Estilo de vida > Moda en pantalla

La televisión refresca su imagen: ¿quiénes son los responsables de vestir a las celebridades nacionales?

En la era de la exposición total, los vestuaristas son piezas fundamentales a la hora de elegir qué se ponen las figuras más influyentes y seguidas de la pantalla nacional

Tiempo de lectura: -'

14 de mayo de 2018 a las 05:00

Instagram es, desde hace unos años, una pantalla igual de potente que la televisiva. Una ventana inmensa a la vida de mujeres y hombres que, antes, solo entraban en la intimidad de los hogares a través de los canales de televisión. Alcanza con hacer una pequeña pesquisa en las cuentas de tres mujeres que forman parte de la programación de los tres canales privados. Victoria Zangaro, modelo, conductora de Desayunos informales, 26 mil seguidores; Sofía Rodríguez, periodista, conductora de Vespertinas, 16 mil seguidores; Lucía Soria, cocinera, responsable del restaurante Jacinto, jurado de MasterChef; y así se podría seguir. Sucede también en Twitter. Pero en Twitter la foto, la imagen, la moda no es lo que importa. Y hoy, tal vez más que nunca, cómo visten y cómo componen su estilo las personalidades televisivas importa.

La influencia que tienen hombres y mujeres de alta exposición es evidente. Siempre lo fue. Hoy más. Y si aún no lo cree vuelva a hacer un paseo rápido por las distintas cuentas de Instagram y ponga atención en la variedad de arrobas y tags.

La historia puede resumirse a grandísimos rasgos así: la moda nacional creció en cantidad y variedad (aunque tal vez no lo suficiente como para vestir a tantas pantallas); se necesitan personalidades que muestren lo que la marca o diseñador en cuestión ofrece; las personalidades (muchas de ellas denominadas influencers) necesitan vestirse porque o aparecen en cámara o asisten a la suficiente cantidad de acontecimientos sociales como para no poder repetir dos veces lo mismo; marcas y personalidades se vinculan, hacen sus acuerdos; el resto puede verse en la pantalla y los timelines de las distintas cuentas de Instagram.

Todo este proceso, que llevó sus años, que no fue tan repentino y abrumador como parece, lo vieron desde el anonimato los vestuaristas, hombres y mujeres que trabajan detrás de cámara armando un puzle gigante que implica elegir conjuntos para decenas de comunicadores y conductores día a día, semana a semana, mes a mes. Parece sencillo. No lo es. Los vestuaristas deben respetar los estilos o, a veces, componer un estilo de cero, contemplar las marcas o diseñadores y, por último, lograr que el diálogo entre las prendas de las figuras que comparten pantalla tenga una coherencia. Ana Domínguez en MasterChef y Desayunos Informales, Juan Pablo Rivero en toda la programación de canal 4 y Valentina Tucci en todas las emisiones de Subrayado se encargan de componer un fragmento fundamental de la imagen televisiva de las figuras.

Lo sobrio no quita lo valiente

Ya no debería ser necesario aclarar el impacto que tiene una única prenda de ropa. Ya no debería ser necesario explicar el poder que tiene una decisión estética. Pero si todavía quedan dudas, Valentina Tucci –29 años, responsable del vestuario de periodistas y comunicadores que aparecen en las distintas emisiones de Subrayado desde hace cinco años– lo explicó así: "Cuando el espectador prende la televisión lo primero que ve es una imagen. En Subrayado trato de cuidar mucho la imagen de cada uno. Es un espacio donde se manejan noticias relevantes y la ropa no puede ser protagonista. Tiene que ser acorde a lo que es un noticiero. Escotes, estampados, transparencias se evitan mucho porque distraen. Me fijo que los cortes y los colores denoten seriedad y sobriedad. Hay prendas que se ponen de moda y están buenísimas, por ejemplo los kimonos, pero no quedan bien. A través de la ropa se crea un discurso sobre el cuerpo y puede hablar de seriedad, respeto, confianza y eso tiene que reflejarse en la pantalla. Nuestra decisión de qué ponernos es una forma de expresión y un símbolo de identidad y, también, revela un montón de información sin que hablemos".

