Mundo > GOBIERNO CUESTIONADO

Las preguntas y respuestas para entender qué está pasando en Venezuela

¿Por qué Guaidó reclama la Presidencia? ¿Por qué no es sencillo que asuma? ¿Hubo secuestro o una puesta en escena?

Tiempo de lectura: -'

14 de enero de 2019 a las 15:24

A partir de la asunción el pasado 10 de enero de Nicolás Maduro como presidente de Venezuela por segunda vez, se abrió un debate a nivel internacional sobre la legitimidad de su presidencia. La OEA y varios países de América lo consideran ilegítimo –solo cuatro presidentes fueron a su asunción: los de Bolivia, Cuba, El Salvador y Nicaragua- y la figura del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, comenzó a crecer como quien debe asumir el mando en el país. La oposición considera que la votación que llevó a Maduro al poder fue ilegítima y parte de ese grupo considera que, por tanto, hay un vacío de poder que debe ser llenado, según la Constitución, por quien preside la Asamblea hasta que se concreten nuevas elecciones.

Pero el asunto no es tan sencillo y las respuestas en distintos puntos aún son dudosas. Por el momento, las protestas contra Maduro ya comenzaron en Venezuela y se prepara una manifestación masiva para el próximo 23 de enero.

 

¿Por qué se consideran ilegítimas las últimas elecciones en Venezuela?

El presidente chavista Nicolás Maduro fue reelecto el pasado 20 de mayo en comicios boicoteados por los principales partidos opositores, que los denunciaron como un fraude, y desconocidos por Estados Unidos, la Unión Europea y varios países latinoamericanos.

Ante una oposición fracturada, la Asamblea Constituyente decidió en enero del año pasado adelantar las presidenciales, con Maduro como candidato. (En julio de 2017, después de las protestas que dejaron centenas de muertos, se realizó la cuestionada elección de una Asamblea Constituyente con poder absoluto y totalmente oficialista, que sustituyó en la práctica al Parlamento y fue desconocida por varios gobiernos).

Las autoridades fijaron las elecciones para el 20 de mayo. La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) decidió boicotear esas elecciones y advirtió que eran un "fraude". El opositor Henri Falcón, disidente del chavismo, se desmarcó y lanzó su candidatura.

Maduro fue reelegido con 68% de votos y la mayor abstención en unas presidenciales (52%) en la historia democrática venezolana.

El pasado jueves, Maduro juró para un segundo mandato de seis años ante el Tribunal Supremo de Justicia, en lugar de hacerlo frente al Parlamento como dicta la ley. La corte, de línea oficialista, considera nulas todas las decisiones de la cámara tras declararla en desacato en 2016.

El jueves, mientras era juramentado, la OEA aprobó una resolución que lo declara ilegítimo. Varios países se sumaron a esa postura.

¿Por qué el diputado Guaidó pide la Presidencia?

La oposición venezolana, ahora encabezada por Juan Guaidó, no reconoce las últimas elecciones nacionales y las considera ilegítimas.

Guaidó advierte que la respuesta a su reclamo está en los artículos 233, 333 y 350 de la Constitución, que señalan que ante el vacío de poder, quien debe asumir la presidencia hasta que se concreten nuevas elecciones es el presidente de la Asamblea Nacional. El principal argumento para declarar su voluntad de tomar el poder es que, para los opositores, el período presidencial de Nicolás Maduro terminó formalmente el jueves 10 de enero de este año.

El artículo 233 indica que ante la falta de presidente se procederá a una nueva elección en los 30 días siguientes. Mientras, quien debe tomar la Presidencia es el presidente de la Asamblea Nacional.

Estos mismos argumentos son los que sostiene José Vicente Haro, abogado constitucionalista y presidente de la Asociación Venezolana de Derecho Constitucional, quien dijo a CNN que "Venezuela tiene formalmente un presidente encargado de la república que es Juan Guaidó, quien como presidente de la Asamblea ha manifestado su voluntad de asumir de presidente encargado de la República Bolivariana de Venezuela".

De todas formas, para poder asumir como presidente, Juan Guaidó debería juramentarse y tomar posesión, tal como lo establece la Constitución venezolana.

"Juan Guaidó ha llegado legítimamente a la situación de presidente encargado de la república. Nominalmente, legítimamente, constitucionalmente, institucionalmente, él es el presidente encargado de la República Bolivariana de Venezuela. Depende de los venezolanos, depende de las Fuerzas Armadas, depende de la comunidad internacional, que él pueda ejercer ese cargo efectivamente", enfatizó Vicente Haro.

 

¿Qué le impide a Guaidó asumir la Presidencia?

De todas formas, no es tan sencillo que el diputado asuma la Presidencia. ¿Cómo lo haría?

