22 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,05 Venta 39,45
9 de abril 2023 - 5:01hs

Escasa en ingresos de divisas, Argentina enfrenta este año su peor sequía en décadas, con efectos devastadores sobre la cosecha de soja, trigo y maíz, su principal fuente de riqueza en los campos de la fértil pampa húmeda.

En Lima, 100 km al noroeste de Buenos Aires, muchos lotes de soja quedarán sin cosechar. El bajo rendimiento y calidad del grano hace económicamente inviable el trabajo, explicó a la AFP el ingeniero agrónomo Jaime Mestre.

La sequía, que lleva tres años consecutivos, redujo al 5% la reserva de humedad del suelo.

Más noticias

Luis Robayo - AFP Cosecha de maíz.

Aquí, los sembradíos de maíz tienen la mayoría de las plantas secas. Al separar las hojas de la mazorca, los granos lucen raídos y pequeños. "No pudieron desarrollarse por la falta de agua y las elevadas temperaturas. No justifican el costo de entrar con una cosechadora", indicó Mestre al medir el rendimiento del campo "en 15% del promedio histórico".

"Estamos a 40 días de sembrar trigo (un cultivo de invierno) y no tenemos humedad en el suelo", una condición crítica que representa hasta el 60% del potencial de rendimiento, explicó.

Luis Robayo - AFP Pérdidas en maíz.

Fuertes pérdidas

El escenario complica el desempeño de la economía argentina, sometida a una inflación de cerca del 100% anual y comprometida con el Fondo Monetario Internacional en un acuerdo crediticio por US$ 44.000 millones.

Hace pocos días, en Washington, el presidente Alberto Fernández se refirió a la peor sequía sufrida por el país desde 1929, y el FMI concedió una flexibilización en la meta de acumulación de reservas internacionales, que han perdido unos US$ 5.500 millones este año.

Para estimular las exportaciones del campo y con ello fortalecer reservas monetarias, el gobierno anunció este miércoles un nuevo plan temporal que fija un tipo de cambio de 300 pesos por dólar, intermedio entre unos 215 pesos de la tasa oficial y los cerca de 400 pesos por dólar de los mercados paralelos.

Argentina es uno de los mayores exportadores de aceites y harinas de soja, sector que aporta al fisco unos US$ 10.000 millones anuales.

Las exportaciones de granos y derivados alcanzaron US$ 43.363 millones en la campaña 2021-2022. Pero el impacto de la sequía trastocó las proyecciones de esta campaña, en la cual la mitad de la soja y el 35% del maíz se ha perdido.

"La menor producción redundará en menor transporte, menor consumo de combustible, incremento en los costos forrajeros (ndlr, alimento para el ganado), y menores ingresos para constratistas rurales", según un balance del economista de la Bolsa de Rosario Tomás Rodríguez Zurro.

La pérdida global para la economía será de unos US$ 20.000 de dólares, casi 3% del PBI, estimó.

Soja

El complejo sojero, el de mayor peso en el campo argentino, tendrá su menor producción en 23 años y pesará US$ 7.300 millones menos que en 2022, informó el viernes último la Bolsa de Rosario en proyecciones que empeoran cada semana.

"La verdadera situación se verá cuando las cosechadoras entren a los campos", asegura Mestre, quien considera que los análisis subestiman la gravedad del panorama que deja la sequía.

En la zona núcleo, como se conoce a la pampa húmeda, "las lluvias han estado un 50% por debajo de lo normal", reportó Rodríguez Zurro.

Luis Robayo - AFP Muchos campos con soja ni siquiera se van a cosechar..

Los 25 millones de toneladas que se espera producir en esta campaña marcarían la menor cosecha de soja desde la de 1999/2000. "Es prácticamente la mitad de lo que se esperaba al inicio de la siembra y un 40% menos de lo obtenido en la campaña anterior", indicó el economista.

La situación obligará a aumentar la importación para la producción de harina y aceite de soja.

"Las importaciones temporarias de soja para abastecer a la industria aceitera en la nueva campaña deberán ser récord", añadió Rodríguez Zurro.

Así, las exportaciones netas del complejo sojero -exportaciones menos importaciones- sumarían este año US$ 11.500 millones en comparación con los US$ 20.800 millones de la campaña pasada, detalló.

Luis Robayo - AFP Las pérdidas en soja son malas para el productor y la economía del país.

Maíz y trigo

En trigo la producción cayó a la mitad. "Se cosecharon 11,5 millones de toneladas cuando el año anterior habían sido 23 millones", precisó Rodríguez Zurro.

En maíz la caída es del 35%. "Se estima una producción de 35 millones de toneladas versus 54 millones que se proyectaban cuando se inició la siembra en septiembre", reportó.

A las pérdidas en toneladas se suma la menor calidad del grano, que "alejará a Argentina de los estándares de exportación", advirtió Mestre.

"Esto no se soluciona si empieza a llover hoy, tiene que ver con las condiciones del país", dijo al mencionar la falta de crédito y una inflación "que cambia los costos todos los días".

El campo "va a necesitar por lo menos tres años para emparejar pérdidas. En los pueblos del interior es donde más se va a sentir la falta de movimiento económico", alertó.

Luis Robayo - AFP Cosecha de maíz, pero para dar de comer a los vacunos.

Fuente: Magali Cervantes, con Sonia Avalos en Buenos Aires, AFP

Temas:

argentina Sequía en Argentina Agroindustria argentina campo argentino Agronegocios en Argentina Sequía

Seguí leyendo

Te Puede Interesar