Nacional > ministerio del interior

Más vigilancia, aulas y control de adicciones: el plan de Larrañaga para las cárceles

Petit advirtió que las prisiones tendrán un “hacinamiento crítico” a fines de 2020; el equipo económico diseña un presupuesto quinquenal austero

Tiempo de lectura: -'

06 de julio de 2020 a las 05:00

El ministro del Interior, Jorge Larrañaga, la definió como una “auditoría visual”. En un video de 11 minutos se puede ver barrotes destrozados, paredes llenas de humedad, presos que duermen en el suelo, caños rotos, una cocina inundada, puertas herrumbradas y moscas sobrevolando tuppers apoyados en el piso. También, una pila de cortes improvisados y policías actuando en una requisa.

De este modo la cartera de seguridad mostró hace 10 días el estado de las cárceles en Uruguay. Y aunque en la primera sesión de la comisión de seguimiento carcelario del Parlamento el antecesor de Larrañaga, el senador Eduardo Bonomi, insistió en que el video “no es objetivo”, no explica “la historia” y no incluye los 26 centros de reclusión del país, sirvió para poner en agenda un tema que las autoridades corren de atrás.

Al paso que va Uruguay, las prisiones tendrán un “hacinamiento crítico” a fines de 2020, advirtió Juan Miguel Petit, el comisionado parlamentario para las cárceles a los legisladores. La cantidad de reclusos crece a un “ritmo vertiginoso”. Esa cifra aumenta 1,1% cada mes, por lo que, sin alterar las condiciones del sistema, este año terminaría con 13.000 personas recluidas.

“Tenemos un problema gigante por delante. Desde 2010 se inició un proceso de reforma penitenciaria que ha sido positivo y ha tenido muchos logros y cambios. Pero la realidad carcelaria, como dice la canción de Gieco, es un monstruo grande y pisa fuerte”, dijo Petit a los integrantes de la comisión bicameral.

Uruguay está en el puesto 26 de la tabla mundial de países con más presos en función de sus habitantes. Y un “sistema penitenciario gigante está condenado al fracaso, a ser ineficiente y a ser fuente de nuevos delitos”, indicó el comisionado.

Pero sobre todo, se vuelve imposible de pagar. “No hay gobierno ni ministro de Economía que lo pueda financiar, ni Mandrake como ministro de Economía lo podría hacer. Entonces, va a ser un sistema pobre en intermediación socioeducativa, pobre en capacitación, pobre en trabajo, en adicciones y altísimo en reincidencias, como es todavía nuestro sistema”, argumentó Petit ante la comisión parlamentaria.

Los detalles del Plan de Dignidad Carcelaria

El video del Ministerio del Interior abonó el terreno para presentarle a los legisladores el Plan de Dignidad Carcelaria 2020-2025. Se trata del proyecto que los jerarcas de la cartera quieren poner en marcha en estos cinco años, que tiene tres ejes.

El primero es el edilicio. Larrañaga quiere reparar todas las plazas vandalizadas e instalar un nuevo sistema de videovigilancia en las principales cárceles. Además, pretende reubicar las cárceles que siguen estando en las jefaturas departamentales de la Policía –como es el caso de Artigas, Tacuarembó, Flores y Treinta y Tres– y construir una prisión de máxima seguridad.

Santiago González, el director de Convivencia y Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior, explicó a El Observador que los nuevos edificios serán de una sola planta, con un máximo de 350 plazas.

Según datos de la cartera, la densidad de población carcelaria es de 110%. El sistema tiene 11.844 plazas, de las cuales solo 11.107 están disponibles debido al vandalismo, con 12.299 personas privadas de libertad.

Asegurar que los presos no vuelvan a vandalizar las unidades reparadas es complejo. “¿Por qué no hay caños de agua en las cárceles? Porque pican el cemento y arrancan metro o metro y medio de plástico para hacer lanzas. A la punta atan una varilla con un trapo, la raspan sobre el hormigón para que adquiera filo y para ser usada después como defensa”, afirmó Bonomi en la comisión.

González señaló que el Plan de Dignidad Carcelaria ya se activó y el primer paso es la construcción de cuchetas de madera para atender a las cerca de 1.860 personas privadas de libertad que se quedaron sin plaza y duermen en el piso. Y apuntó que se tomarán medidas para prevenir el vandalismo.

El segundo pilar de la propuesta de Larrañaga es la educación y capacitación de los reclusos. A partir del plan quinquenal, el Ministerio del Interior quiere aumentar la cantidad de horas de clase y construir suficientes aulas para que todos los reclusos que lo deseen puedan estudiar. A la vez, la cartera renovará convenios y procurará firmar nuevos acuerdos para capacitar en oficios como carpintería, mecánica y construcción.

En la Unidad 4 de la Cárcel Santiago Vázquez “se impulsará un nuevo proyecto de polo industrial”. “Convocaremos a más empresas para que se sumen a él, con nuevas reglas, con nuevo director, con el desafío de multiplicar la cantidad de presos que trabajen allí y llevar esa experiencia a otras unidades”, reza el documento del Ministerio del Interior.

A la vez, la cartera propone que los reclusos cultiven y críen animales en las chacras del Instituto Nacional de Rehabilitación para que las cárceles tiendan a ser autosustentables.

Junto con la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), el Ministerio del Interior quiere poner en marcha un programa de adicciones para “darle a los adictos una ruta de escape” y un programa de atención de la salud mental.

La tercera pata del plan quinquenal apunta a la salud e inclusión de la población carcelaria. Larrañaga y su equipo apuntan a generar políticas sociales integrales en conjunto con el Ministerio de Desarrollo Social.

Una ya definida es la provisión de exámenes de papanicolau a las prisioneras mujeres, que actualmente son 705 en todo el país, a partir de un acuerdo con la Facultad de Medicina de la Universidad de la República y la ONG Nada Crece a la Sombra. Al delinear los Ejes de trabajo para avanzar en reforma penitenciaria, Petit recomendó incorporar la perspectiva de género a las cárceles. “La unidades para mujeres privadas de libertad no deben repetir el tradicional modelo masculino de cárcel que al replicarse en el mundo femenino genera una pérdida de los factores de identidad y fortaleza de las mujeres y aumenta su vulnerabilidad”, escribió. .

Además, Larrañaga se compromete a “potenciar” el trabajo de la Dirección Nacional del Liberado (Dinali) “a partir de la etapa de progreso de las personas privadas de libertad”. Esta dependencia, hoy en día, cuenta con un presupuesto muchísimo inferior al necesario.

En busca de presupuesto

La “auditoría visual” de la secretaría de Estado llega justo al inicio de la discusión del Presupuesto Nacional, que en este período de gobierno tendrá la austeridad como premisa del presidente Luis Lacalle Pou.

La propuesta de Larrañaga para las cárceles todavía no tiene un costo estimado ni un monto asignado pero, según González, para muchas de las ideas no se necesita un gran presupuesto. La construcción de las cinco nuevas unidades sí es más desafiante.

Hasta fines de agosto, la discusión estará instalada en el Ministerio de Economía y Finanzas y en la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, los negociadores naturales en esta instancia junto con el presidente Luis Lacalle Pou.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...