Estilo de vida > conocé su historia

Eugenia, la uruguaya que narra su cáncer de mama día a día en Instagram

La uruguaya decidió “desdramatizar” la enfermedad y su tratamiento contando sus experiencias en redes sociales

Tiempo de lectura: -'

30 de noviembre de 2018 a las 05:02

Eugenia Noya, 40 años, dos hijos de 3 y 6 años, casada, ejecutiva del área de marketing de una multinacional, ketovegetariana, youtuber e instagrammer sobre temas relacionados a estética y moda. Así se define ella misma en sus redes sociales y sobre todas estas facetas de su vida habla en Instagram y YouTube desde que decidió, hace unos tres años, que era la mejor forma de comunicar sus pasiones. Por eso, cuando hace unos cuatro meses el médico le dijo que ese bultito que ella misma se había detectado durante un autoexamen de mama era cáncer y que debía ser operada, nunca dudó que también contaría esa experiencia en sus redes.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Eugenia Noya (@nia8791) on

Eugenia se expresa con soltura pero elige las palabras con cuidado: en su descripción de lo que le pasó en los últimos meses no sobran ni faltan palabras, no sobran ni faltan emociones, no sobran ni faltan temores, no sobra ni falta esperanza. Lo que no falta es fuerza y voluntad, que invierte en su tratamiento y recuperación, un proceso –lo dice una y otra vez– que “no es nada fácil” pero que eligió que no la definiría, ni a ella ni a su estado de ánimo. “Hay días en que estoy agotada, en que me siento mal, y lo único que puedo hacer es escuchar a mi cuerpo y tirarme en un sillón. Pero el resto del tiempo elijo no ser la víctima de nada. El resto del tiempo elijo ser la misma Eugenia de siempre. A veces me sale. A veces no”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Eugenia Noya (@nia8791) on

Con esta imagen les cuento que es lo que “me pasa” Encontré esta imagen porque así me siento! Este es el diagnóstico, pero me siento bien y fuerte!! Hoy entro al quirófano para salir y seguir peleando. El cuadro de la 2da foto me lo regalo mi equipo el viernes Ame la frase! Y el calendario me lo regalo este año mi gran amiga @tperezdelcastillo Mira que buena frase para este mes!! 😬 
Que nadie vaya a sentir lastima ehhh! Solo recibo cariño y buena vibra!! 😬 💪🏻 Abrazo a todos los que me acompañan, la familia y amigos pero también a quienes sin conocerme y sin saber que pasaba me dejaron una palabra! Todo suma! Los quiero!!! 😘

-----------------------------------------------------

Casi parece que la conozco desde hace mucho tiempo, simplemente porque he seguido su historia por Instagram. Por eso observo su turbante de animal print (decidió no usar peluca), su maquillaje cuidado, las cejas delineadas vello a vello (se le cayeron luego de la primera sesión de quimioterapia) y los detalles que siempre le gustó cuidar y que, ahora, también privilegia.

Eugenia resiste la mirada intrusa y no la resiente. Sabe que la miran porque lleva un pañuelo o un turbante o porque directamente decide en algunas ocasiones salir a calle con su cabeza pelada sin cubrir. En su cuenta de Instagram se ha mostrado de todas las maneras: con y sin maquillaje, con y sin pañuelo, con y sin tristeza, con y sin miedo. En todos sus posteos recuerda (¿a sus seguidores, a sí misma?) que pasa por un período complejo pero que aunque hay días en que está agotada y solo quiere mirar el techo de su habitación, cada vez queda menos para esa cuarta sesión de quimioterapia que le permitirá cerrar al menos la primera etapa de una enfermedad que es diagnosticada cada día a cinco mujeres uruguayas y que, sin embargo, es a veces un secreto o al menos una realidad poco contada cuando toca padecerla.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Eugenia Noya (@nia8791) on

Árbol de decisiones

Esta mujer delgada debió pasar por la mastectomía completa de uno de sus senos. Luego tuvo la chance de elegir si quería o no hacerse quimio (aunque su médico se la aconsejaba, las características de su tumor no la hacían imprescindible) y ahora no tiene claro si deberá someterse a radioterapia. Paso a paso, dice.

