Emprendedores > EMPRENDEDORES

Los 11 errores que no se pueden cometer con un inversor

En la carrera de todo emprendedor esta figura es clave para dar el salto

Tiempo de lectura: -'

16 de octubre de 2017 a las 05:00

Por Ricardo Frechou - CEO y Co-Fundador de InfoCasas

En la carrera de todo emprendedor hay una figura que es clave para dar el salto: el inversor. En el caso de InfoCasas, desde el comienzo supimos que si queríamos apuntar alto, íbamos a necesitar el impulso de inversores que creyeran en nuestro emprendimiento. Conectar con posibles inversores no es tarea fácil: lleva muchas horas generando redes de contacto, esperando mails, preparando presentaciones, teniendo reuniones a veces en un idioma que no es el propio.

En ese proceso, hay muchos aprendizajes que nos sirven para cada vez estar mejor preparados y entablar vínculos de trabajo con mayor confianza. Hoy comparto parte de mi experiencia al tratar con inversores, que pueden servir a emprendedores a la hora de hacer el pitch de su proyecto.

Error 1. Enviar una presentación o plan antes de que lo soliciten

Los inversores reciben decenas si no cientos de emails por día, que muchas veces descartan sin filtro. Antes de enviar una propuesta, es recomendable tener un contacto previo para asegurarnos que van a leerla.

Error 2. Llegar tarde

Generalmente los inversores son personas que valoran mucho el tiempo. Llegar aunque sea unos minutos tarde una vez que te dan una oportunidad puede ser fatal.

Error 3. Usar el celular en una reunión

Cuando nos reunimos con el CEO de Frontier Digital Ventures, lo primero que nos dijo fue: "celulares afuera". Vivimos en un día a día cargado de estímulos, a veces más pendientes del celular que de la persona que tenemos en frente. Para sacar el máximo provecho de un encuentro cara a cara, es importante dejar cualquier distracción al margen.

Error 4. No hacer research previo

Cuando llega un posible socio que no conoce bien lo que hacemos, muy difícilmente lleguemos a concretar un acuerdo. Hay que ir a una reunión sabiendo todo lo que podamos sobre el grupo y las personas con quienes nos vamos a reunir.

Error 5. No ensayar un pitch

La elocuencia es algo que se entrena con el tiempo, pero no siempre es fácil al principio. Incluso los mejores speakers del mundo ensayan previamente lo que van a decir y cómo lo dirán. Una buena técnica para mostrarnos más seguros es escribir la presentación y practicar el speech en voz alta, naturalizando lo que escribimos como si se lo contáramos a un amigo.

Error 6. Hablar exclusivamente del proyecto

Muchas veces las ideas o proyectos mutan, y los inversores lo saben. Por eso, en gran parte de los casos, prefieren más invertir en un equipo que en una idea. Es recomendable no aferrarse solo a una idea y defender más el potencial de un equipo para llegar lejos.

Error 7. Ir con todo el equipo, y que sólo hable el CEO

Si vas con parte del equipo a una reunión y el único que habla es el CEO, los inversores no tendrán cómo saber si los demás integrantes son buenos. La clave es combinar fortalezas para que cada uno hable sobre su área y, de nuevo, preparar bien cada pitch para que no haya la mínima contradicción.

Error 8. Descuidar la presentación

Cada detalle cuenta, y mucho. Podemos tener un equipo con los 150 mejores profesionales del país, una proyección de crecimiento con todos los porcentajes exactamente calculados, pero si no lo presentamos de manera clara y cuidada, difícilmente generemos una buena impresión. Una buena presentación con material visual y gráfico para las reuniones puede marcar la diferencia. Para los grupos inversores con los que trabajamos en InfoCasas, mostrar una presentación profesional fue un plus que ayudó mucho a inclinar la balanza.

Error 9. Ser extremadamente formales

El tono del trato con un inversionista depende de la personalidad de nuestro interlocutor (y de la nuestra). A mí me gusta mucho el humor como recurso, y siempre intento que los encuentros sean distendidos para que sean más disfrutables.

Error 10. Creer que el inversionista solo puede aportar capital

Un inversor no es un apostador. Trabajar con un inversor no es cambiar una idea por un capital: es unir visiones, experiencias y esfuerzos para trazar objetivos comunes. Es importante estar abiertos a lo que nos puedan aportar y generar una dinámica de equipo.

Error 11. No explicar en qué vamos a invertir el capital

Aunque es un error pensar que los inversores solo pueden aportarnos capital, un error igual de grave es no mencionar para nada el dinero. Los inversores quieren saber en qué vamos a invertir su capital, y por eso es fundamental explicar por qué necesitamos esa inversión e ir con la proyección clara y razonable de a qué se destinarán los fondos obtenidos.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.