Espectáculos y Cultura > TV y streaming

Las series que rompen con el tabú de las enfermedades mentales

Bipolaridad, esquizofrenia, ansiedad, depresión; estos trastornos se retratan en las series que consumimos día a día

Tiempo de lectura: -'

24 de octubre de 2018 a las 05:01

Jack Nicholson, en las vísperas de su lobotomización, agita a un manicomio regenteado por la enfermera más terrible del mundo en Atrapado sin salida. Anthony Perkins desdobla su personalidad y le rinde culto a la muerte con el beneplácito de su madre en Psicosis. Christian Bale lucha con un insomnio que lo destruye mental y físicamente en El maquinista. La esquizofrenia de Russell Crowe obstaculiza su camino al premio Nobel en Una mente maravillosa. La ansiedad y la depresión carcomen a Jennifer Lawrence en El lado luminoso de la vida. Las alucinaciones crónicas persiguen a una atormentada Natalie Portman en El cisne negro.

En el cine los desordenes mentales tienen referencias contundentes todos los años. Con más o menos preponderancia, estos atraviesan su historia y se cuelan con frecuencia entre las ceremonias de premiación. En general, cuando un actor o actriz logra bajar al pozo psiquiátrico que suponen estas interpretaciones, se le reconoce su valentía y se le da una estatuilla dorada, algo que no hace más que reafirmar que este tipo de enfermedades siguen siendo territorios plagados de barreras y tinieblas y que abordarlas desde la ficción supone un reto importante. Confirman, también, que son oscuridades de las que luego puede ser muy complicado salir, tanto que hasta se crean historias en torno a determinados papeles. Eso sucedió, por ejemplo, tras la muerte de Heath Ledger, ya que se dijo que su interpretación del Guasón en El caballero de la noche lo había perturbado tanto que se terminó suicidando, algo que luego fue relegado a la categoría de leyenda urbana.

Pero si interpretar un personaje con algún tipo de desorden mental en una película es complicado, sostenerlo durante toda una temporada –o varias– en una ficción puede significar intentar saltar un muro infranqueable. Tal vez es por eso que hasta hace algunos años se podían encontrar contados ejemplos de series que retrataran este tipo de patologías en televisión. Sin embargo, esos miedos parecen haberse ido perdiendo y hoy, en el superpoblado mercado de las series, hay varios protagonistas que pueden encajar dentro de las características del autismo, la esquizofrenia, la depresión, la bipolaridad o los diferentes tipos de trastornos obsesivos compulsivos.

Depresión, esquizofrenia y EPT

Uno de los referentes de la ansiedad y la depresión en la ficción actual es un caballo que habla. En BoJack Horseman, el personaje que da nombre a la serie pasa ahogando sus fracasos en el alcohol, las drogas y la autocomplacencia, y con más o menos cercanía siempre está rondando la idea de su suicidio. A BoJack, un personaje mucho más complejo de lo que un par de capítulos seguidos pueden mostrar, la falta de autoestima termina lastimándolo aún más que las continuas batallas perdidas contra sus adicciones. Otro caso de ansiedad, mezclado con trastornos obsesivos compulsivos, es el del personaje de Hannah Horvath (Lena Dunham) en la serie de HBO Girls.

La depresión también se aborda en la reciente Maniac, donde el personaje interpretado por Jonah Hill toca fondo en más de una ocasión. Sin embargo, en su caso también se cruzan síntomas de esquizofrenia, lo que lo convierte en un caso más complejo y que lo tapa de inseguridades y problemas de relacionamiento. 

Esta enfermedad también está presente en los superhéroes; David Haller, protagonista de Legión, por ejemplo, pasa años encerrado en un manicomio por sus ataques esquizofrénicos. Durante el tiempo en el que pasa internado, Haller sufre episodios de cólera desenfrenada, visiones que lo aterrorizan y contundentes cócteles de medicamentos. Sin embargo, en su caso la esquizofrenia tiene una causa concreta: es el mutante más poderoso del mundo y sus problemas son consecuencia de su enorme poder.

Otros héroes de la ficción también han sabido lidiar con diversos trastornos de la mente. Uno de esos casos es Jessica Jones, la heroína de Marvel y Netflix, que pasa una temporada completa lidiando con su estrés postraumático tras ser abusada sexualmente.

Pero uno de los personajes que más dimensiones le agregó al retrato de las enfermedades mentales en las series es Elliot Alderson, interpretado por Rami Malek en Mr. Robot. Elliot posee varios trastornos de la mente, los que comulga con una inteligencia excepcional para hackear sistemas informáticos. Entre otras cosas, su personaje sufre de trastorno de ansiedad social, identidad disociativa y depresión clínica, a lo que se suman episodios alucinógenos y de paranoia. 

Bipolares y autistas

Una de las series pioneras en este tipo de abordajes fue Homeland que, a través de la actriz Claire Danes, presentó a un personaje con trastorno bipolar. Carrie Mathison –así se llama la mujer de la ficción– es una agente que además de lidiar con tramas de contraespionaje internacional, debe controlar sus continuos cambios de humor y estado de ánimo, lo que la lleva a consumir unas dosis bastante realistas de clozapina, litio, nortriptilina y clonazepam. 

El autismo, por su parte, también tiene exponentes recientes. La serie Atypical es una de ellas, ya que centra su trama alrededor de un adolescente con un determinado grado de autismo que debe enfrentar una serie de retos inherentes a su edad. The Good Doctor, por su parte, es una de las series mejor valoradas de la televisión estadounidense y tiene al actor Freddie Highmore como un joven médico que trata de acompasar su oficio con el autismo y el síndrome del sabio.

La lista de series que abordan de manera importante estos trastornos, sin embargo, no termina con esta producción. Se podrían anexar, también, Lady Dynamite, Crazy Ex-girlfriend, The Big Bang Theory, Umbreakable Kimmy Schmidt, This is us, United States of Tara y Shameless. Y es probable que todavía se agreguen más, porque como se ha demostrado, la ficción en televisión (o streaming) tiene cada vez menos reparos a la hora de saltar el muro de los trastornos mentales.
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...