Cuando le comunicaron que tenía un tumor y que por el tamaño de su mama debía someterse a una mastectomía, comenzó a transitar su “árbol de decisiones”. Cada una que toma es un paso adelante y cada una puede ser también una “patada en el estómago”. Esto es lo que caracteriza a Eugenia y al relato en redes sociales de su proceso: "no es fácil, no me hago la optimista, qué fríos son los baldes de agua fría… pero hay que seguir adelante con el mejor ánimo posible y, sobre todo, agradecer que el tumor –que resultó muchos más agresivo de lo que parecía al principio, pasó de dos centímetros a nueve en un mes y medio– no se expandió y pudo ser completamente extirpado".

En su cuenta de Instagram cuenta sus mejores y peores momentos. Cuando dedica tiempo a probar productos de maquillaje. Cuando se peló, luego de la primera quimioterapia, adelantándose a la caída completa de su cabello. Cuando sus hijos le hacen preguntas sobre la enfermedad y se ríe con ellos probándoles turbantes y también cuando está tan cansada que no puede cuidarlos.

Su relato en redes es definitivamente optimista, pero no irreal o naif. En el mismo posteo cuenta qué labial está usando y también que la inyección para levantar sus defensas la dejó mareada y le provocó un desmayo. Entre maquillaje y cambios en la piel, muestra cómo es el procedimiento de la quimioterapia. Siempre tiene tiempo para agradecer y agradecerse: “¡Hoy fue un excelente día, súper productivo, hice mucho, sin dolores ni malestares! Lo valoro y sobre todo lo AGRADEZCO. ¡Este camino es muy difícil pero yo puedo con él! Cada día, lo recibo como viene y me adapto a él con fuerza y energía”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Eugenia Noya (@nia8791) on

El demonio se ha apoderado de mi! 🤦🏻‍♀️ Hoy me fui a dar mi 1ra vacuna para fortalecer mis defensas....me acompañó mi marido y estos hermosos granos 🤣 Me levante ahí ahí y me sentí mal en el hospital, por suerte paso! Mi presión baja no colabora! Ya en casa comiendo algo, sintiéndome mejor! 💪🏻 Por que les cuento esto? A quien le interesa muchos pensarán! Lo cuento para que sepan que esto no es fácil que pasan muchas cosas que no tenemos idea van a pasar pero se puede! Y si yo puedo con esto vos podes con lo que se venga hoy te lo aseguro! No saben lo que me reí con mi amado esposo en varios momentos no precisamente graciosos! pero entre los 2 le damos vuelta a esta tortilla!!! 

---------------------------------------------

Cuando decidió que contaría todo este proceso en sus redes sociales, el mismo día en que la operaron, no era del todo consciente de que su propio relato podía aportar a la toma de conciencia sobre una enfermedad que afecta a tantas uruguayas. Ahora lo sabe, pero dice: “El cáncer de mama no me define. El cáncer de mama es ahora y es parte de lo que me tocó vivir. Tengo muchas cosas más para contar”.

No hubo dudas a la hora de emprender este relato en clave de redes sociales y fue una decisión tan pensada como natural. “Igual que cuento mi día a día, ¿por qué no contar lo que me está pasando y también sacarle un poco el estigma que tiene esta enfermedad?”

A la hora de aceptar la caída de pelo, Eugenia solo pensó en sus hijos y la mirada de afuera que podría afectarlos a ellos. “¿Qué le pasa a tu mamá?, temía que le preguntaran, porque son chicos. El pelo tiene eso de que la enfermedad se hace evidente. Porque vos me ves y no tengo nada, salvo que me quedé sin pelo”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Eugenia Noya (@nia8791) on

Eugenia subió tres videos en su canal de YouTube. En uno de ellos, dice: “Elegí levantarme, con mucha dificultad, pero levantarme. ¿Es fácil? No es fácil. Pero puedo sentirme como la pobrecita y machacarme en el por qué a mí, o vivirlo desde otro lugar. Eso es lo que quiero transmitirles. Si están pasando por una situación negativa, hagan el esfuerzo de vivirlo de esta forma, porque se pasa mejor”.

Los haters
La exposición en redes sociales tiene sus ventajas –reconoce Eugenia– y cada tanto sus matices negativos. Sin embargo, en esta crónica del cáncer de mama relatado por quien lo combate se ha encontrado con muchos menos “haters” (quienes comentan negativa y hasta agresivamente en redes sociales) que los que alguna vez la han atacado en sus videos y posteos sobre maquillaje, cosmética y moda. “Cuento mucho de esta experiencia, no escondo las partes malas, pero elijo el tono positivo”, explica.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Eugenia Noya (@nia8791) on

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...