Mundo > Venezuela

Las dudas que quedan tras el atentado denunciado por Maduro

Drones explotaron mientras que el presidente venezolano daba un discurso

Tiempo de lectura: -'

06 de agosto de 2018 a las 05:00

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, encabezaba un acto por la celebración de los 81 años de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) este sábado cuando, según informó el gobierno, fue víctima de un atentado con "artefactos voladores de tipo dron que contenían una carga explosiva" del que salió ileso, dijo en declaraciones recogidas por la televisión estatal VTV el ministro de Interior, Néstor Reverol. Si bien el mandatario no sufrió ninguna lesión, siete militares que estaban presentes sí resultaron heridos.

Los artefactos no hirieron a Maduro "gracias a las técnicas especiales" de la Guardia de Honor, encargada de la seguridad del presidente, y a la instalación de equipos inhibidores de señales que desorientaron a los drones, aseguró el mismo Raverol.

El atentado ocurrió cuando el presidente ofrecía un discurso, transmitido en cadena obligatoria de radio y televisión, en el que defendía las últimas medidas económicas de su gobierno, que son criticadas por la oposición.

Maduro habló la noche del sábado en cadena nacional, "explotó frente a mí un artefacto volador. Una gran explosión, compañeros. Mi primera reacción fue de observación, de serenidad, porque tengo confianza plena en el pueblo y en la Fuerza Armada", relató el venezonalo. Desde el palacio presidencial de Miraflores, Nicolás Maduro relató que hubo una segunda explosión detrás de una tarima de invitados, generando "confusión". Una parte del incidente se vio en cadena de televisión. De pie, Maduro terminaba su discurso cuando un ruido llamó su atención y elevó la mirada al cielo, junto con su esposa, Cilia Flores, y el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López. Antes de que la transmisión fuese cortada se vio a decenas de militares romper filas y correr desordenadamente, mientras que fotos posteriores muestran a escoltas protegiendo a Maduro con escudos y a un militar con la cabeza ensangrentada.

Un apartamento en un edificio cercano sufrió un incendio. Un policía que pidió el anonimato dijo a la AFP que desde allí habrían salido los drones y que uno estalló; pero otras versiones señalan que en realidad explotó accidentalmente una bombona de gas.

Santos acusado

Maduro aseguró que detrás del ataque están el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y la oposición venezolana. Además evocó una entrevista del mandatario colombiano esta semana con la AFP, en la que dijo que veía "cerca" la caída del presidente venezolano, a quien tacha de "dictador".

"Se trata de un atentado para matarme, han intentado asesinarme, no tengo duda que el nombre de Juan Manuel Santos está tras este atentado", sostuvo. No obstante, el gobierno de Santos, que finalizará su mandato el próximo martes, lo desmintió. "Resultan absurdos y carecen de todo fundamento los señalamientos de que el mandatario colombiano sería el responsable del supuesto atentado en contra del presidente venezolano", indicó la cancillería colombiana en un comunicado, en el que rechazó "enfáticamente" las acusaciones.

La cancillería colombiana calificó de "absurdos" los señalamientos, mientras John Bolton, consejero de Seguridad Nacional de Donald Trump, aseveró que "no hubo absolutamente ninguna participación del gobierno estadounidense".

Aunque el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, dijo que ambos drones estaban controlados por "terroristas", el fiscal sostuvo que uno de esos aparatos grababa el acto. "Pude observar cómo el dron que filmaba los hechos explotó", dijo a CNN.

El alegado atentado fue "ordenado desde Bogotá", insistió Maduro, quien también manifestó que los "financistas" están en Estados Unidos y pidió ayuda al gobierno de Donald Trump para capturarlos. "Viven en los Estados Unidos, en el estado de la Florida. Espero que el presidente Donald Trump esté dispuesto a combatir grupos terroristas", señaló. Por su parte, un alto funcionario del Departamento de Estado dijo que la Casa Blanca sigue "de cerca la situación", sin hacer más comentarios.

Grupo rebelde

Un supuesto grupo rebelde que estaría integrado por civiles y militares se atribuyó un atentado con explosivos este sábado. El fallido intento se enmarcaría dentro de de la "Operación Fénix", según el escrito leído en la noche por la periodista opositora Patricia Poleo en su canal de Youtube.

Poleo, radicada en Estados Unidos y fuerte crítica al gobierno socialista, se limitó a leer el texto que le entregó el grupo identificado como Movimiento Nacional Soldados de Franelas.

"Si la finalidad de un gobierno es el logro de la mayor suma de felicidad posible no podemos tolerar que la población sufra hambre, que los enfermos no tengan medicamentos, que la moneda no tenga valor, que el sistema educativo ni eduque ni enseñe, solo adoctrinando el comunismo", relató Poleo mientras leía dicho texto.

Más temprano, en Twitter el grupo indicó estar integrado por "militares y civiles patriotas y leales al pueblo de Venezuela que buscan rescatar la Democracia de una nación en dictadura". "Así nos burlamos de la dictadura buena para matar al pueblo de hambre pero cobarde cuando les llega la hora", decía otro de los tuits publicados poco después de registrarse el hecho.

Más revolución

Maduro advirtió está "más decidido que nunca a seguir el camino de la revolución". E instó a los militares a estar en "máxima alerta" y a redoblar la inteligencia en la frontera con Colombia, donde el martes asumirá como nuevo presidente el derechista Iván Duque, duro crítico del presidente venezolano.

Seis capturados

El gobierno venezolano informó ayer que capturó a seis presuntos implicados en el atentado contra el presidente Nicolás Maduro. "Tenemos hasta ahora seis terroristas y sicarios detenidos, varios vehículos incautados y se han practicado varios allanamientos en hoteles de la capital de nuestro país, donde se han recabado importantísimas evidencias", dijo en declaraciones recogidas por la televisión estatal VTV el ministro de Interior, Néstor Reverol. El ministro señaló que las investigaciones "han evidenciado" que el ataque constituyó "un delito de terrorismo y magnicidio en grado de frustración". "Lo que deja claro que estos terroristas y sicarios han pasado a un nivel superior, incrementando el espiral de violencia", añadió. De acuerdo con el funcionario, en el atentado fueron usados dos drones modelo DJI M600, "diseñados para trabajos industriales". (EFE)
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...