"La corbata no puede ser el único símbolo de seriedad. Nos dimos la posibilidad de que el informativista esté vestido de otra forma no tan ortodoxa. Además un periodista informando de corbata desde un asentamiento no es lo ideal", explicó.

Algunos de los periodistas y conductores que Tucci viste durante seis días de la semana, en distintos horarios de la programación son: Blanca Rodríguez, Carolina García, Ana Inés Martínez, Paola Botti, Nano Folle, José Irazabal, Alfredo Dante, entre otros tantos. "En la mañana intento que sea un poco más jugado, más desestructurada. Paola, por ejemplo, puede salir de vestido floreado e intento que lo que llame la atención sean las caravanas. La idea es que salga fresca y moderna. Nano, por ejemplo, tiene un estilo muy marcado. Entonces cuando sale a la calle es muy difícil modificárselo. Y, además, a la gente le gusta que sea así. Si lo cambiás pierde su esencia. Ahora cada tanto está en piso y se pone camisa y saco, corbata es muy difícil. Pero en la mañana los hombres salen con corbata, recién al mediodía se incorpora", contó Tucci.

vestuaristas.jpg
Valentina Tucci, Ana Domínguez y Juan Pablo Rivero son tres de los vestuaristas que trabajan en televisión
Valentina Tucci, Ana Domínguez y Juan Pablo Rivero son tres de los vestuaristas que trabajan en televisión
Juan Pablo Rivero llegó a canal 4 hace casi dos años. Desde ese entonces se encarga del vestuario de toda la programación. Rivero tiene una impronta fuerte. Se nota en algunos casos puntuales como la modernización de los conductores de Telenoche, en las distintas elecciones de Sofía Rodríguez (más allá del gusto personal de la conductora) y en los riesgos de Luis Alberto Carballo. "Acá, donde todo el mundo se viste de negro y gris, aparece un jopo y la gente se descabeza. A mí siempre me divirtió proponer y ver la reacción de la gente. Ahora lo puedo trasladar a cada conductor, pero depende de lo que ellos quieran comunicar", contó.

"En Subrayado trato de cuidar mucho la imagen de cada uno. Es un espacio donde se manejan noticias relevantes y la ropa no puede ser protagonista. Tiene que ser acorde a lo que es un noticiero. Escotes, estampados, transparencias se evitan mucho porque distraen. Me fijo que los cortes y los colores denoten seriedad y sobriedad. Hay prendas que se ponen de moda y están buenísimas, por ejemplo los kimonos, pero no quedan bien", dijo Tucci

Rivero –41 años, diseñador, fotógrafo– eligió, por ejemplo, que la corbata no fuera imprescindible en los periodistas del informativo. "La corbata no puede ser el único símbolo de seriedad. Nos dimos la posibilidad de que el informativista esté vestido de otra forma no tan ortodoxa. Además un periodista informando de corbata desde un asentamiento no es lo ideal", explicó.

Un tag, un arroba

Ana Domínguez egresó del Centro de Diseño en 2002. Hizo su pasantía de fin de carrera en la Escuela de Cine. Trabajó para un corto de Enrique Buchichio y después siguió haciendo vestuario en cine y publicidad. El cuarto de Leo, Zanahoria, Polvo nuestro que estás en los cielos, El baño del papa son algunas de las realizaciones en las que trabajó como vestuarista. Entró a canal 12 hace más de ocho años, cuando los conductores y comunicadores se vestían con su propia ropa. Ahora Domínguez es la responsable de vestuario de MasterChef y de Mañanas informales. "Hubo un momento en que la exigencia empezó a hacer que se necesitara una persona que se encargara de la línea y la estética de cada uno. Hoy cada vez es todo más exigente. La televisión, la gente, las marcas y los propios comunicadores", contó.

