Opinión > EDITORIAL

Los custodios

Tiempo de lectura: -'

28 de febrero de 2020 a las 22:25

La transición entre el gobierno del Frente Amplio (FA) y el de la coalición multicolor está plagado de rispideces y problemas. A unos les cuesta aceptar que perdieron las elecciones y que se van y los otros demuestran no estar del todo prontos para asumir. Es un dato de la realidad.

Entre las declaraciones antipáticas permanentes del ministro de trabajo saliente Ernesto Murro y la increíble demora en nombrar directores y mandos medios en los ministerios y en otras reparticiones del Estado, el mes de febrero voló con quejas y malestares en ambos lados del mostrador. Es probable que luego de tres gobiernos del FA con mayorías parlamentarias los uruguayos nos habíamos olvidado de poner atención a los detalles de la transición, cosa que no ha sucedido esta vez.

El cambio de gobierno, en este caso, es histórico. La izquierda hegemónica, de mayorías populares y arrogante en su visión de sí misma como única dueña de las verdades universales fue revolcada por el triunfo de Luis Lacalle Pou que supo leer mejor que nadie el cansancio de los uruguayos con el FA en el gobierno, tanto como la predisposición al cambio que se palpaba entre la ciudadanía. A partir de esa lectura paró sobre las virtudes de la alternancia en el poder como concepto, lo que dejó fuera de juego al exintendente Daniel Martínez y sus asesores acostumbrados siempre a ganar hasta con una heladera.

Pero la campaña quedó atrás, en pocas horas asume el gobierno electo con nuevos bríos, metas y desafíos. Queda el FA en la oposición, más maduro, más experimentado por haber gobernado quince años y sabedor de la importancia de cuidar las formas en la vida de la República.

A nadie le puede quedar duda que tras los tres lustros bajo presidencias de la izquierda la democracia uruguaya es más fuerte. Por eso mismo resulta poco serio la discusión de las últimas horas sobre el retiro de la custodia personal del ex ministro del Interior Eduardo Bonomi y su sub secretario, Jorge Vázquez.

Trascendió que Jorge Larrañaga ordenó quitarles la custodia a sus antecesores en la cartera más sensible del país. El tema de la seguridad es la principal preocupación de los uruguayos que asistimos la última década al paulatino deterioro de la convivencia y la irrupción cada vez más pesada del narco y sus métodos sangrientos.

Comete un error Larrañaga al no asignarles custodias policiales a Bonomi y a Vázquez. El mismo sufrió una amenaza de muerte antes de asumir. El horno no está para bollos y lo que menos necesita Uruguay es dejar librados al viento a quienes -en el error o en el acierto- estuvieron enfrentando a la delincuencia, decomisando cargamentos de cocaína y guste o no, dando la cara en la lucha contra los fuera de la ley.

El presidente Tabaré Vázquez solicitó a su sucesor que se mantenga la seguridad policial para Bonomi y Vázquez. Sería una señal de sentido común y hasta de responsabilidad republicana que Larrañaga revea su decisión para evitar la eventualidad jamás deseada de un mal mayor que de suceder, terminaría afectando al nuevo gobierno y la credibilidad del país entero.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...