Economía y Empresas > EEUU

Los planes de Biden para una economía en crisis

Fuertes estímulos económicos que buscan reactivar la actividad encabezan la agenda de la nueva administración que asume este miércoles en EEUU

Tiempo de lectura: -'

20 de enero de 2021 a las 05:02

Joe Biden asumirá este miércoles como presidente de Estados Unidos, con la tarea de hacer frente a la peor crisis económica del país desde los años de 1930.

El líder demócrata ya esbozó en estos días algunos de los lineamientos principales que seguirá la política económica del nuevo gobierno. Hoy su prioridad se enfoca en superar la recesión de una economía fuertemente golpeada por los efectos de la pandemia de Covid-19, y en ayudar a los sectores sociales más vulnerables.

En esa dirección, Biden propuso recientemente un paquete de estímulos económicos por US$ 1,9 billones (equivalente a casi 9% del PIB), llamado el Plan de Rescate de EEUU, que dará continuidad a otros apoyos ya dados anteriormente por el presidente saliente Donald Trump.

Si el plan recibe el visto bueno del Congreso, donde los demócratas tendrán mayoría, las familias recibirán un nuevo cheque de hasta US$ 1.400 (hoy ya perciben US$ 600). Los desempleados verán extenderse los beneficios que reciben, las escuelas podrán reabrir y muchas personas con hijos podrán volver a buscar empleo, entre otros puntos. Al cierre de año había unos 18 millones de personas que recibían asistencia por desempleo o pérdida de ingresos.

El plan prevé US$ 400 mil millones para hacerle frente al covid-19, US$ 440 mil millones para las pequeñas empresas y otros negocios golpeados por la pandemia, y US$ 1 billón en ayuda a los estadounidenses.

Este plan será seguido de otro para crear empleos "bien pagos" en la manufactura, según prometió durante su campaña. Aunque todavía no se conoce en detalle, la medida incluiría un inversión de US$ 700 mil millones para dar impulso a la industria y crear 5 millones de puestos trabajos, mediante la compra de productos de fabricación nacional.

Para hablar de su proyecto de reactivación, Biden adoptó una retórica similar a la de Trump: el "Made in America". "Imaginen un futuro 'fabricado en Estados Unidos', 'enteramente fabricado en Estados Unidos y de los estadounidenses", lanzó el jueves pasado.

También está en agenda un aumento de impuestos para solventar parte del plan fiscal expansivo, que mayoritariamente será financiado con más endeudamiento público.  Esa corrección abarcaría a las empresas más grandes del país y a las personas que ganan más de US$ 400 mil al año, de acuerdo con lo trascendido en la campaña electoral.  La tasa impositiva a las grandes corporaciones regresaría a 28% después de la baja a 21% ocurrida en la administración Trump.

El papel de Yellen

Será Janet Yellen, como nuevo secretaria del Tesoro -equivalente a ministra de Economía y Finanzas-, quien deberá liderar las negociaciones con los legisladores en nombre del gobierno.

El papel de esta prestigiosa economista, expresidenta de la Reserva Federal, especialista en desempleo, comprometida con el cambio climático y favorable a apoyos económicos amplios, será tratar de que la mayor economía mundial se recupere de su crisis actual.

"A largo plazo, pienso que las ventajas de este plan serán mayores que los costos financieros", destacó Yellen este martes en su audiencia de confirmación ante el Senado.

Los gastos anunciados por Biden podrían chocar con reparos de los republicanos, habitualmente más reacios a una intervención tan amplia del Estado federal como sugieren los demócratas, a pesar de cuatro años de enormes gastos en los que incurrió el gobierno de Trump, con megapaquetes de ayuda que sumaron unos US$ 2,7 billones por la crisis del coronavirus en 2020.

El déficit fiscal de Estados Unidos está en alza y alcanzó entre octubre de 2019 y setiembre de 2020, el último año fiscal cerrado, unos US$ 3,132 billones de dólares, un récord.

Política comercial

En el terreno de la política comercial, Biden ha manifestado intención de regresar a organismos internacionales, como la Organización Mundial del Comercio, y también de contrarrestar prácticas desleales de China en ese terreno.

El futuro gobierno utilizará todas las herramientas disponibles contra las "prácticas abusivas, injustas e ilegales de China" que afectan a la economía estadounidense, declaró Yellen este martes en el Congreso.

En respuesta a preguntas del Comité de Finanzas del Senado, Yellen señaló que China ha venido perjudicando a empresas estadounidenses con una serie de políticas que incluyen subsidios ilegales, dumping (venta por debajo del costo) de productos, robo de propiedad intelectual y barreras de ingreso a productos norteamericanos.

¿Qué puede esperar Uruguay?

Para Uruguay no habrá un cambio importante desde el punto de vista de las relaciones comerciales con EEUU, pero sí mucho para hacer si se quiere levantar el comercio con ese país. Analistas consultados por El Observador han coincidido en que ni América Latina ni Uruguay son una prioridad para la nueva administración que tendrá su mira en asuntos internos y en una escena internacional más amplia, en función de sus intereses prevalentes que están bastante lejos de esta región.

(El Observador y AFP)

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...