Nacional > RECORRIDA

Martínez: “La URSS fue una vergüenza” y la izquierda “está pagando sus horrores”

El precandidato del FA dijo que “el campo progresista terminó identificándose con una experiencia lamentable” que “ni siquiera era socialista"

Tiempo de lectura: -'

11 de junio de 2019 a las 05:02

Cuando Daniel Martínez se ofusca, su rostro habitualmente sereno se pierde por un instante ante un gesto de alerta y sorpresa. Los ojos se abren redondos como dos monedas, las cejas se arquean hacia arriba y su discurso se acelera al punto que a veces empieza una frase antes de terminar la anterior. Después, como para despejar cualquier atisbo de animosidad, remata con un chiste y una sonrisa sincera. 

El pasado viernes 7, durante una recorrida por el departamento de San José en la que estuvo presente El Observador, esa expresión asaltó el rostro de Martínez en dos oportunidades. 

La primera fue en la ciudad de Libertad, luego de que un hombre le recriminara por la pérdida de puestos de trabajo en Zenda. "¿Cuál es la idea para trabajar con las corporaciones? ¿Van a tener algún tipo de subsidio?”, le preguntó a Martínez.

El precandidato respiró hondo y ensayó una respuesta que incluyó fuertes críticas a los gobiernos blancos y colorados, su habitual cuestionamiento al pensamiento empresarial hegemónico y un resumen de su visión desarrollista de la economía.  

“Hay algunos sectores –que son los que siempre tuvieron el poder– que gritan y ponen en sus autos 'bajen el costo del estado'. Después si ellos no supieron hacer las cosas bien o si hay problemas y hay que adaptarse, son los primeros que salen a gritar ‘el Estado me tiene que ayudar’. Ese es el problema, ¿verdad?”, dijo Martínez. 

A continuación contó de su experiencia como empresario en la década de 1990, cuando se dedicó al área de la robótica, y dijo que en ese entonces los privados que invertían en tecnología estaban “solos”. “No existía el gobierno, no existía. Ahora bien, yo no me ponía a llorar y a decir ‘ay, qué malo es el gobierno’. Lo que hacíamos era ver de qué forma lográbamos la excelencia y cómo agregábamos valor”, relató.

“¿Quién dice que el Estado les tiene que solucionar todo a los patrones, incluso a veces lo que ellos no hacen? ¡No! Hay cosas que se pueden hacer, es cierto, como acuerdos arancelarios que permitan que nuestros productos entren a países de forma más competitiva, pero los que quieren que el Estado no intervenga en nada, cuando se trata de su bolsillo son los primeros en salir desesperados a pedir ayuda", remarcó.

Martínez dijo que lo que le "preocupa en serio" es que "Uruguay tiene históricamente una economía muy primarizada", algo "que blancos y colorados nunca entendieron" y que él planea cambiar de una vez. Como es habitual en sus discursos, el exintendente de Montevideo puso como ejemplo a Holanda, cuya carga impositiva "es casi el doble" que la uruguaya, pero que se ha convertido en "el segundo productor de alimentos del mundo". "Acá hay gente que se dedica a reclamar ‘ay, los impuestos, ¡qué horrible!’ o ‘los trabajadores cobran demasiado y hasta los peones rurales tienen licencia y trabajan ocho horas, ¡qué vergüenza!’. Lo que tenemos que hacer es ir navegando la transición formando a nuestra gente", remató.  

No ser como la URSS

Una hora más tarde y treinta kilómetros al norte, una veintena de ciudadanos de la localidad de Rodríguez (un pequeño pueblo de 2.600 habitantes) lo esperaban para escucharlo entre las máquinas de slots y las mesas de pool del Club 18 de Julio. 

Como en la ronda de Libertad, Martínez volvió a ser abordado con cuestionamientos a algunas políticas llevadas adelante por el Frente Amplio. En particular, un hombre veterano, que luego terminó entre abrazos y fotos con el precandidato, le enumeró una serie de críticas que suele escuchar por parte de la oposición, asociadas por ejemplo al déficit fiscal, las deudas impagas de Venezuela, el frustrado negocio de la planta regasificadora, y hasta el cambio en la matriz energética.

–¿Por qué los parques eólicos son de privados, Daniel?”–, preguntó en tono inquisitivo. 

–Ah, no sabía que tenías US$ 1.500 millones para invertir en eso. Me hubieras dicho y los construíamos con tu plata–, respondió Martínez al instante, soltando una pequeña carcajada. 

A continuación, casi que como una nota al pie, se dejó llevar por una precisión histórica. “Y aparte, ¿quién dijo que tiene que ser todo del Estado? Yo no estoy de acuerdo. La Unión Soviética para mí ni siquiera era socialista. Fue un desastre. Además, socialismo sin democracia no existe. Fue una vergüenza y todavía estamos pagando los horrores que hizo la URSS, porque el campo progresista terminó identificándose con una experiencia lamentable”, sentenció, antes de volver al debate inicial con un lacónico "yo no estoy para que sea todo público”. 

Antes de irse, el hombre le pidió a Martínez sugerencias para desarmar los argumentos opositores, más aún en un departamento de fuerte tradición blanca. "Si te vienen con la corrupción vos hablales de los Rohm (exdirectores argentinos del Banco Comercial), de los Cambón (exasesor presidencial de Luis Lacalle). Deciles que se miren al espejo”, le sugirió el precandidato.

Cosse y la URSS
Un día después de la recorrida de Martínez por San José, su competidora Carolina Cosse también realizó una referencia a la Unión Soviética, aunque con otras conclusiones. "¿Por qué la ambición más grande de un joven de la URSS era comprarse un jean? Si tenía la posibilidad de mandar un cohete a la luna, de estudiar lo que quisiera, de vivir dónde quisiera, de no pasar hambre, ¿por qué su ambición era tener un vaquero nuevo?, se preguntó.
Cosse dijo que la respuesta estaba en la falla de la "construcción política". "Hemos visto a lo largo de la historia distintos intentos de la izquierda cuando llega al gobierno en otros lugares del mundo, algunos cercanos, que hace cosas muy bien y después la debacle y después el desencanto y después los derechos que vuelven para atrás", afirmó. 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...