Mundo > Sudán

Las grandes potencias divididas por el grave conflicto en Sudán

Occidente cuestiona el poder militar: China y Rusia toman distancia

Tiempo de lectura: -'

09 de junio de 2019 a las 05:00

El grave conflicto de Sudán empieza a reflejar la pugna geopolítica entre las potencias Occidentales, China y Rusia, como ya sucede en la guerra en Siria y la crisis de Venezuela, lo que puede derivar en una larga confrontación y más derramamiento de sangre. 
Sudán, que se encuentra entre los países más pobres del mundo, en parte porque Sudán del Sur, rico en petróleo, se separó en 2011, pero también debido a la mala gestión y la corrupción, está sacudido desde diciembre pasado por una sublevación popular provocada por un fuerte aumento del precio del pan. La protesta desembocó en la destitución del presidente Omar Al Bashir, el pasado 11 de abril. El gobierno quedó en manos de Consejo Militar y desde entonces los manifestantes exigen ante el Cuartel General del Ejército que el poder sea transferido a los civiles.


La dispersión de la movilización, que se convirtió en algo emblemático para la oposición, ha sido brutal, pero no ha logrado hacer retroceder las protestas. Los líderes del movimiento siguen decididos a cumplir con su objetivo.“La revolución continúa y nuestro pueblo es victorioso a pesar del terrorismo y la violencia de las milicias”, dijo la Asociación de Profesionales Sudaneses (SPA), uno de los principales actores del movimiento.Esta agrupación hizo un llamado a una “huelga indefinida y a la desobediencia civil”, advirtiendo contra los llamados a la violencia.


En las últimas 48 horas, el gobierno ha intentando minimizar el alcance de la sangrienta represión de esta semana contra los manifestantes.
En un primer balance oficial, el ministerio de Salud afirmó a través de una agencia oficial, que la represión contra el movimiento de protesta desde el lunes pasado no dejó “más de 46 muertos”, rechazando de esta forma las cifras de un comité cercano a los manifestantes.
Según un comité de médicos, murieron un centenar de personas y más de 500 resultaron heridas en las movilizaciones callejeras desde el lunes pasado, el día en que hubo particularmente una brutal represión denunciada en duros términos en la ONU por parte de Estados Unidos y Gran Bretaña, entre otros países.  


Pero el conflicto sudanés partió las aguas en el Consejo de Seguridad de la ONU donde hubo dos bandos enfrentados.
Durante una reunión a puerta cerrada, el martes 4, Reino Unido y Alemania hicieron circular un comunicado de prensa en el que hicieron un llamado a las autoridades sudanesas y los manifestantes a “seguir trabajando juntos para alcanzar una solución consensuada a la crisis actual”, según agencias de prensa.

 
Pero China se opuso firmemente al texto propuesto, mientras que Rusia insistió en que el Consejo debía esperar una respuesta de la Unión Africana (UA), según diplomáticos. La respuesta llegó dos días después con el anuncio de la UA de que suspendía a Sudán con efecto inmediato de la organización continental, hasta que establezca una autoridad civil de transición.

El embajador ruso, Dmitry Polyanskiy, dijo que la declaración propuesta era “desequilibrada” y subrayó la necesidad de ser “muy cauteloso en esta situación”. “No queremos promover una declaración desequilibrada. Podría simplemente arruinar la situación”, dijo Polyanskiy a periodistas tras dos horas de reunión.


Después de que el Consejo no lograra alcanzar un acuerdo, ocho países europeos dijeron en una declaración conjunta que condenaban “los ataques violentos en Sudán por parte de los servicios de seguridad sudaneses contra civiles”.


Bélgica, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Polonia, Holanda y Suecia dijeron que el “anuncio unilateral del consejo militar para cesar las negociaciones, nombrar un gobierno y convocar elecciones en un período demasiado corto de tiempo es una gran preocupación”.
“Pedimos una transferencia de poder acordada a un gobierno liderado por civiles como lo exige el pueblo de Sudán”, dijo la declaración europea.


El pasado 20 mayo, los generales sudaneses decidieron anular todos los acuerdos y las negociaciones con los jefes de las protestas, pero al mismo tiempo prometieron elecciones en breve. La oposición reclama la instauración de un gobierno de mayoría civil, que tenga perspectivas genuinas de desarrollo democrático, en lugar de una pseudodemocracia controlada por un régimen militar represivo.
En estas horas, ambas partes deberían evitar una escalada de violencia. Nadie gana si la situación se sale de control y sólo hundiría a otro país más de la región en el caos.


Ni el Ejército ni el movimiento de protesta forman un frente completamente uniforme. Los intereses en conflicto de ambos lados podrían complicar la situación en cualquier momento y así se profundizaría más la crisis. Pero hay fuerzas influyentes en la región que no tienen interés alguno en la transición exitosa de Sudán a la democracia, sobre todo los regímenes de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Egipto, los innegables sepultureros de la Primavera Árabe.


Estos países han respaldado sistemáticamente al Ejército de Sudán, y los soldados sudaneses han apoyado a la coalición liderada por los saudíes en la guerra en Yemen. Y estos regímenes están muy conscientes de que la democratización exitosa en Sudán también podría darle un impulso a las fuerzas de oposición en sus propios países.


En la masacre de Rabaa, en Egipto en 2013, cientos de personas fueron asesinadas cuando los militares se movilizaron para expulsar del poder a los Hermanos Musulmanes y evitar otros experimentos democráticos. Hoy, el régimen gobernante del presidente Abdel Fatah al Sisi es más represivo que nunca. Un desenlace similar en Sudán debe evitarse a toda costa.

(Deutsche Welle y agencias internacionales)

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...