Estilo de vida > DE PRENDA A ACCESORIO

Las nuevas medias ya no se tapan con el pantalón y ganan lugar como accesorio de moda

De prenda utilitaria a accesorio con un alto nivel de personalización, las medias han cambiado su importancia en el vestuario, con más opciones y diversidad de diseños

Tiempo de lectura: -'

16 de febrero de 2019 a las 05:02

Hasta no hace tanto tiempo no les prestábamos demasiada atención a las medias. Eran, junto a la ropa interior, prendas utilitarias. Eran (al menos en mi caso), un regalo habitual en cumpleaños, navidades y celebraciones varias de parte de tías y abuelas, porque como me decían, “siempre hacen falta”. 


Su uso histórico, desde que los antiguos griegos empezaron a usar piloi hechas de pelo animal, es el de proteger el pie del frío, las heridas y el rozamiento del calzado. Funcionan también como forma de absorber la transpiración de una de las partes del cuerpo que más suda. Por eso son, a su vez, pieza clave de la indumentaria de unos cuantos deportes, para facilitar la comodidad del atleta y evitar rasparse con el pasto o el parqué. 


Cortas, largas, deportivas, de vestir, no importa de qué tipo de media hablemos, la variedad no era mucha hasta hace poco. Eran blancas, negras, grises, azules, y paremos de contar. A lo sumo alguien con menos pudor usaría medias rojas.  


Y eso era en el caso de los hombres. Para las mujeres era –y es– algo similar. Así lo considera Rosario San Juan, estilista y productora de moda. “No hay demasiadas opciones aún. Siempre fuimos tradicionales con el tema de las medias. Hace algunos años estaban de moda las medias de red cortas, eran objetos de deseo, y no se encontraban. Ahora hay”.


Y no solo hay de esas. La media dejó de ser una prenda a la que no se le da mucha importancia, tapada entre el pantalón y el calzado. Así como pasa también con la ropa interior, la variedad es mucho más grande, y quizás más aún que en el caso de calzoncillos o bombachas.

Ahora hay medias de colores, con rayas y con estampados. Con dibujos de pizzas, con la cara de un Muppet, con Oliver Atom de los Supercampeones, con Moria Casán, con el logo de Star Wars, con lunares, con frases, con Bart Simpson, con flamencos. Todos esos son dibujos y diseños que se pueden encontrar en locales, ferias y catálogos de emprendimientos uruguayos, que hacen de la media un nuevo accesorio, con más personalización y detalle que el tradicional. 


Aunque lejos está de tratarse de un boom. De acuerdo a San Juan, “a partir de la llegada a Uruguay de tiendas como Forever 21 y H&M empezó a romperse el esquema, y para las nuevas generaciones hay opciones como para tomar más riesgos con las medias, además de que son baratas. Pero acá no hay aún una cultura de la media”. 

 

$ 150 cuestan las medias más caras en H&M Uruguay, aunque también se pueden encontrar otras a precios más bajos. 


El fenómeno no es solo local. En diciembre de 2017 la revista Elle afirmaba que “hemos ingresado en la era de la media como elemento de moda”, planteando que algunas de las firmas destacadas del mundo de la moda como Kenzo y Gucci comenzaron a prestar mayor atención a estas prendas, tanto en las pasarelas como en sus catálogos. Claro que, al tratarse de grifas prestigiosas, el par de medias podía llegar a valer en ese momento US$ 625. Una muestra más de que ya no es una prenda sin importancia.  

 

“A partir de la llegada a Uruguay de tiendas como Forever 21 y H&M empezó a romperse el esquema, y para las nuevas generaciones hay opciones como para tomar más riesgos con las medias. Pero acá no hay aún una cultura de la media” 
Rosario San Juan
Productora de Moda y estilista


En ese artículo, Abigail Lorick, directora de diseño de Stance, una marca de medias que ha trabajado con Rihanna y Willow Smith (hija del actor Will Smith) para sus creaciones decía: “De repente, no son solo un complemento para un conjunto, son las que hacen el conjunto”. 


Su colega Paula Maso, de Happy Socks, otra marca estadounidense de medias, señalaba que detrás de este mayor interés por lo que hay debajo del pantalón y el zapato hay un deseo de resaltar el individualismo y la identidad propia. “Cada detalle del vestuario de una persona se está convirtiendo en algo propio. La gente está haciendo un esfuerzo nuevamente, y está bien mostrarlo, incluso en las medias”. 


