Cargando...
Algunas frases pueden ser decisivas a la hora de destruir una relación laboral

Estilo de vida > Espacio laboral

Las 10 frases que pueden destruir cualquier relación laboral

Existen 10 frases que pueden destruir cualquier relación laboral si son dichas en un momento inadecuado

Tiempo de lectura: -'

17 de noviembre de 2021 a las 13:48

El ambiente de trabajo puede ser óptimo o desastroso dependiendo de cómo es la comunicación en el equipo. Algunas frases pueden ser decisivas a la hora de destruir una relación laboral, y si se trata de la relación con un jefe o superior cualquier expresión puede ser sobredimensionada.

Mientras que hay situaciones que no se pueden ignorar y deben ser comunicadas de manera directa -ya sea con un jefe o con recursos humanos-, hay otras donde el mensaje se puede morigerar y simplemente omitirse a fin de mantener el buen clima en el ambiente de trabajo o la buena relación con los superiores.

Con esto en mente, una lista con 10 frases que nunca deben decirse (por lo menos de la manera aquí descrita) frente a un jefe o superior:

"Estás equivocado". Mientras que se puede diferir con un jefe, es muy poco recomendable hacerlo de manera directa. En lugar de marcar el error de forma pública (algo que puede ser visto como una falta de respeto a la autoridad que el superior representa) se puede hacer de forma más sutil, con frases como "me puedo estar equivocando, pero creo que esto es así...".

"No puedo". Conocer los límites de uno es una virtud y saber cuando uno no puede hacer algo (e indicarlo) es beneficioso a largo plazo. Pero indicarlo con un "no puedo" puede generar problemas en la relación laboral, por lo que se recomienda siempre buscar una forma más explicativa sobre por qué no se puede realizar el pedido en cuestión.

"Esto no es mi trabajo". Hay una realidad que muchas veces es difícil de aceptar, pero los roles no suelen ser fijos en la mayoría de las áreas de trabajo. Por eso, definir a una tarea que te pide un jefe como que "no forma parte de mi trabajo" puede generar problemas en la relación laboral. A esto se le suma que a la larga serás menos elegidos para tareas extra, bajando la posibilidad de conseguir un puesto con mayores responsabilidades.

"No lo sé". Nuevamente volviendo al tópico de las limitaciones, es posible que uno no tenga todas las respuestas para las consultas que tiene un jefe. Pero antes de declarar abiertamente que no se sabe sobre algo que preguntó el jefe siempre conviene camuflarlo como una indagación sobre el tema, buscando mostrar interés por el mismo y así intención de aprender más durante el trabajo.

"No". Rechazar a un pedido de un jefe es algo que todos debemos afrontar en algún momento. Si además se trata de rechazar un abuso de autoridad, entonces se vuelve vital para tener un espacio de trabajo sano. Pero si no está justificado de manera correcta, entonces puede terminar generando más daño que beneficio.

"Lo voy a intentar". Esta es una de las peores respuestas que se le puede dar a un jefe, ya que deja demasiada ambigüedad sobre si el trabajo será o no realizado correctamente. Lo ideal es asegurar que la tarea en cuestión será completada en tiempo y forma, con frases como "dalo por hecho".

"Esto no es lo que se me había dicho". Esta frase puede generar problemas por qué se está criticando directamente a lo que indicó un jefe. En caso de ser un error tuyo, puede costar fuertemente no solo en la relación laboral sino también en el rol que uno tiene en el equipo de trabajo.

"Lo siento, pero...". Nunca está mal disculparse al tener un error, el problema está en intentar justificarlo. Si uno se equivoca, no debe justificar la equivocación porque da a entender que en realidad no hubo error alguno. En cambio, si la justificación es lo suficientemente importante como para mencionarla entonces no se debe pedir perdón.

"Bueno, yo lo hice lo mejor que pude". Después de un error nunca se debe asegurar que ese fue el mejor esfuerzo posible, ya que deja establecido que la máxima capacidad de uno es con errores. En cambio, conviene siempre decir cosas como "esto no va a volver a pasar".

"Estoy muy ocupado. ¿No puede esperar?". El problema con esta frase es que da por hecho que la tarea actual es más importante que la indicada por el jefe, algo que pone en riesgo la autoridad que tiene él en el equipo. Por eso siempre conviene recordar la tarea que se está realizando pero dejar en manos del jefe la decisión sobre qué es más importante completar.

(El cronista)

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...