Agro > EMERGENCIA AGROPECUARIA

Los 18 planteos y cuatro proyectos que Un Solo Uruguay trasladó al MGAP por la sequía

"La mejor herramienta es la prevención", expuso USU como mensaje en un documento que envió por correo electrónico al ministro y al subsecretario

Tiempo de lectura: -'

20 de abril de 2020 a las 18:22

El movimiento Un Solo Uruguay (USU) envió este lunes al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGP), vía correo electrónico, un extenso documento en el que se analizan los impactos de la reciente sequía y se propone un conjunto de 18 medidas “puntuales”, más cuatro proyectos “de largo plazo” que tienen por objetivo darle “sustento” a la producción agropecuaria.

Desde USU se indicó a El Observador que el documento, en formato PDF, fue enviado al ministro Carlos María Uriarte y al subsecretario Juan Ignacio Buffa. "La mejor herramienta es la prevención", es una de las frases que USU incluyó en el mencionado trabajo.

Eliminar la categorización del producto afectado con base en su escala; diferir pagos de DGI, BPS y contribución hasta seis meses pasada la emergencia climática; suspender cortes de energía eléctrica; exoneración de IVA a los fletes que se realicen para traslado de fardos; y poner maquinaria de distintos organismos del Estado para construcción y mejora de tajamares, y realización de pozos, con costo operativo a cuenta del productor, son algunas de las propuestas (ver el texto completo más adelante).

El documento, titulado “La sequía en el sector agropecuario como situación estructural”, según se explicó desde USU, “pretende ser una herramienta que permita aportar un enfoque diferente en el abordaje de las emergencias climáticas. La batería de medidas planteadas en el mismo son un resumen de la idea, quedando a disposición para poder profundizar en los puntos que se entienda pertinente”.

También se explicó que para la elaboración del trabajo se tuvo en cuenta aportes de productores e integrantes del movimiento de todas las mesas departamentales del país.

Los planteos

  1. Eliminar la categorización de productores afectados de acuerdo a la escala en el entendido que la sequía golpea a la producción en general y a todo productor o empresa que la padece.
  2. Dejar abierta de forma permanente la posibilidad de inscripción de los productores como damnificados por la emergencia.
  3. Difusión permanente de los planes y programas existentes en diferentes organismos del estado que pueda aportar a solucionar esta problemática fuera de los períodos de emergencia (ejemplo COMAP).
  4. Rebaja del 18% de la contribución inmobiliaria para el año en que se produce el evento.
  5. Diferir pagos de DGI, BPS y contribución hasta 6 meses pasada la emergencia climática.
  6. Suspender cortes de energía y permitir la refinanciación de deuda a 12 meses luego de terminada la emergencia.
  7. Rebaja del costo del KW durante el periodo, manteniendo el valor de todo el consumo al valor del KW básico.
  8. Corrimiento de 6 meses del pago de las cuotas a colonización que caigan dentro del período de seca, con una refinanciación en 3 años.
  9. Eliminar fuera del periodo de riego de cultivos la tasa básica vinculada a la potencia contratada de UTE, cobrando únicamente el consumo para permitir el riego de pasturas y campos naturales de ser necesario.
  10. Agilizar permisos y trámites para la exportación de ganado en pie a los efectos de defender precios y no quedar con la industria como única herramienta de bajar carga rápidamente.
  11. Habilitar líneas de créditos blandas, permitiendo utilizar el ganado como prenda y garantía para la compra de raciones y reposición o realización de pasturas.
  12. Exoneración de IVA a los fletes que se realicen para traslado de fardos.
  13. Comercialización de los sub productos generados por ALUR, ya sean pellets o burlanda al costo de producción.
  14. Poner maquinaria de distintos organismos del Estado para construcción y mejora de tajamares, y realización de pozos, con costo operativo a cuenta del productor.
  15. Habilitar una línea de crédito para productores lecheros equivalente a 1500 U$S/3000 lt de leche producidos en el mes para apoyar la necesidad del aumento de uso de raciones o suplementos consecuencia del déficit forrajero.
  16. Reducción de devolución del 50% del FAL hasta 3 meses de terminada la emergencia.
  17. Coordinación por parte del organismo para la realización de fardos en distintas zonas que permitan utilizar la fibra de los rastrojos de arroz u otros cultivos por productores de las zonas afectadas.
  18. Habilitar automáticamente líneas de crédito para refinanciación en los sistemas agrícolas y horti frutícolas, por ser estos los tienen una mayor pérdida directa en tan corto plazo y que genera endeudamientos importantes que afectan rápidamente las cadenas de pago. Estas líneas deberán ser de al menos 3 años.

