Cargando...

Opinión > COLUMNA/EDUARDO ESPINA

La poesía volvió a la Casa Blanca

La poeta Amanda Gorman, de 22 años, brilló en el acto de asunción de Joe Biden 

Tiempo de lectura: -'

23 de enero de 2021 a las 05:00

Tras cuatro años de presidencia de Donald Trump, que para la mayoría de los estadounidenses fueron una pesadilla, el orden, la decencia, los buenos modales ¡y la literatura! han regresado a la Casa Blanca. Llegó el fin de la era del error y la sobreviviente democracia estadounidense viste otra vez sus mejores galas, entre las que destacan la esperanza, la tolerancia y el respeto por la cultura y las artes. En la tradición de John F. Kennedy, Jimmy Carter y Bill Clinton, el flamante 46º presidente es de citar mucho a poetas en sus discursos, porque la inteligencia para alcanzar su plenitud debe estar acompañada de sensibilidad. Joseph Robinette Biden Jr dijo en el discurso inaugural que su misión primordial es restaurar el alma de la nación, tarea que resulta improbable sin la grandeza de las palabras de la poesía, en las cuales el espíritu puede expresar su franqueza. 

Lo mismo que Franklin Delano Roosevelt, el más importante presidente estadounidense de la época moderna, quien en diciembre de 1941 pasó largas horas en la Casa Blanca conversando con Winston Churchill sobre literatura, historias personales y soluciones para terminar con la guerra, también Biden es un lector culto y tiene una fabulosa interlocutora en su esposa, profesora de literatura en una universidad para estudiantes de bajos recursos. Cuando tiempo atrás le preguntaron por qué suele citar a poetas en sus discursos políticos, la respuesta de Biden estuvo a la altura de las circunstancias: “Porque soy un lector constante de poesía”. Su poeta favorito es el irlandés Seamus Heaney (“no lo leo porque sea irlandés como mis orígenes, sino porque es un gran poeta”, comentó), de quien ha citado en reiteradas ocasiones el poema dramático La cura en Troya, de 1991, adaptación de Filoctetes, de Sófocles, para representar la lucha en Irlanda del Norte, cuyo segunda estrofa dice: “La historia dice: No hay esperanza / a este lado de la tumba. / Pero entonces, una vez en la vida / puede crecer el anhelo por una marejada de justicia, / y hacer que rimen la esperanza y la historia”.

Trump, un inculto al cubo, desairó a la poesía en el acto de su inauguración en enero de 2017, interrumpiendo una tradición establecida por Kennedy en 1961. Biden, en cambio, trajo de regreso al principal de los géneros a la gran fiesta de la democracia estadounidense, invitando a una poeta para que escribiera y leyera un poema alusivo al momento histórico asociado con el cambio de mandatario. Amanda Gorman, quien nació el 7 de marzo de 1998 y publicó su primer libro, The One for Whom Food Is Not Enough (2015), a los 16 años de edad, tuvo el miércoles pasado su momento de esplendor cuando la mayoría de los poetas de su edad recién están comenzando. A los 22 años se robó el show. La idea de invitarla fue de la doctora Jill Biden, nueva primera dama, luego de oírla leer en la Biblioteca del Congreso. En la voz de Gorman, los organizadores encontraron el talismán que necesitaban, por lo que el aporte de la joven poeta a la excelencia de la ceremonia puede considerarse notable. Pocos la conocían y ahora pocos entre quienes la oyeron leer podrán olvidarla, no necesariamente porque el poema que leyó, The Hill We Climb, sea excelente (aunque tiene más de un verso muy bien logrado), sino por la lectura apasionada, con la adrenalina al mango, que hizo. Dice el poema en un pasaje clave: “Y sin embargo, el amanecer es nuestro antes de que lo supiéramos. / De alguna manera lo hacemos. / De alguna manera, hemos resistido y sido testigos de / una nación que no está rota, sino simplemente inacabada”. Tiempo atrás declaró como luminaria de honor algo que me llamó la atención por el tino del comentario, el cual va contra la celebración de lo efímero prevalente en la actualidad: “Quiero crear poemas que resistan el paso del tiempo y contrarresten la fragmentada cultura de noticias de hoy en día”. 

El hecho de que Biden programara la lectura de la poeta para el momento cumbre del acto, antes de la bendición final a cargo del pastor Silvester Beaman, destaca que en su gobierno la inteligencia asociada a las artes tendrá prioridad. Poeta y activista política, graduada en Sociología en la universidad de Harvard, Gorman dijo en 2017 que planea postularse a la Presidencia en 2036. En su poema de explícito tono autobiográfico hace alusión a eso. Su presente, al menos en lo estrictamente literario, luce promisorio, considerando las grandes expectativas que generó su presentación como luminaria de honor en una ceremonia vista por millones de personas en todo el mundo. Además, su nombre se vino a unir a la lista de poetas que han leído un poema en la ceremonia de inauguración presidencial. Eso de por sí no le garantiza la posteridad, ni siquiera la libra de caer en el olvido a corto plazo, pues otro poeta con más laureles que ella pasó de la gloria a la marginación en corto tiempo.

James Dickey (1923-1997), el segundo poeta en la historia de su país en ser invitado a escribir el poema inaugural de una presidencia, la de Jimmy Carter, el escritor que tuvo un fenomenal éxito de crítica y público con la novela Deliverance (traducida al español con el nombre de La violencia está en nosotros y reeditada no hace mucho por La Bestia Equilátera), adaptada luego al cine con fenomenal éxito, quien fue Poeta Laureado de la Nación entre 1966 y 1968, hoy no figura en el mapa de escritores que siguen siendo leídos y recordados. En la década de 1970, James Dickey era uno de los escritores estadounidenses de mayor fama y prestigio. El estado actual de su figura en la historiografía literaria de su país queda destacado por un hecho peculiar. 

En enero de 2013, informando sobre el poema inaugural de la segunda presidencia de Barack Obama, escrito por la poeta negra Elizabeth Alexander, los diarios más importantes de EEUU, incluido el New York Times, cometieron una enorme omisión diciendo que solo tres poetas antes de Alexander habían tenido el honor de participar en la toma de mando con un poema especialmente escrito para la ocasión. Mencionaron al venerable Robert Frost, quien accedió a la invitación de John F. Kennedy en 1961, y a Maya Angelou y Miller Williams, quienes honraron el inicio de la primera y segunda presidencia de Bill Clinton, en 1993 y 1997 respectivamente. Vaya uno a saber por qué; pero ningún diario mencionó a James Dickey, quien, repito, fue el segundo poeta en escribir un poema “inaugural”, aceptando la invitación de Carter en 1977. Por cierto, el poema de Dickey, The Strength of Fields, debe ser el mejor de los siete poemas “presidenciales”, incluido el de Gorman, que se han escritos.

Cuando Dickey murió, cuatro días después de haberse jubilado como profesor de literatura de la Universidad de Carolina del Sur, el obituario del New York Times, escrito por Albin Krebs, comenzaba diciendo: “James Dickey, uno de los más distinguidos poetas y críticos modernos de la nación, conferenciante y profesor, quizás más conocido por su áspera novela Deliverance, murió el domingo en Columbia, Carolina del Sur. Tenía 73 años. Murió de complicaciones de una enfermedad pulmonar”. El hecho de que haya sido el segundo “poeta presidencial” para entonces ya no importaba. Una invitación distinguida de la alta política no siempre ayuda a un poeta a conseguir la inmortalidad por anticipado. Amanda Gorman tiene la vida por delante como para que no la recuerden solo por el día en el que el mundo entero la conoció.  
 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...