Economía y Empresas > CORONAVIRUS

Lacalle y su referencia a Keynes, uno de los referentes de su ministra de Economía

La cita del presidente al economista británico que se posicionaba a favor del consumo y la intervención del Estado en la economía sorprendió a propios y ajenos  

Tiempo de lectura: -'

03 de abril de 2020 a las 14:18

Cuando le pidieron a la actual ministra de Economía Azucena Arbeleche que se definiera en lo filosófico y lo académico previo a las elecciones nacionales en octubre de 2019, la jerarca respondió con una cita de uno de los más influyentes economistas de todo el siglo XX: John Maynard Keynes.

“Lo que resume un poco mi sentir y donde me ubico es en lo que dice Keynes. El problema de la humanidad es combinar tres elementos: la eficacia económica, la justicia social y la libertad individual. Esto son los tres pilares sobre los cuales está construido el proyecto del Partido Nacional”, comentó Arbeleche en el programa No Toquen Nada de FM del Sol.

Este jueves el presidente de la República, Luis Lacalle, sorprendió a propios y ajenos al mencionar en conferencia de prensa al economista británico, que está más asociado al espectro ideológico pro Estado y a la izquierda. Los postulados de Keynes son prácticamente los opuestos a la promesa de austeridad que hizo el mandatario durante la campaña electoral. 

“No somos ortodoxos. Recuerdo acá que la ministra de Economía (por Arbeleche) cita a uno de sus autores preferidos que es Keynes; a muchos les llama la atención, pero yo lo aprendí a valorar un poco escuchando a Azucena. El mundo ha demostrado que ser ortodoxos no es buena cosa. Sin perder los principios y sin perder la libertad como faro principal, vamos a usar todas las herramientas para prender la llave del país de vuelta ”, dijo el presidente, en referencia a las políticas anticíclicas que lleva adelante el gobierno.

Rápidamente Keynes se volvió tendencia en la red social Twitter. 

Nacido en junio de 1883, y aunque ya contaba con reconocimiento, Keynes logró imponerse en el pensamiento económico global a partir de que publicó Teoría General del empleo, el interés y el dinero (1936), obra en la que proponía que después de pasada la depresión de 1929 en Estados Unidos, era necesario el aumento del gasto público y un fuerte papel del Estado para apuntalar nuevamente el crecimiento económico.

Sus postulados mandataron la economía internacional hasta pasada la década de 1970 y fueron fuertemente aplicados después de la Segunda Guerra Mundial. 

Keynes se caracterizaba por ser un hombre más pragmático que teórico y que no tenía problemas en cambiar de opinión ante los hechos. A tal punto era su versatilidad, que en una ocasión, el  exprimer ministro británico Winston Churchill comentó que si ponías cinco economistas en una habitación tendrías cinco opiniones distintas sobre el mismo tema, salvo que uno de ellos fuera Keynes. En ese caso tendrías seis opiniones. La anécdota es recordada por el economista uruguayo Germán Deagosto en su libro Manual de Economía para un mundo entreverado. 

En una obra menos conocida, el multifacético pensador fue muy critico con la salida y las sanciones económicas aplicadas una vez terminada la Primera Guerra Mundial, al punto que en cierta forma predijo el surgimiento de movimientos como el fascismo y el nazisimo en su obra Las Consecuencias Económicas de la Paz, de 1919. "Los alemanes habían derribado las bases sobre las que todos construíamos y vivíamos...pero los portavoces de los franceses y los británicos se han arriesgado a completar la ruina", advirtió.  

Keynes sostenía que ante la situación de una economía en recesión o deprimida por la baja demanda, el gobierno es quien debe impulsar la actividad aumentando el gasto. Para el británico, la economía era como el motor de un auto. A veces se queda y necesita de un mecánico (el Estado) que active la chispa vía gasto público.

“Hoy en día, hay muchos que creen que lo mejor que pueden hacer para enmendar la situación es ahorrar más de lo normal. Creen que si dejan de gastar ayudarán al empleo. En las circunstancias actuales están bastante equivocados. Oh patrióticas amas de casa, salgan a la calle mañana por la mañana temprano y compren. Disfruten pensando que están contribuyendo a la riqueza del país”, sostenía el economista.

En línea con lo que está pasando a nivel global, Keynes argumentó la necesidad de invertir en obra pública, porque esto implicaba un efecto multiplicador, ya que cada dólar o libra gastada se transformara en más mientras circula en la economía.

Postulaba la baja de las tasas de interés (abaratar el dinero) para que el dinero fluya por la economía, entendiendo que el derroche era el menor de los males. Llegó al extremo de considerar que incluso había que hacer pozos y taparlos, si esto implicaba nuevos puestos de trabajo.

Keynes es considerado uno de los fundadores de la macroeconomía moderna y fue profesor en la Universidad de Cambridge desde 1908, entre otras tareas que desempeñó al más alto nivel. Murió el 21 de abril de 1946, a los 62 años. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...