Estilo de vida > Comportamiento

Mala conducta, pirotecnia, viajes, separaciones: ¿sirve la homeopatía para mascotas?

Las terapias florales y una mirada distinta de la enfermedad

Tiempo de lectura: -'

19 de diciembre de 2019 a las 05:02

Desde tiempos inmemoriales, sí, pero también cada vez más, las mascotas son pieza importante de muchas familias. Casi como un hijo más, con todo lo que eso significa. Y eso hace también que la mirada sobre esos integrantes de los hogares tenga un peso mayor que en otros tiempos, cuando el perro solo estaba para ahuyentar posibles ladrones y el gato para espantar o cazar ratones.

Pero la inclusión de estos animales en las familias no siempre es completamente exitosa. En ocasiones aparecen dificultades en el comportamiento, peleas con otras mascotas que complican la convivencia, e incluso enfermedades sin una explicación clara.

Y las terapias alternativas, al igual que en los humanos, tienen gran cantidad de adeptos, o al menos personas que se dan la oportunidad de probar y también hacerlo con sus mascotas. No solo ante enfermedades y conductas inadecuadas, sino también ante situaciones de estrés, viajes, pirotecnia en las fiestas de fin de año e incluso en la preparación para la muerte.

"Hay muchas cosas que tienen que ver con las emociones y las personas me cuentan comportamientos o conductas que me empiezan a referir cosas, que pueden ser disparadores" de esas conductas, contó a El Observador Juan Grosso, terapeuta holístico que se especializa en animales.

"La diferencia es que ellos no pueden contar lo que les pasa. Pero con lo que me cuenta a mí el humano yo puedo empezar a tratar al animal", indicó Grosso, que se autodefine como "un veterinario frustrado", ya que a pesar de haber querido cursar esa carrera distintas circunstancias de la vida no se lo permitieron, y por eso tampoco se mete en esa área. Su tarea va por otro lado, por el de tratar a los animales con homeopatía para mejorar su calidad de vida. Y asegura que lo logra.

Antes de empezar a dedicarse a esto, Grosso, que además es enfermero, ya tomaba flores de Bach. Incluso había hecho el curso de flores unos años atrás. Ante una situación puntual de conducta entre sus perros, empezó a plantearse la posibilidad de investigar si había algo del estilo para utilizar en animales. Y además, que no llevara a un enfrentamiento ni malos entendidos con los veterinarios. Pero todo esto llevó un tiempo, ya que había poca experiencia en el tema, cuenta el hoy terapeuta holístico. Primero hizo un curso en Argentina y luego tomó clases en Uruguay con un veterinario que conocía del tema. Después vinieron cursos online, viajes y más capacitaciones.

Grosso plantea, en palabras de Edward Bach, que "la enfermedad es el cúmulo de emociones mal canalizadas o no expresadas" en muchas ocasiones,  y que lo que separa en esto al humano del animal es la posibilidad de expresarlo en palabras.

Cómo es el trabajo

"El tema acá es interpretar qué le pasa al animal. Yo me involucro mucho,  a veces sugiero que consulten determinadas cosas con sus veterinarios. Esto es complementario a la veterinaria y yo no me meto. Lo que hace la holística es mirar la enfermedad desde otro lugar. Hay muchas cosas que tienen que ver con las emociones y las personas me cuentan comportamientos o conductas que me empiezan a referir cosas, que pueden ser disparadores", explicó Grosso.

Entonces su trabajo consiste en escuchar –o leer, también hay quienes lo consultan por mail- a los dueños de las mascotas y a partir de sus relatos tratar de entender al animal. Va a domicilio, está con los animales, pregunta y repregunta hasta intentar encontrar la causa. Y entonces ahí evalúa qué tipo de tratamiento es el adecuado. La historia del animal, de su llegada al mundo y a ese hogar es clave, porque según él, determina mucho de lo que suceda a futuro.

Las consultas más frecuentes tienen que ver con la conducta y Grosso considera que mucho de eso tiene que ver con la "humanización" de los animales. "Ahora tenemos cualquier animal en cualquier lugar, y no se puede tener un gran danés, un dogo de burdeos o un ovejero alemán en un apartamento. La gente te dice que son hogareños, pero ese perro instintivamente necesita otra cosa. Vas a casas que te dicen que el perro vive haciendo pozos, y claro, es que en su información genética está que son cazadores", reflexionó.

Además está el tema de los cambios, que los animales, en general, no manejan bien. Los perros, según Grosso, se adaptan mejor, pero a los gatos les cuesta más. Una vez realizada la evaluación Grosso define el tratamiento y asegura que en muchos casos los cambios se empiezan a ver, de a poco, en una semana o diez días. Claro que hay casos que requieren más trabajo.

Duelos

Grosso trabaja especialmente en situaciones de duelo y esto parte también de una experiencia personal en sus años de enfermero. Allí empezó a vincularse con el tema de la muerte y cuando comenzó su trabajo con animales también incluyó las flores en estos momentos. Y una vez más, considera que el problema está en los humanos. "Hay mucho para corregir. Al animal lo tenés que dejar tranquilo, darle espacio. Algunos se esconden, en los gatos es muy frecuente. El humano en general no quiere que el animal muera, que pase a otro plano, pero hay que dejar que el animal vaya a donde quiera, que esté tranquilo", explicó. En esos casos Grosso utiliza esencias que "funcionan para el shock, para el momento" y en esos casos también aplica sus conocimientos en los humanos. "El acompañamiento en muerte es eso, acompañar al animal, dar indicaciones de cómo hacerlo. Yo planteo que se despidan de un lugar positivo, desde todo lo que vivieron bueno con el animal. Y al animal darle esencias para que encuentre el camino del tránsito a la muerte".

El terapeuta tiene un sitio web, Botica Animal, en el que relata su forma de trabajo y las distintas alternativas que maneja para que la vida con los animales sea armónica y disfrutable.

"La mejor forma que tienen estos sistemas, ante los detractores, es que funcionan", concluyó Grosso.

 

Campaña contra la pirotecnia
La Asociación Protectora de Animales El Refugio busca desincentivar el uso de pirotecnia por los daños que produce en los animales, y para eso inició una campaña de concientización durante este mes, #FestejaSinPirotecnia.
En un video muestra los efectos negativos del uso de fuegos artificiales, como aturdimiento, taquicardia, falta de aire, estrés, pánico, entre otros.
La asociación recomienda que, en caso de que los animales estén inevitablemente expuestos a estos sonidos se los mantenga identificados con las chapitas en los collares y el teléfono del dueño, que se los mantenga en habitaciones cerradas para que se sientan más seguros y evitar así que se escapen y tratar de distraerlos mientras dure la pirotecnia.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...