El gobierno del primer ministro Rishi Sunak busca cómo instrumentar su plan de enviar migrantes a Ruanda pese al fallo adverso del Tribunal Supremo.

Mundo > REINO UNIDO

La política de Londres sobre refugiados puede afectar los acuerdos de paz con Irlanda del Norte

Algunos sectores conservadores abogan por desconocer los tratados de Derechos Humanos para la expulsión de migrantes, pero esos tratados están incorporados a los acuerdos de Viernes Santo firmados en 1998
Tiempo de lectura: -'
22 de noviembre de 2023 a las 05:00

Esta semana, el Tribunal Supremo del Reino Unido dictaminó que la política del gobierno conservador de enviar migrantes irregulares a Ruanda era ilegal, aduciendo que violaría las leyes internacionales y de derechos humanos.

Esto provocó que algunos parlamentarios conservadores pidieran al Reino Unido que abandonara un tratado europeo de derechos humanos de larga data, para poder cumplir con la propuesta del primer ministro.

Pero se levantaron voces criticando esa posibilidad con el argumento de que el desconocimiento de esos tratados implicaría también una violación del acuerdo de paz del Viernes Santo con Irlanda del Norte, que puso fin a años de violentos enfrentamientos entre nacionalistas católicos y protestantes, según informó BBC News.

El Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH) es un tratado internacional para proteger los derechos humanos y las libertades políticas creado en la década de 1950 por varios países, incluido el Reino Unido, y establece los derechos y libertades a los que tienen derecho las personas en los 46 países firmantes.

Esto implica que el Reino Unido está legalmente comprometido a respetar ciertas normas de conducta, así como a proteger el Estado de derecho y promover la democracia.

La convención está supervisada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

Está separado de la Unión Europea, por lo que el Reino Unido siguió siendo parte de ambas después del Brexit.

Este miércoles, la Corte Suprema dijo que existía el riesgo de que Ruanda devolviera a auténticos solicitantes de asilo a países de los que habían huido, lo que violaría parte del CEDH, que prohíbe la tortura y los tratos inhumanos.

Los jueces dijeron que la política también violaba las salvaguardias de tres leyes británicas aprobadas por el Parlamento en los últimos 30 años y se refería a varias convenciones diferentes de las Naciones Unidas.

Desde entonces, algunos conservadores de alto rango han expresado su frustración por el fallo.

La ex ministra del Interior, Suella Braverman, ha criticado repetidamente el papel del TEDH.

El jueves, dijo que los ministros deberían ignorar las leyes y obligaciones de derechos humanos en su "totalidad" para seguir adelante con el plan.

Pero una derivación inesperada de la situación tiene que ver con el Acuerdo del Viernes Santo que estableció el actual sistema de gobierno en Irlanda del Norte en 1998.

Gran parte del acuerdo, que ayudó a forjar la paz en Irlanda del Norte y poner fin a décadas de conflicto conocido como los Problemas, está respaldado por el TEDH.

En la sección seis del acuerdo, el gobierno británico se comprometió a incorporar el Convenio Europeo de Derechos Humanos a la legislación de Irlanda del Norte.

Esto incluiría "acceso directo a los tribunales y recursos por violación de la Convención, incluido el poder de los tribunales para anular la legislación de la Asamblea".

También incluyó la creación de una Comisión de Derechos Humanos para Irlanda del Norte, para proteger aún más los "principios de respeto mutuo por la identidad y el espíritu de ambas comunidades".

Esencialmente, incorporar el CEDH al acuerdo se consideró una forma adicional de garantizar los derechos de los ciudadanos más allá de la recién creada Asamblea norirlandesa y del Parlamento británico, explica BBC News de Irlanda del Norte.

Ante la postura de sectores del partido conservador, algunos partidos políticos han expresado su preocupación de que abandonar el TEDH violaría el Acuerdo del Viernes Santo.

Los defensores de los derechos humanos también argumentan que afectaría la forma en que los individuos pueden pedir cuentas al Estado en Irlanda del Norte sobre muchas cuestiones de derechos.

La posición oficial del gobierno desde hace algún tiempo es que el Reino Unido permanecerá en el TEDH.

Pero al esbozar su plan de legislación de emergencia para implementar la política de expulsión de migrantes a Ruanda, el primer ministro dijo que "haría lo que sea necesario" para impulsarla, para evitar que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos bloquee el despegue de vuelos.

Algunos han interpretado esto como una señal de que el gobierno podría optar por abandonar la convención, y otros ministros del gabinete tampoco lo han descartado previamente.

Cuando se le preguntó esta semana sobre esa posibilidad, el secretario de Irlanda del Norte, Chris Heaton-Harris, dijo que "todos en el gobierno saben lo importante" que es el CEDH para el Acuerdo del Viernes Santo.

Pero añadió: "Creo que hay lugar para reformar el CEDH, pero necesitamos trabajar con otros gobiernos para hacerlo".

La cuestión ha encendido un debate dentro del Partido Conservador.

El ex Lord Canciller Sir Robert Buckland le dijo a BBC News de Irlanda del Norte que el gobierno necesita "resistir los cantos de sirena" dentro del partido.

Y criticó a algunos colegas por pasar por alto el impacto potencial en Irlanda del Norte de abandonar el TEDH.

"Esta dimensión siempre parece pasarse por alto: tienen que reconocer todo el impacto potencial en el proceso de paz en un momento en que no tenemos instituciones que funcionen en Stormont (la sede de la Asamblea norirlandesa. N. del R.); en todo caso, necesitamos redoblar nuestros compromisos", añadió.

"Todo el mundo comparte la frustración por el tema de las embarcaciones pequeñas, pero demos un paso atrás y abordemos esto de una manera práctica".

Pero no es la primera vez que existe controversia sobre el TEDH. El año pasado, el gobierno fue criticado después de que propuso una nueva Declaración de Derechos del Reino Unido, que derogaría la Ley de Derechos Humanos firmada con los países europeos.

La Ley de Derechos Humanos incorpora el CEDH a la legislación que cubre Irlanda del Norte.

La intención de la Declaración de Derechos era reducir la influencia del TEDH sobre las leyes del Reino Unido y había sido defendida por Dominic Raab cuando era secretario de Justicia, pero luego fue abandonada después de que Liz Truss se convirtiera en primera ministra.

El exsecretario de Irlanda del Norte, Julian Smith, acogió con satisfacción la decisión de archivar el plan, diciendo que habría sido "regresivo" para Irlanda del Norte.

En cuanto a su última política de asilo en Ruanda, el gobierno decidido a seguir adelante, pero al igual que con algunos de sus planes anteriores para Irlanda del Norte, podría terminar en una gran batalla legal y política.

(Con información de agencias)

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...