Maso destacaba que sucedía tanto con hombres como mujeres, que recurren a estas prendas para mostrar que se tiene un lado divertido.
Basta ver a uno de los grandes ejemplos de usuarios de medias que salen de lo tradicional: el primer ministro canadiense Justin Trudeau. En mayo de 2017 llamó la atención por recibir a su par irlandés portando una media diferente de la otra: una mostraba a R2-D2 y la otra a C-3PO, los dos robots de Star Wars


Al mes siguiente llevó medias que tenían la bandera de la OTAN a una reunión de ese organismo; usó un par con los colores del arcoíris y la frase “Eid Mubarak”, el saludo musulmán de fin del mes de ramadán para celebrar tanto esa festividad como el desfile del orgullo gay en Toronto, y en el foro económico de Davos de 2018 mantuvo una charla junto a la activista paquistaní Malala Yousafzai con un par de medias violetas con patitos amarillos. 


El príncipe Harry de Inglaterra y el cantante canadiense Justin Bieber también han usado medias coloridas en apariciones públicas, a veces para defender causas particulares, otras por una simple cuestión estética.   


En Montevideo


Joanna Kurz estaba convencida de que se iba a “clavar” con todas las medias que tenía. A fines de 2016 empezó con una amiga que vive en Buenos Aires el proyecto Socks.MVD, con el que importa las medias, producidas en Argentina. Había llegado la primera tanda y estaba segura de que no las iba a vender.  


Terminó ocurriendo todo lo contrario, y hoy el ritmo de ventas es muy bueno, considera, con algunos de sus 100 modelos que se agotan en cuanto están disponibles. 


Entre los más populares están los que retratan a celebridades de la farándula argentina, como Ricardo Fort, Mirtha Legrand y Moria Casán. También las medias con la bandera de la diversidad, las de bandas de música y diseños muy coloridos. 


“Lo más raro es lo que más se busca. Eso y después las que tienen elementos más trendy, más de moda”, contó Kurz.  


Los diseños se hacen tanto a pedido como por iniciativa suya y de su socia con base en sus gustos. “No vamos tanto por lo que se usa por ahí, sino que apuntamos más a lo friki. Combinamos lo que se vende, lo que se busca y lo que nos gusta”, explicó la responsable de Socks.MVD. 


“La media era algo que no se mostraba, ahora sí, incluso se nota en cosas como que se venden mucho más los modelos de media caña que los soquetes, para que se vea bien la media y el diseño” 
Joanna Kurz
Socks.MVD


Aclara que los pedidos no son individuales, sino que deben ser de distintos clientes, y con temáticas que se puedan agregar a la lista de modelos en venta. 


De todas maneras, este emprendimiento es uno de los pocos lugares especializados en este tipo de medias.  

$230 es el precio de cada par de medias en Socks.MVD, y $ 210 en el caso de los soquetes.
Ausencia de oferta


Si bien son pocos, la mayor cantidad de propuestas con respecto a la existente algunos años atrás abre la puerta para un público ávido por este tipo de medias, u otro que se anime a usar algo por fuera de lo común. 


San Juan comenta que esta mayor presencia “incentiva el consumo y la aparición de otras opciones, porque incluso otras empresas ya instaladas desde antes en Uruguay no tenían medias como estas. Ahora se puede ser más jugado, está buenísimo, es solo animarse”, consideró. Igual, no todo es tan sencillo, porque si bien están disponibles, no hay una abundancia de propuestas ni un fervor por estas medias.


Para San Juan, el dilema tiene más que ver con la oferta que con la demanda. “No podemos saber si hay una demanda porque no hay propuestas, entonces no hay un mercado establecido. Pero vas viendo gente que se empieza a animar”. 


Kurz agrega que “hay un mayor interés por personalizarse e identificarse individualmente”. Por eso este tipo de oferta es más habitual. “La media era algo que no se mostraba”, dice, “ahora sí, incluso se nota en cosas como que se venden mucho más los modelos de media caña que los soquetes, para que se vea bien la media y el diseño”. 


A medida que se va tomando coraje, la media adopta un nuevo rol en el ropero. Ya no es agarrar el par más limpio o el más cercano. Las tías y abuelas siguen regalando en las fiestas, pero ahora los pares nuevos tienen flamencos. 
 

Justin Trudeau


El primer ministro canadiense convirtió sus medias en un fenómeno viral. En distintos eventos (desde el Foro de Davos hasta encuentros con mandatarios) usó medias estampadas, con diseños llamativos, como patos o personajes de Star Wars. 

Venta local


Socks.MVD ofrece en su catálogo medias con diseños vinculados a series, películas, dibujos animados y hasta personajes de la farándula argentina, como Ricardo Fort, Moria Casán y Mirtha Legrand. El proyecto cuenta con 100 diseños.  

Can can


La diseñadora uruguaya Cecilia Leites es la responsable de Âme Design, que ofrece medias cancán estampadas. Los modelos y las compras pueden realizarse a través de su cuenta de Instagram (@ame_design_). 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...