Mundo > BRASIL

Las "fake news" se ciernen sobre elecciones brasileñas

El país es terreno fértil para la desinformación, dada la desconfianza generalizada en los políticos

Tiempo de lectura: -'

03 de marzo de 2018 a las 23:11

Por Andres Schipani
Especial para El Observador

La candidata presidencial brasileña Marina Silva nunca alza la voz, excepto cuando recuerda la campaña de desinformación que empañó su última candidatura para el puesto.

"Las noticias falsas no comenzaron con Trump; comenzaron en contra de mi campaña electoral en 2014", dice la ambientalista quien obtuvo 22 millones de votos hace cuatro años, y quien está en tercer lugar en las encuestas antes de la votación de octubre. "Me sometieron a un proceso de deslegitimación mediante la difusión de innumerables mentiras".

Comenzaron a circular historias de que Silva, quien hace campaña para detener la destrucción de la selva amazónica, quería acabar con los planes para ayudar a los pobres, impulsar políticas para ayudar a los banqueros y prohibir las fiestas católicas.

Como Brasil se está preparando para sus elecciones presidenciales más inciertas de su historia reciente, hay señales de que las fuerzas oscuras están listas para usar tácticas aún más extremas para distorsionar la verdad, desacreditar a los candidatos y manipular el resultado.

El campo de batalla es las redes sociales, los sitios web y los blogs que jugarán un papel fundamental en la votación. Brasil es el tercer mercado más grande de Facebook, después de India y EEUU, con 130 millones de usuarios, de una población de 208 millones de personas. Las noticias falsas pueden compartirse fácilmente —a menudo de forma involuntaria— a través de sus fuentes de noticias o en otras redes como Twitter. Más de 100 millones de brasileños también usan el servicio de mensajería de WhatsApp, otra forma simple de distribuir contenido engañoso.

Brasil también es terreno fértil para las conspiraciones y otros engaños que prosperan en línea debido a la ira generalizada y la desconfianza en la clase política tras una serie de escándalos de corrupción muy publicitados.

Pablo Ortellado, un investigador de la Universidad de São Paulo, dice que la mitad de las noticias que circulan en los medios sociales brasileños pueden ser fabricadas. Como aproximadamente 12 millones de usuarios brasileños comparten contenido de las páginas web de política más populares de Facebook, podrían llegar fácilmente a todos los rincones del país.

Joe Harrod, fundador de la compañía de ciencia de datos Signify, dice que la difusión de noticias falsas en Brasil sigue el mismo modelo visto antes del referéndum del Brexit en el Reino Unido, antes de las elecciones que llevaron a Donald Trump a la Casa Blanca, y durante la campaña de Marine Le Pen para la presidencia de Francia.

Los instigadores "toman las historias principales y les dan un sesgo más radical en los grandes sitios alternativos de noticias", explica. Utilizan canales cerrados de redes sociales para promover contenido y 'trolear' a los oponentes en las plataformas públicas para debilitar sus posiciones y argumentos.

Una encuesta reciente realizada por la revista Veja concluyó que Lula da Silva, quien todavía espera competir en las elecciones de octubre y marcha al frente en las encuestas de opinión, fue el principal objetivo de las historias negativas. El mismo estudio muestra que las noticias falsas fueron en gran medida positivas para el congresista derechista Jair Bolsonaro, quien marchaba en segundo lugar de las encuestas.

El problema de las noticias falsas ha llevado a algunos a tomar medidas. Folha de S. Paulo, el principal periódico de Brasil, dice que ha dejado de publicar contenido en Facebook porque el nuevo algoritmo de la compañía estadounidense "favorece la proliferación de noticias falsas".

Eugênio Coutinho, jefe de investigaciones de crímenes organizados de la policía federal, dice: "Las noticias falsas tienen el potencial de interferir en las elecciones en Brasil. Lo vimos eso en Francia y en EEUU". Si hay evidencia de un crimen, agrega, la policía puede emitir órdenes de búsqueda y arresto e incluso encarcelar a personas.

Luiz Fux, presidente del tribunal electoral de Brasil, está creando un grupo de trabajo para abordar esta cuestión compuesto por los servicios de inteligencia, las fuerzas armadas, la policía, los grupos de noticias y las compañías de medios sociales. Dice que "las noticias falsas destruyen a los candidatos legítimos" en una campaña electoral. Silva está totalmente de acuerdo.

"La forma en que las personas ganan determinará la forma en que gobiernan", dice ella. "Quien gane mintiendo, gobernará mintiendo".
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...