Agro > AGRICULTURA

La peor cosecha de soja de la historia

La sequía dañó al cultivo de mayor valor que tuvo el rendimiento más bajo desde que existen registros

Tiempo de lectura: -'

15 de junio de 2018 a las 05:00

Las tareas de cosecha de soja finalizaron durante la pasada semana, estimándose que los rendimientos medios se habrán de ubicar en alrededor de 1.100 kilos por hectárea, la cifra más baja de las últimas 14 zafras –desde que hay registros–, por debajo de 2003/2004, cuando se alcanzó un promedio de 1.526 kilos en el rinde menor hasta este año.

Las estimaciones varían entre lo que prevé el estudio de la Asociación Rural del Uruguay (ARU) de 900 kilos por hectárea, las que maneja la empresa Agronegocios del Plata (ADP) de 1.100 kilos y las que avizoró el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) de 1.241 kilos.

El último dato oficial difundido por el ministerio –el pasado 16 de mayo– establece la superficie sembrada en 1,060 millones de hectáreas, estimando una producción de 1,316 millones de toneladas, con una caída en los rendimientos de un 59% en relación al récord del año pasado.

Estimaciones

El promedio de rendimiento este año, tanto para las siembra de soja de primera como de segunda, se ubica en los 1.100 kilos, cayendo en la zona núcleo en el eje del departamento de Soriano, donde más afectó la falta de lluvias, a unos 900 kilos, destacó a El Observador el gerente agrícola de ADP, Alexis González.

Esta empresa, de las de mayor porte en el escenario agrícola nacional, que maneja predios en todo el país, estima en esta zafra un rendimiento para sus plantaciones que es similar al proyectado a nivel nacional, dijo el técnico, quién a nivel personal recordaba como el peor año hasta ahora el 2007/2008, cuando se logró a nivel de país 1.673 kilos por hectarea.

González comentó que la producción de ADP registró un dañado de soja que se ubica en el promedio, pero dentro de una calidad claramente exportable.

Ocurrió que habían comenzado a cosechar bastante temprano, por lo que luego de comenzar las lluvias en el otoño había una menor área para recolectar. Eso hizo que no existieran muchas dificultades –sí las hubo en una gran mayoría del resto de las chacras– y si bien aumentó el dañado en las últimas áreas cosechadas, en el volúmen total no existieron demasiados problemas.

González dijo que el principal problema al comenzar la cosecha fue la presencia de mucha chaucha verde, porque los cultivos estaban muy desparejos, o sea que no se terminaban de secar bien, pero con prelimpieza se mejoró eso y la calidad no se vio afectada.

Por otra parte, sobre las cosechas de verano, destacó que la recolección de maíz tuvo resultados dispares, con rindes en chacras de 5.000 kilos en zonas donde llovió un poco más y en otras con 3.500 kilos para los maíces de segunda. Es una producción muy demandada y que tiene como principal destinos los corrales de ganado.

Siembras de invierno

En tanto, se está avanzando en la siembra de invierno, alcanzando ya a un 85% en el área prevista de colza y un 70% en la siembra de trigo, en el caso de esta empresa. Esto significa que las labores agrícolas vienen bastante adelantadas, por lo que esta semana que se presenta sin lluvias podría permitir finalizar la siembra de los cultivos.


Pérdidas en alza

Las pérdidas por la sequía en el agro se estimaron en US$ 1.084 millones por parte del Departamento de Economía Agropecuaria de la Asociación Rural del Uruguay (ARU). El informe maneja una cifra superior a la presentada en mayo pasado, cuando estimó esa pérdida en US$ 1.007 millones. Los nuevos datos estiman en US$ 995 millones la baja de ingresos por menores rendimientos en los cultivos de oleaginosos y cereales. El mayor impacto lo registra la soja, que arroja pérdidas por US$ 856 millones en comparación a 2017.

Comentarios