Cargando...
Marcelo Secco, CEO de Marfrig, explicó la estratégica inversión que el grupo realizó.

Agro > AGRONEGOCIOS

Marfrig se posiciona con mayor énfasis en el mercado de EEUU

La adquisición de National Beef de EEUU le abre una importante posibilidad de expansión

Tiempo de lectura: -'

15 de junio de 2018 a las 05:00

En un mercado cárnico cada vez más globalizado y dinámico, existe una muy buena perspectiva puntual para la exportación de este rubro desde Uruguay, generado por la incorporación de la empresa frigorífica estadounidense National Beef por parte del grupo Marfrig. Esto permitirá incrementar las ventas y llegar –a través del canal local de distribución de esa industria– con carne uruguaya producida a pasto a todo el mercado de ese país. Eso fue destacado a El Observador por el CEO de Marfrig, Marcelo Secco, quien en una entrevista señaló además tener una visión de negocios que se fortalece para el mediano plazo, lo que tiene en cuenta el fuerte crecimiento del mercado chino, según verificó en la reciente feria SIAL China 2018, realizada en Shanghai en mayo.

¿Cómo aprecia el panorama de negocios en el rubro cárnico?
No hay nada que indique que China y otros países asiáticos dejen de ser un motor de demanda importante, por lo que el desafío de los empresarios uruguayos es trabajar en profundidad en esa dirección. Se hacen negocios con China en forma sostenida casi a diario o se consultan detalles con ese objetivo, se hacen ventas nuevas y principalmente se profundizan las relaciones comerciales. En esos negocios, además de colocar carne con hueso, se vende carne terminada en los corrales y también de animales de raza Wagyu, que es un producto muy diferenciado y caro para algunas líneas de cortes.

Considerando la diversidad de productos y procesos, ¿qué otras facetas de interés muestra el mercado chino?
También se venden productos con valor agregado y se discute con los clientes dónde es mejor agregar, si es más conveniente hacerlo en Uruguay –analizando lo caro que es este país por momentos en materia de mano de obra– o en China. Este país muestra a su vez muchas posibilidades de tecnologías chinas de primer nivel, por ejemplo en el rubro de frío o de infraestuctura, incluyendo empresas que están haciendo food service que reciben la carne que importan, la preparan y la comercializan en sus canales de distribución que incluyen ciudades del interior de ese país. Es importante, además, que como empresa Marfrig pueda mostrar carne de Argentina, carne vacuna y de cordero de Uruguay, también de Brasil y próximamente de Estados Unidos mediante la incorporación en julio de la planta de National Beef de ese país, interesando conocer cómo ve China el perfil de la carne americana que se exporta mucho a Japón y Corea, pero poco a China.

¿Marfrig ha seguido concretando otras decisiones empresariales que son estratégicas?
Marfrig compró la mayoría del paquete accionario de National Beef, que es la cuarta empresa frigorífica de Estados Unidos. Se debe tener en cuenta que en cuatro empresas se concentra el 80% de la faena ganadera de ese país. Las otras tres industrias son Tyson, JBS y Cargill. Es una visión de tener toda la cobertura desde las Américas de la generación de carnes para poder ofrecerlas a los mercados del mundo. National Beed es la principal empresa exportadora de carne de Estados Unidos, así como también tiene una presencia muy fuerte en el mercado interno, principalmente en carne terminada a grano. Un concepto de mucho valor que tiene también esta negociación es aprovechar la sinergia en el mercado estadounidense con carne uruguaya producida a pasto, tipo de carne que en Estados Unidos no hay, pero existe un mercado de nicho que desde hace muchos años se está trabajando desde la época de frigorífico Tacuarembó, con carnes orgánicas certificadas primero y luego con Never Ever. De esta manera, se estará provechando la infraestructura que National Beef tiene en todo Estados Unidos y en las costas principalmente, con algunas plantas más pequeñas donde abastece al segmento minorista. Con la empresa americana se estaría aprovechando el conocimiento del mercado interno, que a veces es difícil de llegar, y también a nivel mundial.

En materia de conocimientos y exigencias de mercados se realizó un seminario taller en China. ¿Qué aportes le ha dejado?

