Nacional > propuesta programática

Martínez quiere hacer “como Batlle y Ordóñez” y "construir el Estado del siglo XXI”

El precandidato del Frente Amplio planteó cinco pilares para "un nuevo Estado inteligente"

Tiempo de lectura: -'

12 de junio de 2019 a las 05:03

El precandidato del Frente Amplio Daniel Martínez no se ha cansado de reclamar una mirada "transversal" en toda la gestión pública. A veces, cuando en sus recorridas se descubre repitiendo esa palabra, mira a sus más cercanos –aquellos que lo acompañan pueblo a pueblo– y se excusa diciendo que "seguramente" lo habrán escuchado insistir en ese concepto que no demorará en soltar nuevamente. 

La tercera y última presentación de sus "impulsos al desarrollo" –realizada este martes en el Hotel Esplendor– no fue la excepción, aunque esta vez Martínez no solo mencionó el término en más de una oportunidad, sino que esta vez detalló su plan para hacer de esa palabra un eje central de su gobierno en caso de ser electo presidente.

El plan supone construir un "nuevo Estado" inspirado en el legado del colorado José Batlle y Ordóñez, quien lideró a comienzos del siglo XX una serie de reformas estructurales que pusieron al país a la vanguardia de América Latina. "Los grandes desafíos que planteamos necesitan un nuevo Estado que esté a la altura del desafío. Así como Batlle y Ordóñez moldeó lo que a la larga terminó siendo el Estado para el Uruguay del siglo XX, hoy tenemos el desafío de construir el Estado para el Uruguay del siglo XXI", manifestó Martínez, antes de anunciar los "cinco pilares" sobre los cuales prevé desarrollar esa reforma.

Como introducción, el exintendente de Montevideo dijo que si bien "algunos piensan que el Estado uruguayo actual es demasiado grande y que hay que achicarlo", un "Estado débil beneficia siempre los más poderosos, ya que los más vulnerables y excluidos cuentan con mucho menor protección y menor acceso al bienestar".

"Achicar al Estado como consigna es por lo tanto un posicionamiento ideológico, que claramente no comparto", remarcó. Por el contrario, dijo estar "convencido" de que "el Estado para el Uruguay del siglo XXI no puede ser ni chico, ni grande, ni gordo, ni flaco, sino un Estado inteligente".

"De nada nos sirve tener un Estado grande si no se ocupa de resolver de manera efectiva los problemas de la gente. Y déjenme decirles que estoy convencido de que no hay nada más de izquierda que la gestión pública; si el Estado es el escudo para los más débiles, gestionar con eficacia es un imperativo ético; y como los gobiernos  siempre cuentan con recursos escasos, gestionar con eficiencia es la garantía de que podremos resolver las necesidades de más personas y más colectivos", justificó Martínez, también en respuesta a cuestionamientos que ha recibido desde sus propias filas

Cinco pilares

En la presentación, Martínez mencionó cinco pilares ideados junto a su equipo para lograr un Estado más eficaz e inteligente: gestión estratégica; regulación y control para la calidad de los servicios; transparencia y ética pública; Estado al servicio de la sociedad; y gestión humana para el servicio público. 

Los anuncios incluyen la "focalización" del rol de Presidencia como coordinador de las políticas públicas, la institucionalización de la gestión por proyectos, la transparentación de las tarifas públicas reflejando el costo real de sus empresas, y la instalación de un Sistema Nacional contra la Corrupción. 

La gestión estratégica, según explicó, implica "prender las luces largas" y "adelantarse al futuro". Para ello propuso "potenciar las capacidades prospectivas del Estado y utilizar esa metodología para generar grandes acuerdos nacionales para el mediano y largo plazo". Martínez dijo que, basado en su experiencia al frente de la IMM, promoverá un "enfoque por proyectos" y una "gestión por resultados" en todo el Estado, con "metas claramente identificadas e indicadores que permitan medir los avances" y corregir sobre la marcha. 

Martínez se comprometió a impulsar una Ley de Planificación y Resultados del sector público "para que cada organismo dependiente de la administración central elabore una planificación estratégica"; a "avanzar fuertemente en el armado presupuestal por proyectos"; a "impulsar un Sistema Nacional de Gestión de Proyectos" para "garantizar" una "adecuada gestión transversal de los proyectos más relevantes"; a "potenciar las capacidades de evaluación del Estado"; y a "definir nuevos mecanismos que permitan focalizar el rol de la Presidencia en la coordinación y seguimiento de las principales políticas públicas del gobierno.

El precandidato dijo además que "el Estado debe manejarse con prudencia fiscal" y reivindicó que no se trata "simplemente de un concepto teórico", sino que fue "lo que efectivamente hizo la IMM" durante su mandato. Según Martínez "el resultado fiscal positivo durante tres años consecutivos" se logró con una "sistematización" de esas líneas de gestión junto al "imperativo ético" de "la austeridad". "Este esfuerzo sistemático es lo que me comprometo a volver a hacer en el gobierno nacional, con el objetivo de garantizar el manejo fiscal requerido para darle un nuevo impulso al desarrollo", señaló el socialista.

En el segundo pilar, propuso "mejorar las capacidades de los organismos encargados de la regulación y la fiscalización" en sectores como la energía, el agua, las telecomunicaciones, la salud, la educación, el transporte y el mercado de alquileres. Martínez dijo que la experiencia internacional marca que la regulación "permite una reducción de los costos de esos servicios" y "mejora la competitividad y el poder de compra de los salarios". Respecto a las empresas públicas, remarcó su "compromiso" de que sus tarifas "se fijen con una metodología transparente y que paulatinamente pasen a reflejar los costos de eficiencia de cada empresa", como ya había esbozado semanas atrás. 

En tercer lugar, planteó diseñar un Sistema Nacional de Prevención de la Corrupción con "al menos" cuatro iniciativas: el fortalecimiento de la JUTEP, con mayores recursos humanos y financieros; la ampliación de las declaraciones juradas de patrimonio y de conflictos de interés para un número mayor de cargos de confianza, que incluya a familiares y que continúe con un seguimiento tras la salida del cargo público; la ampliación de la declaración jurada de conflictos de interés para funcionarios en organismos de control y regulación; y la realización de "ajustes normativos" en las tipificaciones de los delitos de corrupción.

El cuarto pilar de la propuesta está integrado por una mejora de los mecanismos de trámites y participación ciudadana. Según planteó, las tecnologías disponibles deberán servir también para "recibir críticas, reclamos, cuestionamientos y sugerencias".

El quinto pilar, en tanto, se enfoca en la fidelización del funcionariado público, a quien Martínez pidió tener "la camiseta puesta". "Quiero hacer un llamado a quienes vuelcan buena parte de su vida al servicio público, porque espero y preciso de ustedes", dijo el precandidato, y propuso desarrollar un "Plan integral de gestión humana". También se comprometió a "fortalecer  la Oficina Nacional de Servicio Civil y la Escuela Nacional de Administración Pública, así como a "ampliar los acuerdos con la Universidad de la República e instituciones especializadas en gestión pública. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...