Economía y Empresas > conaproNEGOCIACIÓN COLECTIVA

Lácteos llevan descuelgue salarial, pero cláusula de paz trabó convenio

El gremio reconoció que hay industrias que están en problemas

Tiempo de lectura: -'

28 de julio de 2018 a las 14:13

Luego de una semana de intensas negociaciones la industria láctea y su gremio quedaron este viernes a un paso de sellar la renovación de un nuevo convenio colectivo, que habilitaría la posibilidad del "descuelgue" para aquellas empresas que están con números más comprometidos. Sin embargo, a último momento la Cámara de la Industria Láctea (CILU) pidió introducir cambios a la cláusula de paz del acuerdo, propuesta que no contó con el aval de la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (FTIL).

El martes próximo habrá un nuevo encuentro tripartito con el Ministerio de Trabajo donde se buscará encontrar un punto final a esa diferencia. Al día siguiente, el 1° de agosto, la FTIL tiene previsto realizar una asamblea general para evaluar el estado de las negociaciones; si no hay avances el sindicato volvería a la carga con las medidas de trabajar a reglamento en toda la industria, informó a El Observador el dirigente de la Fitil Heber Figuerola.


El sindicato entiende que los empresarios pretenden "modificar de forma sustancial" la cláusula de paz que está vigente desde 2005 y que acceder implicaría hipotecar" las negociaciones que están en curso.
Por otro lado, pese al clima de confrontación del sector –que tiene a Conaprole enfrentado con su gremio–, la FTIL reconoció que algunas industrias atraviesan una coyuntura compleja.

De hecho, si bien en primer término deberá firmarse la renovación por un convenio salarial macro por 24 meses con renovación automática por otros 12 meses, la FTIL habilitó a que cuatro industrias (Pili, Coleme, Calcar y Claldy) puedan estudiar el "descuelgue" del convenio. Según explicó Figuerola, durante ese proceso –que puede demandar unos 30 días– cada empresa presentará sus números ante su gremio particular y podrá apartarse del acuerdo macro de ajuste de salario que rige para todo el sector. Este mecanismo está previsto dentro de la ley que regula los Consejos de Salarios.

El dirigente de la FTIL indicó que cada una de las cuatro industrias deberá "negociar" con su gremio su propia propuesta de ajuste salarial y luego refrendarlo en un acuerdo ante el Ministerio de Trabajo. Figuerola consideró que la empresa Claldy debería "quedar por fuera" de esta excepción, pero como lo solicitó se accedió a estudiar su situación.

El dirigente reconoció que la coyuntura "más compleja" la enfrentan hoy Pili y Coleme, y luego Calcar. "Si está justificado, se aplica el descuelgue", adelantó. Las industrias que quedarían por fuera de esta negociación serían Conaprole y la multinacional francesa Lactalis –propietaria de la marca Parmalat–.

El convenio macro que está negociando el sector abarca un mix entre la clasificación de un sector en problema y otro intermedio, según el criterio que marcan los lineamientos que dispuso el Poder Ejecutivo para esta ronda. Ese criterio fija aumentos nominales de 6,5% para el primer año y de 6% para el segundo para los sectores en problemas y de 7,5% y 7% para los intermedios. Los correctivos por inflación pasada (si corresponde) se aplican a los 18 meses o al final del convenio.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...