En los días previos a la feria SIAL que tuvo lugar en China participamos junto al ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Enzo Benech, y al presidente del Instituto Nacional de Carnes, Federico Stanham, en un seminario con participación de muchos países y en el que se expuso sobre los cambios que está efectuando ese país sobre el control de importación. Todo el trabajo que realizaba la Agencia Nacional de Calidad y su personal pasó ahora a lo que es la Aduana de China. Se pudo conocer en directo toda la operativa del puerto de Shanghai, que es totalmente automatizada. Es un puerto donde todas sus operaciones se hacen en forma automática, incluyendo la descarga de los barcos y carga en los camiones y todo se controla por dos o tres personas mediante software en toda la terminal portuaria. Es un proceso riguroso, muy exigente, que Uruguay lo tiene que conocer para aggiornar sus estándares de procesos industriales de la carne.

¿Y Uruguay está bien posicionado en ese tipo de exigencias?
Es claro que Uruguay tiene una agenda con China muy avanzada en relación a otros competidores. Igualmente, en este seminario hubo una presencia muy fuerte de países europeos, como España, Francia y Dinamarca, porque ellos no tienen la habilitación total para el ingreso de sus proteínas rojas.

¿Se pudo evaluar la competencia que existe en el mercado chino?
El seminario sirvió para medir la fuerte presión que recibe China en materia de oferta del continente europeo, que son competidores directos de Uruguay en ese mercado. Además, la oportunidad de este seminario y visita a puertos, permitió concluir y conocer en forma directa que China pasa a ser en el control de inspección un mercado absolutamente tan exigente como lo han sido hasta ahora los países de punta en sentido, por ejemplo integrantes de la Unión Europea o Estados Unidos. No es nada que Uruguay no cumpla para otros mercados de alta exigencia, pero es bueno conocer la forma en que ahora trabaja China. Obviamente existe un tema que lo sigue trabajando internamente, que es el ingreso de los productos a ese país, tanto por el canal formal, como por el denominado canal gris. Es una realidad de China que de algún modo lo está administrando y regulando. Esta país está dando pasos para ordenar ese comercio y hacer transparente ese comercio, fundamentalmente los canales desde Hong Kong, Vietnam e India, entre otros.

¿La feria de SIAL sirvió también para tener afianzar información sobre el funcionamiento del mercado chino?
En la feria de Sial en Shanghai se trabajó con una modalidad que ya es conocida y por la cual quién tiene acceso a una licencia de importación presenta a cuatro o cinco clientes, lo que motiva que las visitas de delegaciones sean muy numerosas y con muchos operadores. Por otra parte se valoró mucho la presencia dentro de las autoridades uruguayas presentes en esta instancia la asistencia del director General de los Servicios Ganaderos, Eduardo Barre, no solo como señal política, sino también por el ser el responsable del manejo de las estructuras del servicio sanitario del ministerio de Ganadería. Una segunda característica de esta feria es la presencia de países como Estados Unidos, Brasil y Argentina, que tenían una presencia muy chica y ahora lo hacen con enormes stands, por lo que fue importante verificar cómo han ido evolucionando los competidores de Uruguay.

¿Cómo evoluciona la demanda china?
En China se observa un comercio más sano, que se reordenó desde hace dos años. Hay que tener en cuenta que mucha gente ingresa a este rubro, hay muchos apostadores a este negocio que importan, toman riesgos y a veces hay problemas incluso de cobranza, pero ahora se está operando bien, sin inconvenientes. La demanda china viene muy fluída este año, tan es así que en el proceso de algunas decisiones que tomó Marfrig este año en China estuvo reforzar su oficina en ese país con dos funcionarios más, de esa nacionalidad y de Sudamérica, porque hay que conocer mejor ese mercado y porque por razones horarias es difícil operar online. De la misma manera que a nivel oficial se está fortaleciendo la presencia de Uruguay al haberse nombrado un nuevo agregado agrícola.