Antes –recordó Domínguez–había que salir a buscar marcas para que las figuras de los canales se vistieran; hoy las ofertas llegan solas. Y, en la mayoría de los casos, la casa o el diseñador quieren vestir a tal o cual comunicador. Las alianzas entre moda nacional y personalidades televisivas funcionan más allá del programa. "Las marcas buscan directamente a los conductores", explicó Domínguez. De ahí que muchas cuentas de redes sociales se hayan convertido en un espacio comercial. Ya no es necesario que los comunicadores agradezcan en cámara a la marca que los viste, mucho menos necesario es aquel banner que aparecía al final del programa y especificaba qué firma vestía a quién. Ahora lo imprescindible es el arroba.

"Hubo un momento en que la exigencia empezó a hacer que se necesitara una persona que se encargara de la línea y la estética de cada uno. Hoy cada vez es todo más exigente. La televisión, la gente, las marcas y los propios comunicadores", explicó Domínguez

Rivero lo contó de la siguiente manera: "Para las marcas lo ideal es tener la pantalla porque funciona casi como un desfile. Además necesitan una foto de cómo estaban vestidas las conductoras y un arroba en sus cuentas. Es necesario para todos y son las nuevas reglas del juego".

La vestuarista de MasterChef dijo que, además, es evidente que el retrato en las redes tiene que estar vinculado con el estilo de vida de la personalidad en cuestión. "Cómo viven, a qué lugar van a comer, si les gusta la vida al aire libre o practican algún deporte, ya no es solo la persona mostrando lo que se puso en los pasillos del canal", contó Domínguez.

Embed

Otoño @broniastore ❤️

Una publicación compartida de Manuela da Silveira (@manudasil) el




Tucci entiende que la presencia de las redes sociales en la vida de los comunicadores es muy fuerte, pero, para ella, en el caso de periodistas y presentadores de Subrayado es muy relevante no mezclar. Aunque cada integrante puede tener sus arreglos propios que van más allá de su trabajo.
El impacto del vestuario de los comunicadores, sobre todo de las mujeres, es muy alto. La prueba está en los llamados y las consultas en las tiendas sobre las prendas que se puso determinada conductora. Domínguez y Rivero lo reafirman cada vez que van a buscar nuevas prendas. "Es impresionante cómo la gente quiere algo y lo quiere ya", contó Domínguez. El poder del combo televisión y redes crece de forma sostenida. Y la escena de la moda nacional se nutre de allí para capitalizar el momento. Hay nuevos perfiles, se suman conductores, cada vez hay más cuerpos para vestir. Así se amplía el espectro y todo indica que muchos consumidores toman la televisión como referencia a la hora de decidir qué comprar.

El caso MasterChef

La composición de la imagen de los tres jurados y el conductor del reality show de canal 10 es uno de los mayores logros estéticos de la televisión de los últimos años. La decisión consciente de incorporar diseño y marcas nacionales para vestir a las figuras (sobre todo a Lucía Soria), el trabajo de la estética de Laurent Lainé (los que lo conocen saben que él no se viste así), Sergio Puglia con los pañuelos con motivos autóctonos de Gauderia y la preocupación por la coherencia cromática o de texturas de los vestuarios son varios de los aciertos de Domínguez.

Vespertinas o cómo vestir a cuatro mujeres

Cuando Rivero se enteró de que iba a tener que vestir todos los días a cuatro mujeres tan distintas como Sofía Rodríguez, Valeria Tanco, Adriana Da Silva e Inés Pereyra, pensó que no lo iba a lograr. La decisión entonces fue conseguir básicos para todas (hay pantalones negros y camisas blancas salvadoras) y después salir a conquistar marcas y diseñadores. Hoy está muy contento con el resultado y fascinado con la construcción de imagen de Tanco, pues era un perfil que no existía en el canal.

Subrayado y los tiempos de elecciones

El extremo cuidado que Tucci debe tener con las decisiones de vestuario de las figuras del informativo se hacen evidentes en momentos cruciales como las fechas de elecciones nacionales. "Hay que tener cuidado con los colores", contó. Más allá de eso, dijo que tanto con Blanca Rodríguez como con
Carolina García juega con los colores fuertes porque a ambas les sientan bien.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...