El propio político opositor al régimen de Maduro, Henrique Capriles, se ha manifestado en contra de quienes reclaman que Guaidó asuma el poder. "Debemos exigirles que expliquen a los venezolanos cómo es que pretenden arrebatarle el Poder a quien lo ejerce de manera ilegítima sin el apoyo de la Fuerza Armada, por ejemplo. O al menos sin generar una importante fractura interna dentro de esa estructura que hoy agrupa a quienes tienen el monopolio del poder de fuego. Hablando en criollo, piden que se asuma el gobierno sin tener el poder físico para hacerlo", escribió.

En ese sentido, parte de la oposición venezolana apuesta a la presión internacional y al aislamiento que día a día crece en torno a Maduro, para lograr así su salida del poder.

 

Maduro asumió, pero ¿qué pasa con la diplomacia?

Para el politólogo Carlos Romero, "no hay consenso interno de hasta dónde se puede llegar en el desconocimiento" de Maduro, a quien el alto mando militar le reiteró lealtad tras su asunción.  

"No quisiera estar en la camisa de Guaidó (...) Él estaría esperando un pronunciamiento militar. Le está dando largas al asunto, pero tiene razón, no se puede llevar al país a una nueva frustración", declaró Romero a la AFP.

Pero no hay una respuesta sólida aún sobre la legalidad de una u otra postura, ya que ambas tienen su contracara.

William Brownfield, exembajador de Estados Unidos en Venezuela, reconoció que aunque legalmente existen bases para considerar los argumentos de la oposición sobre la legalidad de un gobierno alternativo, la realidad es otra. "Hay momentos en los cuales un argumento legal, una postura legal tiene que enfrentarse al mundo real", dijo Brownfield, diplomático de carrera que también fue embajador en Colombia y Chile.

"Guaidó está muy pero muy restringido en lo que se le va a permitir hacer dentro de Venezuela", explicó, argumentando que si cruza cualquier "línea roja" tiene muchas posibilidades de terminar en prisión.

Para Michael Camilleri, especialista en políticas públicas del centro de análisis Diálogo Interamericano, con sede en Washington, queda abierta una interrogante diplomática.

"Vamos a tener que ver si los países que no reconocieron el nuevo mandato de Maduro y su legitilimidad como presidente también reconocen al presidente de la Asamblea Nacional como el presidente legítimo de Venezuela y comienzan a tratarlo como tal", dijo a la AFP.

 

¿Puesta en escena o quiebre en el chavismo?

El gobierno de Venezuela se desmarcó de la detención del presidente Guaidó y aseguró que se trató de una decisión "unilateral" de funcionarios del Servicio de Inteligencia (SEBIN).

"Nos enteramos que se había dado una situación irregular donde un grupo de funcionarios actuando de manera unilateral realizaron un procedimiento irregular contra el diputado Juan Guaidó", dijo el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez. Calificó la detención como un "show mediático" y un "falso positivo" que busca desestabilizar el gobierno de Maduro.

"Esos funcionarios que se prestaron para este show contra el normal desenvolvimiento de la vida en la República están siendo destituidos y sometidos a un procedimiento disciplinario más estricto para establecer si es que se prestaron para este tipo de situaciones", dijo.

Sin embargo, Guaidó sigue firme en su postura de que fue un secuestro y advirtió un posible quiebre en el chavismo. "Si Jorge Rodríguez dijo que era espontáneo entonces Maduro ya no controla las Fuerzas Armadas, porque se rompió la cadena de mando (...) ¿quién comanda hoy el régimen?, si ya reconocen que no controlan los organismos de seguridad del Estado tienen un problema muy grave en Miraflores", expresó Guaidó.

 

¿Qué va a hacer la oposición para intentar quedarse con el poder?

El Parlamento venezolano, de mayoría opositora, convocó a marchar el 23 de enero para impulsar "un gobierno de transición" que llame a elecciones presidenciales, tras la juramentación de Nicolás Maduro para un nuevo mandato que considera ilegítimo. Es una fecha emblemática ya que ese día en 1958, cayó la dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez.

Guaidó dijo que la Constitución le da legitimidad para asumir el poder en una transición tras haber declarado a Maduro como "usurpador", pero para ello pidió movilizaciones de calle y apoyo de la Fuerza Armada.

"¿Es suficiente apegarnos a la Constitución en (una) dictadura? No. Deben ser el pueblo de Venezuela, la Fuerza Armada y la comunidad internacional las que nos lleven a asumir", expresó Guaidó.

En principio ese es el primer paso. El apoyo fuera de fronteras ya quedó explícito.

 

 

El Observador y AFP

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...