Entonces hay una apuesta cada vez mayor para tener un conocimiento mejor de las preferencias de ese mercado.
Hay que conocer quién es quién dentro de China, dónde se puede capturar más valor, cómo se puede competir mejor con la carne brasileña y valorar que por la relevancia que adquiere el mercado de este país, de la misma manera que estuvo el ministro de Agricultura de Uruguay, estuvieron también sus colegas de Argentina y Brasil. En el caso argentino anunciando mejoras de su protocolo sanitario con China y por parte de Brasil dando a conocer nuevas habilitaciones de plantas frigoríficas. Esto indica que Uruguay va a tener una fuerte competencia de países de la región y de otras zonas del mundo en el mercado chino.

¿Qué otras señales trajo desde China?
Que, por ejemplo, en el momento en el que Estados Unidos toma la decisión de parar el acuerdo con Irán considerando el tema de las armas nucleares, China anuncia la construcción del tren hacia Irán. Se trata de señales políticas fuertes por el potencial de crecimiento importante que tiene China hacia el interior del país.

Japón no será el de fines de los 90

Cuando el ingreso de carne uruguaya a Japón se apruebe en forma definitiva, el valor estará más en una nueva muestra de la madurez del sistema sanitario uruguayo, que lo que se pueda usufructuar de ese mercado, comentó Marcelo Secco. Le viene muy bien a la carne terminada a grano y para nichos, pero no será –por los impuestos que tiene y por los competidores que hay– un segmento donde Uruguay va a sentir una especie de aspiradora de productos. Se ingresará con carne sin hueso y sin menudencias, detalló. Las menudencias eran gran parte del negocio que Uruguay tenía a fines de la década de 1990, lo que significaba un valor agregado muy importante, recordó. Consideró que lo que sobresale es la buena sinergia pública privada, como ocurre con las negociaciones Unión Europea (UE)-Mercosur. Por otra parte, sostuvo que las tratativas entre estos últimos dos bloques están difíciles, hay una oferta puntual de la UE para importar carne, pero más allá del volúmen se ha recibido una señal muy dura, pues ese bloque pretende administrar esa cuota, algo que no resulta muy alentador para el Mercosur.

También se innova en el mercado interno

El grupo brasileño Marfrig se asoció a la distribuidora local Dicasold para atender en forma directa al sector gastronómico, de hotelería y de eventos que tiene Uruguay, y en función de su crecimiento se entendió adecuado utilizar el modelo que usa Marfig en Brasil, que fue precisamente el origen de su gestión, destacó a El Observador el CEO de la empresa, Marcelo Secco.

Al analizar de qué forma se podía aplicar en Uruguay, se consideró los cambios ocurridos, que no es solo una distribución de carnes y que para entrar al segmento de food service (restaurantes, hoteles y catering) se debía optar por una distribuidora especializada, haciendo un acuerdo con la empresa Dicasold –a la que Marfrig le compró una parte de su paquete accionario.

La innovación al servicio que ya venía prestando Dicasold al canal de food service, con productos congelados como panificados, papas y lácteos, consistió en agregar la distribución de carnes y productos cárnicos de Marfrig con su marca Tacuarembó Steakhouse, que tiene un valor que se diferencia del abasto tradicional de carnes.

Este es un rubro muy dinámico para atender, pero Marfig sigue muy atento a los requerimientos del segmento del supermercadismo local, advirtió Secco.

El industrial opinó que lo fundamental es el cambio sustancial que se ha materializado en los mercados de la distribución y de la gastronomía, rubros en los que estaba presente Marfrig, pero no en forma directa.

Esta línea de abastecimiento comprenderá a todo el país, pero comienza con la franja costera, desde Colonia, sur de San José Montevideo y Maldonado.

Además, ya existen inquietudes en otras zonas del interior del país, como en Paysandú y Salto en el litoral y Rocha en el este, procurándose estar preparados para el crecimiento que se produce precisamente en épocas de mayor demanda turística.

Por su parte, el director de Dicasold, Javier Vitabar, indicó que la empresa generará una nueva línea de negocios –denominada Dicasold Food Service– para distribuir los productos de Marfrig y extender sus servicios en Uruguay. "Para nosotros esta asociación es una excelente oportunidad de complementariedad y un gran desafío hacia el futuro, al convertirnos en la primera empresa especializada en el canal food service del país, además de llegar a los comercios minoristas y supermercados", indicó.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...