Cargando...

Espectáculos y Cultura > ANTECEDENTES

Más allá de Campiglia: cuando el humor despertó la polémica en Uruguay

A raíz de la denuncia penal contra los conductores de La mesa de los galanes, un repaso por otros conflictos que derivaron en problemas con la Justicia o denuncias públicas

Tiempo de lectura: -'

08 de junio de 2020 a las 12:53

En Uruguay no es la primera vez que el humor llega a la Justicia. Una de las ocasiones más recordadas  –y mencionadas cuando el caso del comunicador Rafael Cotelo y sus dichos sobre Rivera bajo el personaje de Edison Campiglia llegó a las redes sociales– fue la de El Cuarteto de Nos y su canción El día que Artigas se emborrachó, que parodia parte de la historia del prócer nacional.

En 1996, el Ministerio de Educación y Cultura, en aquel entonces encabezado por Samuel Lichtensztejn, presentó una denuncia penal contra la canción, la banda y el sello discográfico que editó el álbum El tren bala, luego de que la Comisión de Cultura del Poder Legislativo descubriera el contenido de los versos tras una nota de prensa publicada en una revista.

El organismo aseguró que levantaría la denuncia si la banda liderada por Roberto Musso retiraba el tema del disco, pero tras la negación el proceso siguió su curso. Sin embargo, la Justicia determinó que no existía delito alguno en la composición y lo único que sucedió fue que el Instituto del Menor la prohibió para menores de 18 años, por lo que había que ir a comprar el último trabajo del Cuarteto con la cédula.

Obviamente, la repercusión extraartística hizo que el tema se convirtiera en uno de los más pedidos de la época. “Pasó lo que siempre sucede cuando se quiere censurar a alguien: todo el mundo la conoce porque se quieren enterar qué tiene de fuerte la canción como para estar prohibida. En realidad, no es la canción más fuerte que tenemos. Si por esa nos metían en cana, por otras tendrían que habernos dado perpetua”, decía Musso sobre el caso en una entrevista con el diario argentino Página 12 en marzo de 2002.

Pero la “ofensa” hacia el prócer por parte de la banda no fue la única situación humorística que salpicó por fuera de los escenarios. Ni la primera en el interior del país. En noviembre de 2016, por ejemplo, el humorista sanducero Andrés Irazoqui fue denunciado penalmente por la entonces diputada suplente del Partido Nacional Patricia Vázquez por difamación e injurias. El disparador fue una columna de humor que el comediante publicó en Facebook en la que se refería con comentarios satíricos a la inauguración de la nueva terminal de ómnibus de su ciudad.

También en 2016, una columna publicada en El faro del fin del mundo, la página de humor de La Diaria, generó malestar en la Armada Nacional. Según publicó El Observador en aquel momento, el artículo humorístico fantaseaba con la creación de una nueva ley inspirada en la de Caducidad que daría “impunidad total” a los oficiales que cometieran irregularidades, además de que se le atribuían frases al jefe Leonardo Alonso que, obviamente, no había dicho.

La institución militar pidió que se rectificara lo publicado, que se hiciera público y que se presentara la situación ante un juzgado penal. El Centro de Archivos y Acceso a la Información Pública (Cainfo), más tarde, zanjó la cuestión al declarar que la acción de la Armada podía calificarse como una amenaza a la libertad de expresión.

En 2017, en tanto, la pelea por los límites del humor entró al terreno político e incluyó a Mercedes Menafra, viuda del expresidente Jorge Batlle, y la murga Momolandia. En aquel carnaval, un cuplé de la murga tenía a Charly Álvarez, uno de sus integrantes, en el papel de Menafra y representaba paródicamente un episodio particular de la vida de la mujer: la foto que le tomaron, sonriendo y saludando, en el cortejo fúnebre de su esposo.

La actuación, en el momento mismo de su presentación, no levantó mucha polvareda, pero fue luego de que la escritora Mercedes Vigil publicara un descargo en Facebook que la mecha se encendió. “Solo una breve mención a la falta de ética de ciertas murgas, que se están burlando de una ciudadana que está de duelo. Me niego a que los uruguayos nos acostumbremos a todo”, escribió en aquel momento. Acto seguido, varios legisladores y representantes de la oposición manifestaron su repudio a la situación, y la murga debió salir a aclarar los tantos. “El carnaval es sátira, por eso la murga sale a decir lo que la gente de la calle dice y que es políticamente incorrecto”, respondió Álvarez.

