Cargando...
Las emisiones de CO2 de China bajan un 8%, la mayor caída en una década. Foto de archivo

Mundo > CHINA

Las emisiones de CO2 de China bajan un 8%, la mayor caída en una década

Los confinamientos por estrictas medidas sobre Covid cero, la baja en la producción y la fuerte inversión en energías renovables explican el descenso

Tiempo de lectura: -'

21 de septiembre de 2022 a las 08:02

Las emisiones de dióxido de carbono (CO₂) de China, el mayor emisor del mundo en cifras globales, pero no en la medición per cápita, descendieron un 8% en el segundo trimestre de 2022. El dato significa una reducción de 230 millones de toneladas de CO₂, la mayor caída en al menos una década.

El descenso se encuentra relacionado la estricta política de Covid cero del país, la caída de la industria de la construcción, el menor consumo de electricidad pero también por el aumento de las energías renovables, según afirma un estudio publicado en setiembre en Carbon Brief, un medio digital con sede en el Reino Unido especializado en política climática.

El artículo es de Lauri Myllyvirta, analista principal del Centre for Research on Energy and Clean Air (CREA).

El informe muestra que las emisiones de China han disminuido durante cuatro trimestres consecutivos. Los factores son, entre otros, la caída en el consumo de petróleo por el menor transporte debido al Covid. Cabe recordar, menciona el artículo que “con la llegada de la variante ómicron a China, Beijing decretó el cierre de grandes ciudades como Shanghái, paralizando los movimientos y también la economía”.

El confinamiento en esta ciudad se prolongó más de dos meses, y se extendió a otras localidades y provincias, provocando entre otras cosas que “el rendimiento de las refinerías de petróleo cayera entre abril y junio un 11% y contribuyendo a una reducción de la demanda de gas del 5%”, señala el informe, “porque la demanda de este combustible ha estado aumentando de forma continua desde principios de la década pasada″.

A diferencia de la mayoría de las naciones, China sigue siendo la única de las grandes potencias que tiene política de Covid cero.

Además, esta situación generó una caída del 18% en la producción de acero y cemento por la paralización de obras. “Los inicios y las finalizaciones de la construcción inmobiliaria cayeron un 44% y un 33% en el segundo trimestre, hasta el nivel más bajo desde 2009, al intensificarse las dificultades financieras del sector”, señala el artículo.

También cayó un 6% el uso del carbón en la producción de energía, como resultado del lento crecimiento del consumo eléctrico y del fuerte aumento de la generación mediante tecnologías renovables. Sin embargo, en verano sufrió un repunte, cuando China se enfrentó a la peor ola de calor en seis décadas, lo que provocó una dura sequía en el sudeste del país. Se interrumpió el suministro de agua y de la energía hidroeléctrica y obligó a las autoridades a quemar más carbón para garantizar el abastecimiento de luz.

Esta sequía, sugiere el artículo, podría reavivar el interés por las fuentes de generación no renovables, como el carbón y el gas, cuyo suministro no corre el mismo riesgo ante fenómenos similares.

China aspira en 2030 a que un cuarto de su consumo energético provenga de fuentes no fósiles, según los compromisos climáticos presentados por este país en octubre antes de la última cumbre del clima de la ONU en Glasgow. 

Para entonces, el país aspira contar con una capacidad eólica y solar de 1.200 gigavatios, casi el doble de la cifra de finales de 2021. La meta de China es alcanzar “la neutralidad climática en 2060”.

La segunda economía del planeta y el país más poblado es también el mayor inversor en energías limpias. En 2021 invirtieron U$S 380.000 millones, seguida de la Unión Europea (U$S260.000 millones de dólares) y de Estados Unidos (U$S215.000 millones), según la Agencia Internacional de la Energía.

El carbón es un problema ya que en el primer semestre de 2022 habilitó proyectos en base a este mineral equivalentes a 21 gigavatios, la mayor cantidad desde 2016, según la revista especializada Carbon Brief

La reciente ola de calor fue una causa principal para esas concesiones. El fenómeno de clima extremo, con sequías, daño en las cosechas y falta de energía hidroeléctrica es producto del cambio climático y un impulso a la inversión en energías verdes.

La apuesta a la energía atómica es otra apuesta de China camino a la descarbonización: tiene 53 reactores nucleares y otros 23 en construcción. Desde 2021, se pusieron en funcionamiento cinco de esas plantas y se lanzaron a construir otras nueve, según el diario oficialista China Daily. Los objetivos son elevar la capacidad de generación nuclear de los 51 gigavatios de 2020 a 70 gigavatios en 2025.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...