Los proyectos

  1. Desarrollar a partir de campos de colonización que no están asignados áreas gestionadas por gremiales o grupos de productores locales que tengan como objetivo la generación de reservas forrajeras para estas eventualidades y que actúen como hotel de ganado durante las sequías priorizando las categorías de terneros y recría.
  2. Desarrollar programas de créditos de largo plazo (10-15 años) que favorezcan la incorporación de riego en sistemas pastoriles o cultivos, con eliminación de IVA y otros impuestos que muchas veces inviabilizan la inversión.
  3. Generar fideicomisos de largo plazo que permita recapitalizar e incorporar tecnología en los sistemas productivos nacionales, como herramienta que de competitividad al productor uruguayo. De esta manera se permite a fondos de inversión de distinta índole aportar al desarrollo agropecuario fortaleciendo el entramado social existente.
  4. Generar líneas de seguros agropecuarios que atiendan estas situaciones, seguros que reflejen mejor a los existentes el impacto de los problemas climáticos sobre la producción, tanto en las condiciones disparadoras de los mismos como de costos de las primas respectivas. Más allá de la necesidad de comenzar a implementar varias de estas medidas en la coyuntura actual, todas estas medidas paliativas deben ser promovidas y estimuladas en las situaciones de clima normal cómo forma de prevenir situaciones catastróficas.

Sugieren que se accione con el Sinae

Entre otros aspectos considerados, en el trabajo de USU se indica que "el país (...) cuenta como única estrategia de atención a las emergencias climáticas la declaración por parte del MGAP de dicha situación, y por ende solamente se pone a trabajar los recursos con que esta cartera cuenta o puede movilizar para enfrentar ya sea sequías o inundaciones en el medio productivo. Se entiende que es necesario avanzar en el sentido de generar un sistema nacional que atienda estas emergencias y que permita automáticamente coordinar distintos organismos del Estado para que ante las situaciones extremas se disparen mecanismos de apoyo pre definidos ante la emergencia".

"Probablemente el organismo idóneo para trabajar sobre esto sea el propio Sistema Nacional de Emergencias, Sinae (o se puede conformar un sistema de las mismas características con especificidad agropecuaria), el cual coordina ya emergencias climáticas pero de carácter más urbano, y que nuclea y coordina a un conjunto de organismos y tiene la experiencia necesaria para avanzar en los protocolos, pudiendo implementar nuevos dispositivos para el sector agropecuario incorporando entre los organismos que lo integran al MGAP como actor central de esta área del Sinae".

También se señala que "es fundamental contar con una batería de medidas que sean automáticas ante estos eventos, a los efectos de por una parte darle certidumbre al productor de las herramientas con las que contará en el futuro y que estos mecanismos no serán resorte exclusivo de los gobernantes de turno, transformando la atención a la emergencia en una política de Estado".

Las 18 medidas antes expuestas "son importantes de implementar tanto en el marco del esquema planteado anteriormente, pero serían fundamentales comenzar a aplicar a partir de esta coyuntura de sequía actual. En general la gran mayoría de estas medidas no implican aportes financieros o pérdidas de ingresos para el Estado, si no que se centran en medidas de tiempo y herramientas financieras".

Finalmente, se indica que "este tipo de situaciones genera dos perjuicios, por un lado impacta en los menores niveles productivos, efecto de la falta de agua, y por otro incrementa los costos de producción a esos niveles ya deprimidos, ya sea por necesidad de mayores insumos en el caso de la producción animal, o porque la mayor cantidad de inversión ya se realizó como es el caso de las producciones de origen vegetal".

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...