Cargando...
Thunberg se separó de la manifestación y corrió hacia el borde de la boca de ingreso al yacimiento

Mundo > Crisis ambiental

Greta Thunberg cumplió 20 años y sigue con sus protestas: la detuvieron tras manifestar contra una mina de carbón

El hecho ocurrió porque el gobierno alemán considera esencial la explotación del yacimiento a cielo abierto para compensar la falta de gas ruso. Fue liberada unas horas después. Casi al mismo tiempo, en el Foro de Davos, la ambientalista ecuatoriana Helena Gualinga exigió, al grito de “¡Basta ya!”, que se detenga el uso de energías fósiles

Tiempo de lectura: -'

17 de enero de 2023 a las 18:00

La ecologista sueca contra el cambio climático Greta Thunberg fue detenida y luego de unas horas liberada junto a otros militantes durante una protesta contra la extensión de una mina de carbón en el oeste de Alemania, cerca del casi abandonado pueblo de Lützerath, cuando con un grupo de activistas se separó de la manifestación y corrió hacia el borde de la boca de ingreso al yacimiento.

Thunberg está en Alemania desde hace algunos días para apoyar a los manifestantes concentrados en Lützerath, que se oponen a la extensión de una mina de carbón a cielo abierto, la más grande de Europa.

El sábado pasado, una protesta en rechazo a la prolongación de la vida del yacimiento reunió a más de 15.000 personas, según la Policía, y unas 35.000 personas, según los organizadores. La manifestación derivó en enfrentamientos que dejaron decenas de heridos, ocasión en la que los manifestantes acusaron a los uniformados de haber ejercido "violencia pura".

La mina, que es propiedad de la empresa energética RWE, está ubicado al oeste de Colonia y llevaba días acordonada y rodeada por una doble valla, mientras la compañía sigue demoliendo los pocos edificios que quedan en el asentamiento para excavar el lignito que todavía hay en el yacimiento.

El gobierno considera necesaria la prolongación de la extracción del recurso para garantizar la seguridad energética del país tras la interrupción del suministro de gas ruso, mientras que quienes se oponen al plan argumentan que las reservas actuales de lignito con que cuenta el país son suficientes.

Por su parte, pero en el Foro Económico Mundial que se desarrolla en Davos, Suiza, la joven de 20 años Helena Gualinga, perteneciente a la comunidad kichwa de la Amazonia de Ecuador, y a quien la prensa europea suele presentar como “la Greta Thunberg ecuatoriana”, exigió al grito de “¡Basta ya!" la detención de la explotación de las energías fósiles.

"Tenemos que dejar el petróleo bajo tierra, dejar de explotar los territorios indígenas. Y para eso son sumamente importantes los derechos de nuestros pueblos, los derechos colectivos", dijo en una entrevista con la agencia de noticias AFP durante el foro, donde esta semana participa en varios de los debates.

Junto a Thunberg y a las activistas Vanessa Nakate, de Uganda, y Luisa Neubauer, de Alemania, Guaringa lanzó esta semana una petición que ya recogió más de 800.000 firmas en todo el mundo. "Somos de diferentes lugares, pero estamos luchando con el mismo propósito. Es un llamado a decir '¡Basta ya!', necesitamos que haya acción urgente", afirmó Gulinga.

La petición, que adopta el tono de un documento legal, conmina personalmente a los dirigentes de las grandes compañías para que dejen inmediatamente de abrir nuevos yacimientos de extracción de petróleo, gas y carbón. "Si no actúan de inmediato, sepan que ciudadanos de todo el mundo considerarán emprender acciones legales para exigirles por sus responsabilidades", añade el texto.

Hace una década, la comunidad Sarayaku logró una victoria histórica ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que dictaminó que el Estado de Ecuador había violado el derecho de la comunidad a ser consultada cuando otorgó permisos de explotación a una petrolera en sus territorios.

"Creo que lo que simboliza eso para el mundo es que un pueblo tan pequeño, pero tan organizado, tan articulado, puede llegar a expulsar a una compañía, puede asegurarse que sus derechos sean respetados", apuntó Gualinga.

Ahora, tanto ella como otros activistas buscan nuevas formas de movilización, una cuestión "muy, muy difícil", según reconoce, mientras descarta en cualquier caso esperar resultados de espacios como la COP, la conferencia sobre el clima de Naciones Unidas (ONU).

"No nos podemos confiar en que los Estados van a llegar a acuerdos que realmente logren mitigar y frenar el cambio climático", afirmó a AFP. "Sabemos hacia dónde dirigir la lucha. Los pueblos indígenas llevan haciendo esto desde la primera colonización", dijo Gualinga, casi el mismo tiempo que Thunberg era detenida en Alemania.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...