twitter.

Capriles, en una entrevista con la BBC en la que obvió referirse a la consulta popular, señaló: “El peor escenario para la oposición es mantener el statu quo que tenemos ahora”. Es decir, que Nicolás Maduro tenga su Asamblea y la oposición tratando de darle continuidad a la suya. “Es un precedente bastante complejo para el futuro, porque abrimos la puerta para que Maduro diga que le va a dar continuidad a su gobierno sin hacer una elección”, advirtió Capriles.

El excandidato que intentó buscar condiciones para la participación electoral el domingo 6 de diciembre, que luego desechó ante la negativa oficialista de negociar un marco distinto para la contienda, se propone recuperar el camino del voto y pide a Estados Unidos que con la llegada de la administración Biden “entienda” que el plan del interinato de Guaidó “se agotó”. “La oposición hoy no tiene un líder, no hay un liderazgo, nadie que sea un jefe. No existe. Esto fue un capital político que se acumuló y se botó a la basura, puros lugares comunes, discursos gastados”, expresó Capriles.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...