Nacional > Primera infancia

Los futuros votantes: los uruguayos y una crianza que no sabe de recomendaciones

La atención a la primera infancia es fundamental para la construcción de un ciudadano responsable

Tiempo de lectura: -'

10 de junio de 2018 a las 05:00

Cuando Nicolás Mayes (35) decidió que quería ser papá hubo varios cálculos que no necesitó hacer a diferencia de la enorme mayoría de los uruguayos. Sabido es que a la hora de tener un hijo, el factor económico está presente y es una de las variables que se ponen en la balanza. Pero ese no fue el caso de Mayes.

"Yo nunca puse en la balanza lo económico para decidir si tener o no un hijo", dijo el uruguayo que vive hace siete años vive en Suecia y que es padre de un niño de tres años. "Hablaba con amigos de España y de Uruguay y todos hacían referencia a lo que cuesta", contó.

En Suecia, los padres tienen 16 meses de licencia por el nacimiento de un hijo. De esos 16 meses, en 13 cobran un 80% del sueldo y en los tres restantes reciben un ingreso mínimo. Sin embargo, esos meses no tienen por qué tomarse de corrido, pueden dividirse a gusto de los padres.

"Si al año hay un feriado un miércoles y te querés tomar jueves y viernes para hacer fin de semana largo para estar con tu hijo, podés tomarte la licencia paternal", le contó a El Observador mientras se trasladaba en bicicleta por las calles de Estocolmo desde su trabajo hasta la guardería para levantar a su hijo. Hasta los siete años del niño, la legislación permite que los padres trabajen un 75% del horario para salir antes del trabajo y llegar a buscar a los hijos a guarderías que, a su vez, están subsidiadas y son muy baratas, según cuenta Mayes.

"La posibilidad de extender la licencia maternal depende de factores económicos", dijo Quián

En Uruguay, un país donde cada vez nacen menos niños, las facilidades que otorga el Estado están demasiado lejos de los beneficios que ofrece el país nórdico. Las madres tienen 98 días de licencia (contando los días previos al parto) y reciben el 100% de su salario. Los padres tienen 13 días de licencia con los mismas facilidades. Una vez cumplida la licencia maternal, el padre o la madre puede acceder a medio horario laboral hasta los seis meses de edad del niño. "Los beneficiarios trabajarán medio horario laboral y percibirán un subsidio económico por parte de Banco Previsión Social", según dice la página del banco.

A pesar de que la licencia maternal es de tres meses, el Ministerio de Salud Pública (MSP) recomienda que los recién nacidos se alimenten exclusivamente de leche materna hasta los seis meses. "Lo que nosotros estamos convencidos desde el punto de vista de la salud que los seis meses de lactancia materna exclusiva es de suma importancia", dijo a El Observador el subsecretario del Ministerio de Salud Pública, Jorge Quian, pero reconoció que existe una incoherencia con la legislación vigente.

"La posibilidad de extenderla (la licencia maternal) depende de factores económicos. Podemos dar las recomendaciones científicas pero no podemos solucionar los problemas económicos", lamentó Quian.

En 2017 el BPS destinó US$ 87 millones para subsidiar licencias maternales, paternales y el medio horario, según datos a los que accedió El Observador. Pero el dinero destinado a la seguridad social no parece que vaya a aumentar en el corto plazo. El ministro de Economía, Danilo Astori, ha dicho en reiteradas oportunidades que es necesaria una reforma del sistema de seguridad social porque el déficit que genera es muy importante y Uruguay necesita reducir el déficit fiscal. De todas formas, no se visualizan cambios en el corto plazo.

"La manera de pensar y cuidar a un bebé siembra las bases para un futuro ciudadano responsable", dijo De Souza

Y ese descontento por la duración de la licencia también se traslada a los padres. Siete de cada diez personas opina que la licencia maternal debería durar más tiempo, según el estudio "Uso de licencias parentales y roles de género en el cuidado" del Grupo de Investigación de Sociología de Género de la Universidad de la República.

Ese estudio también revela que solo el 3% de los hombres se toma el medio horario y uno de los motivos que expresan es la lactancia. Es decir, muchas mujeres utilizan el medio horario para completar los seis meses de lactancia materna exclusiva. Quian destacó el medio horario como un avance en ese sentido y también la instalación de las salas de lactancia en los lugares de trabajo. Además, seis de cada diez personas identifican que existen costos asociados al uso de las licencias por este concepto. Y eso es uno de los grandes puntos de diferencia con Suecia, según dice Mayes. "Acá está mal visto que no hagas uso de los beneficios que te otorga la legislación", contó.

Pero ¿por qué es tan importante el vínculo entre la madre y el recién nacido durante los primeros meses de vida? Desde la psicología la respuesta es que la cuestión va más allá de los atributos positivos del amamantamiento desde el punto de vista nutritivo. Hay una cuestión de vínculo y eso tiene que ver tanto con el padre como con la madre.

"La manera de pensar y cuidar a un bebe siembra las bases para un futuro ciudadano responsable, con auto estima preservada y buena capacidad de resolución de conflictos", explicó a El Observador la psicóloga especializada en atención temprana Vanessa De Souza.

US$ 87 millones destinó el Banco de Previsión Social para el subsidio por licencias maternal, paternal y el uso del medio horario previstos en la ley 19.161

Los bebés, según explicó De Souza, necesitan establecer un vinculo de apego seguro con sus adultos referentes ya que esto será el reflejo de como irán manejar sus emociones, su agresividad, el contacto con el otro y las situaciones que tengan que salir adelante, o sea, la habilidad de resiliencia. "Los estudios dicen que, si este apego es inseguro, ambivalente o desorganizado, él puede desarrollar representaciones de hostilidad, agresividad y desconfianza en sus relaciones interpersonales", dijo.

De Souza también señala la incoherencia entre lo que recomienda el MSP (que también es una recomendación de Unicef y de Naciones Unidas) y la extensión de la licencia maternal. "Es necesario reflexionar de qué manera nos estamos organizando para que las madres puedan ejercer la maternidad y cuidar a sus bebés", apuntó.

En las próximas elecciones votarán por primera vez "los hijos de la crisis" del 2002 . Pero hoy se están criando los futuros votantes.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...