También en 2015, Cotelo tuvo inconvenientes con el personaje de Campiglia cuando este formaba parte de Segunda pelota en Océano FM. Después de seis años de encarnar a ese personaje en esa emisora, el comunicador recibió un texto de notificación –sin multas ni sanciones– por parte del Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU). Según informó El Observador ese año, el instituto recibió tres denuncias sobre este personaje de forma anónima. Luego de ese episodio, Cotelo decidió dejar de interpretar a Campiglia en Océano FM.

Otro de los personajes locales que ha recibido a lo largo de su historia cartas en repudio de algunas de sus columnas es el de Darwin Desbocatti, interpretado por Carlos Tanco. Este año, por ejemplo, el diputado nacionalista Alejo Umpiérrez escribió una carta pública a raíz de una columna en No toquen nada en la que el personaje hizo referencia a los suicidios en Castillos.

"Me decís que el destino final es la nueva normalidad, pero me voy a alquilar una casita en Castillos y me voy a suicidar. Es lo que tengo que hacer", fue dijo Desbocatti y prosiguió con su particular tónica.

Ante eso, Umpiérrez expresó que usualmente le “encanta” reírse con Darwin, pero condenó su humorada en relación con el suicidio en esa localidad de Rocha. “En tu columna de ayer tocaste –imagino que sin darte cuenta– un tema muy doloroso. Nada está fuera del humor, lo sé, por ello también está el humor negro, pero siento que has sido muy duro con la ciudad de Castillos y su pueblo. Y no hay forma de ser más duro y cruel que con el humor. Es la herramienta más letal. Es el lugar donde pocas palabras valen más que un discurso. Esta carta te la escribo no bajo el pomposo título de ‘representante nacional', sino a título de oyente que tras largos años creo haberme ganado el derecho a escribirte esto", escribió el diputado.

Otro cruce fuerte que no llegó al plano legal fue el que tuvieron hace más de 10 años Gonzalo Cammarota y Claudia Fernández. En Justicia infinita, el comunicador catalogó a la vedete de estríper por sus intervenciones en Dale con todo –programa que conducía Alberto Carballo en canal 10–, donde se abría un tapado que llevaba puesto.

Hace dos años, en diálogo con Julio Ríos en el programa La palabra, Fernández recordó aquel episodio y contó que “cuando Cammarota se puso a hablar bajísimo” sobre ella, fue hasta la radio “a cagarlo a trompadas”. “En mi barrio, los hombres no hablan de las mujeres de esa manera tan baja y menos un fantasma que no me conoce”, agregó la actriz.

Cammarota, consultado por Montevideo Portal en 2019 sobre esa polémica, dijo que en aquel momento eran “tres adolescentes” buscando un límite que no ponía nadie. ”Hoy hay cosas que no diría”, admitió.

Puertas afuera de Uruguay

Esto ha sucedido en Uruguay, pero el mundo ha sido testigo de casos similares y por montones. Quizá el más paradigmático –y más terrible– sea el del atentado al semanario satírico francés Charlie Hebdo, que en enero de 2015 se desangró por las balas de un par de extremistas islámicos enojados con la caricaturas sobre Mahoma que se habían publicado allí.

Si hablamos de paladines de la lucha a favor del humor políticamente incorrecto, el humorista inglés Ricky Gervais no podía quedar afuera. Conocido por su acidez galopante, sus golpes bajos y su humor negro, Gervais se ha referido muchas veces al tema y, entre sus muchos mensajes, está este que publicó en Twitter en 2019: “Por favor, dejen de decir ‘No podés bromear con cualquier cosa de ahora en adelante’. Sí, se puede. Vos podés bromear con lo que carajos se te ocurra. Y a algunas personas no les va a gustar y ellos te van a decir que no les gusta lo que decís. Y está en vos decidir si esto te importa una mierda o no. Y así sucesivamente con todos los casos. Es un buen sistema”.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...