Cargando...
Sebastián Marset creció como narco en el Penal de Libertad

Nacional > INVESTIGACIÓN

Marset, el narco "altamente sensible" a los ilícitos que subió de nivel en el penal de Libertad

Se asoció con el Primer Comando de la Capital para utilizar sus rutas de tráfico de drogas

Tiempo de lectura: -'

30 de agosto de 2022 a las 05:04

El narcotraficante uruguayo Sebastián Marset tiene cada vez más frentes abiertos. Cuando sea detenido, será procesado en Paraguay como cabecilla de una organización internacional dedicada al tráfico de drogas y lavado de activos, dos delitos por los que también es investigado en Uruguay, donde la policía lo ubica como responsable de al menos cinco grandes cargamentos de cocaína y pasta base que fueron incautados entre 2018 y 2021.

Marset fue detenido en Emiratos Árabes Unidos (EAU) en setiembre de 2021 con un pasaporte paraguayo falso pero obtuvo la libertad en enero de 2022, cuando no estaba requerido por ningún país y –en parte– gracias a que logró hacerse de un pasaporte uruguayo.

La entrega de ese documento continúa generando repercusiones políticas. El Frente Amplio –que ya interpeló a los ministros Francisco Bustillo y Luis Alberto Heber– pedirá más información acerca de los detalles del proceso que quedaron inconclusos durante la sesión y analiza si realiza una denuncia penal. A su vez, el fiscal de Corte, Juan Gómez, está leyendo detenidamente la versión taquigráfica de la interpelación para determinar si hay elementos suficientes como para abrir una investigación de oficio. 

Marset apareció por primera vez en el radar de la brigada antidrogas en el año 2013 en las investigaciones sobre cargamentos de marihuana enviados desde Paraguay en avionetas que permitieron la ejecución de dos operaciones: Wayra y Halcón en las cuales también resultó procesado el narcopiloto Juan Domingo “Papacho” Viveros Cartes, tío del entonces presidente paraguayo Horacio Cartes. 

Estuvo recluido hasta 2018 en el Penal de Libertad, donde entró en contacto con diversos narcotraficantes uruguayos y extranjeros que habían caído a causa de investigaciones anteriores. Esos vínculos le permitieron subir de nivel, obtener conocimientos y contactos en varias organizaciones regionales e internacionales y dejó de estar relacionado con el tráfico de marihuana para pasar al de cocaína y pasta base.

Una vez liberado por la Justicia, en abril de 2018, la brigada antidrogas lo detectó saliendo hacia Paraguay y Bolivia junto a otras dos importantes figuras locales del narcotráfico. Esa situación provocó que se reiniciaran las acciones de inteligencia con la Unidad de Inteligencia Sensible (SIU) de Paraguay por intermedio de la DEA. Documentos internos de la policía, presentados en una reunión de ministros del Interior del Mercosur a los que accedió El Observador, lo exponen como un “elemento altamente sensible” para las operaciones ilícitas de narcotráfico.

En prisión, Marset había empezado a exponer su interés por concretar el Primer Cartel Uruguayo (PCU), una copia del Primer Comando de la Capital (PCC) de Brasil, con quien se asoció para traficar drogas y armas y compartir rutas para sacar la droga hacia África y Europa.

Una de las personas del PCC con las que se asoció Marset cuando se radicó en Paraguay es “Beiño”, un narcotraficante brasileño que operaba en Foz do Iguaçu y estaba encargado de tratar con los productores bolivianos de cocaína y coordinar la llegada de la droga a suelo paraguayo. 

La operación Smart, una investigación conjunta de Brasil, Paraguay y Argentina, permitió identificar que Marset, Beiño y otro narcotraficante llamado Lindomar Reges Furtado–vinculado a su vez al exministro del Interior paraguayo Arnaldo Giuzzio, que actualmente es investigado por corrupción– se reunieron en un restaurante de Asunción en mayo de 2021 poco antes de que Marset se radicara en EAU.

Fuentes policiales señalaron a El Observador que entre 2018 y 2021 Marset intentó unir grupos para abastecer y controlar la cocaína y pasta base que se vendía en Uruguay. Para esto desarrolló una ruta de ingreso de la droga a través de avionetas que venían de Paraguay y aterrizaban en campos al norte del Río Negro, donde los radares no llegan a detectar a los que vuelan bajo.

La policía ubica a Marset y al PCU como responsable de al menos cinco grandes cargamentos de cocaína y pasta base que fueron incautados en esos años junto a miles de dólares, armas, vehículos y hasta una lancha. Se trata de las operaciones Varsovia, Zagreb, Bagdad-Bangui y Árabe. También lo investiga por la amenaza a la fiscal de Estupefacientes, Mónica Ferrero, y el ataque a la brigada antidrogas.

La sigla PCU fue encontrada en cargamentos de drogas

La primera señal de la existencia del PCU –sigla que Marset tiene tatuada en su mano derecha– data de agosto de 2019, cuando en la Operación Varsovia los investigadores obtuvieron una fotografía del grupo con Marset en la que todos los integrantes tienen un medallón que simboliza la identificación al PCU. En este procedimiento se incautaron 872 kilos de cocaína en una casa de Parque del Plata y fueron procesadas tres personas.

Algunos meses después, en la Operación Zagreb, fueron incautados 4.418 kilos de cocaína en ladrillos que tenían la inscripción PCU. La droga estaba en un contenedor que estaba próximo a salir del Puerto de Montevideo. El director de Aduanas, Jaime Borgiani, dijo que los narcotraficantes venían siendo vigilados y se “cebaron” por lo que fueron detenidos.

En febrero de 2020, en un doble operativo llamado Bagdad-Bangui se incautaron 347 kilos de pasta base en un campo de Artigas, 206 kilos de cocaína en otro campo en Canelones y armas de alto calibre, que tenían como destino el mercado brasileño. 

En esta acción, la policía identificó a dos personas como los receptores de los cargamentos de Marset, aunque no logró detenerlos. Se trata de Máximo Cisneros y Rodrigo “Loli” Fontana Ferreira. Cisneros aún es buscado, tiene antecedentes penales por estafa, cédula paraguaya e integró la Cámara Uruguayo-Árabe.

Fontana, en tanto, fue detenido en Brasil en marzo de 2021. Su extradición fue autorizada por la justicia brasileña el 9 de agosto. Está requerido por "tráfico internacional de drogas y armas en la triple frontera entre Brasil, Paraguay y Uruguay" y además es investigado como partícipe en el ataque con una granada a la brigada antidrogas y la posterior amenaza a la fiscal de Estupefacientes, Mónica Ferrero.

La última incautación vinculada a Marset fue realizada por el gobierno de Luis Lacalle Pou en marzo del 2021. Se trata de la Operación Árabe en la que fueron incautados 606 kilos de cocaína –los ladrillos tenían la imagen de Joaquín "El Chapo" Guzmán–, armas, US$ 100.000 en efectivo, y varios vehículos, entre ellos una lancha. 

Se trató de una entrega vigilada cuya investigación había comenzado en agosto de 2020. La inteligencia uruguaya identificó que también participó Edgar Marset –padre de Sebastián– a quien definió como el operador encargado de coordinar los envíos de la droga en Uruguay.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...