Nacional > HOMICIDIOS

Modalidad narco: por qué buscan más cuerpos enterrados en viviendas de la zona oeste

La búsqueda de los cuerpos de mujeres desaparecidas no dio resultados pero no se descarta que puede haber más personas enterradas en la zona

Al menos dos mujeres que desaparecieron fueron vistas en el barrio 19 de Abril

Tiempo de lectura: -'

02 de marzo de 2021 a las 15:17

Las modalidades delictivas de los países más violentos traspasan fronteras. Así es como llegó a Uruguay el sicariato, las extorsiones, las amenazas o la ocupación de viviendas por integrantes de bandas de narcotraficantes que buscan ampliar el poder y controlar un barrio.

Los ajustes de cuentas, que se llevan buena parte de la explicación de las cifras de los homicidios -casi la mitad-, se cometen por disputas territoriales en la venta de drogas, deudas o conflictos generados entre los mismos consumidores.

La aparición de los cuerpos enterrados de dos mujeres consumidoras de drogas en una casa en el barrio 19 de Abril hace dos semanas horrorizó a los habitantes del barrio y volvió a poner sobre la mesa que esta forma de hacer desaparecer un cuerpo. La modalidad, utilizada con frecuencia en algunas zonas de México donde decenas de cadáveres fueron encontrados en grandes fosas, también se utiliza en Uruguay y no es una novedad, informaron fuentes policiales.

Hace cinco años, a cuatro kilómetros de la zona del último hallazgo, en El Tobogán -barrio entre la ruta 1 y el Estadio Trócccoli- aparecieron restos humanos enterrados en el fondo de una vivienda. Los primeros que se encontraron pertenecían a Jorge Cotelo, de 18 años, y Emiliano González, de 19 años, dos jóvenes que habían sido denunciados como desaparecidos.

En 2016 la policía recibió información que indicaba que estos dos jóvenes habían sido asesinados, sus cuerpos trasladados a esa vivienda y luego enterrados en ese campo, por la denominada "Banda de Casabó". Sus miembros más conocidos, el "Manolo", el "Tulita" y el "Gárgola" fueron procesados por los crímenes. Los delincuentes también estuvieron vinculados al asesinato en febrero de ese año del matrimonio paraguayo baleado en la Ruta Interbalnearia, a la altura de Solymar, donde murió la adolescente Marcela Artagaveytia de 16 años que iba caminando junto a sus amigos.

En ese entonces, la policía siguió buscando restos y también se encontraron los de otro hombre de 34 años que estaba desaparecido, pero que pertenecía a la misma banda delictiva, por lo que se presume que pudo haber sido asesinado por problemas internos entre delincuentes.

Otros restos hallados no pudieron ser identificados, y al mismo tiempo la policía siempre creyó que las desapariciones de otros jóvenes en la zona oeste no fueron denunciadas por las familias ante la policía por el miedo a las represalias.

La historia se repite

Los cuerpos enterrados siguieron apareciendo en varias zonas de Montevideo, en lo que se convirtió en una modalidad utilizada en el mundo narco, ya sea por homicidios planificados o los que sucedieron a raíz de una pelea que tomó otra dimensión. Es una forma de demostrar en la zona quién tiene el poder, y lo que puede pasar si alguien se mete con ellos. 

Pero llega un momento en el que el miedo queda atrás y algún testigo denuncia lo que sabe. Así fue que en 19 de Abril, algunas personas indicaron que Stefhani Rodríguez, la joven de 33 años desaparecida en mayo de 2020 cuyo cuerpo apareció en una casa del barrio, había sido vista en esa vivienda, un lugar de "achique" para algunos consumidores. Los dueños del lugar fueron imputados por homicidio y también eran consumidores.

En esa casa también vieron a Gina Rodríguez, de 28 años, desaparecida desde fines de 2019.

Una vez que se encontraron los restos de dos mujeres, la familia de Rodríguez pidió a Interpol que se removiera en terreno. 

Las excavaciones se realizaron en la mañana de este lunes a pedido de la fiscal de Homicidios, Adriana Edelman. Es un predio chico, por lo que en el mismo día la policía junto al departamento de Bomberos terminaron los trabajos sin encontrar restos humanos.

De todas formas, la investigación continúa porque la policía presume que puede haber restos enterrados en la zona o en otros barrios cercanos. Los investigadores no descartan que la pareja imputada haya matado a más mujeres.

En la Memoria Anual que el gobierno envió al Parlamento este lunes, el Ministerio del Interior detalló que la Brigada Departamental de Antidrogas realizó un 45% más de allanamientos entre marzo y diciembre de 2020 respecto al mismo período de 2019. Por otra parte, la desarticulación de bocas de droga creció casi seis veces: pasó de 16 a 93. En tanto, los homicidios bajaron 20,83% 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...