Agro > ENTREVISTA / MÓNICA SILVA

Mónica Silva: “Se crea o no, este país depende del sector agropecuario”

La presidenta de la Asociación Agropecuaria de Salto (AAS), Mónica Silva, dialogó con El Observador sobre su trayectoria y temas productivo de su departamento

Mónica Silva, es la presidenta de la Asociación Agropecuaria de Salto.

Tiempo de lectura: -'

31 de julio de 2020 a las 21:20

–¿Cuál es su vínculo con el sector agropecuario?

–Mí vínculo con el campo es desde que nací. Soy de la época en la que no me preguntaban si teníamos que trabajar, se daba por hecho. Eso lo agradezco porque todo lo que uno absorbe de chicos queda para toda la vida, de curar abichados a tatuar animales con tinta china, me tenía que sentar en la puerta del tubo y no importaba si hacía calor o frío, era lo mismo. Me aburría muchísimo, lo más divertido era salir a caballo a juntar ganado y me aburrían las ovejas porque se iban al rincón más lejos del campo. En la adolescencia, por supuesto, no me gustaba ir al campo, pero me llevaban igual. Después me casé y tuve los hijos. Mi familia siempre estuvo muy vinculada a la política. En un momento muy bravo del país, cuando estábamos todos en el suelo y había que colaborar, me llamaron para ser edila y estuve cinco años en eso. Luego de eso me llamaron de la Asociación Agropecuaria de Salto (AAS). Ahí empezó mi actividad gremialista. Dejé totalmente la política para convertirme en gremialista. Al poco tiempo estaba como consejera de la Federación Rural y desde hace un año presido la AAS.
 
–¿Cómo lleva adelante ese rol?

–Somos dos mujeres en la directiva, tres con la secretaria. Los hombres se ríen un poco de nosotras, y tienen razón, porque siempre andamos con 80 cosas al mismo tiempo. Los hombres van de un tema a la vez. Agradezco que sea así, porque vamos compensando. Me ha tocado un año bien bravo. Destaco el equipo, el apoyo y la unión. Las tres mujeres le vamos dando un toque. El otro día me reía porque en la primer reunión que tuvimos con el nuevo gobierno se dieron cuenta que había manteles. Eso lo destacó (Carlos María) Uriarte que decía ‘ahora hay manteles’, y se reía.

–Además, usted es la primera presidenta de la AAS.

–Sí. En el momento que salió la noticia lo más lamentable fue destacar que yo era la primera mujer. Eso fue lo que más impactó. Las mujeres podemos estar, exponernos y trabajar. Los lugares se ganan. No considero nada de cuota, hay que trabajar. No todas disponemos del tiempo, más aún las mujeres que trabajan en el campo.

–¿En qué trabaja la gremial? 

–Cuando empezó la pandemia, que fue un shock muy grande en Salto que quedó paralizado, inmediatamente los productores de la zona empezaron a llamarnos. Realmente me emocionó y me llenó de angustia, porque la gran mayoría quería colaborar. Nos empezamos a organizar para canalizar las donaciones. Las tres gremiales de Salto –Salto Hortícola, Centro Comercial e Industrial de Salto y la AAS– trabajan muy unidas y nos reunimos con el intendente para ver cómo podíamos colaborar con la situación para ‘echar pa’ delante’. Lo canalizamos a través de canastas que se envían a quienes los necesitan. También nos reunimos con el ministro del Interior, Jorge Larrañaga, hicimos reclamos de seguridad pero también nos pusimos a las órdenes. Necesitaban arreglar vehículos y estamos abocados en eso, en solucionar con repuestos. Ahora se cayó una marcha importante de Criollos, pero estamos preparando la Expo Salto. Tenemos esperanzas de cubrir los requisitos para que salga adelante.

Mónica Silva, es la presidenta de la Asociación Agropecuaria de Salto.

–¿Cómo se manejó el tema de la cercanía de las langostas?

–Movilizó mucho. El ministro Uriarte me llamó para calmar las aguas y, sobre todo, para comunicar a los productores que no fumiguen. Ese día me estaba yendo al campo, puse reversa y llamé al presidente de Salto Hortícola, Aquiles Mainardi, y al presidente del Centro Comercial. También convocamos al intendente y al ejército y resolvimos hacer una conferencia de prensa flash para llamar a la calma, para  comunicar que el ministerio estaba preparado, los aviones también y que había una organización desde hacía varios días. Estaba todo preparado, hoy la alerta es amarilla porque más del 80% de la manga está destruida. El ministerio sigue en alerta, se sigue trabajando y monitoreando. También destaco que hoy las gremiales nos sentimos escuchadas, la relación ha cambiado. Hoy sentimos un eco dentro del gobierno. Nos escuchan, se reúnen con nosotros, nos visitan, levantamos el teléfono y tenemos una respuesta y nos dan participación.

–Productivamente, ¿cómo está Salto hoy?  

–Salto es el departamento más ovejero del país y tenemos de las mejores lanas nacionales. En genética tuvimos la mejor vaca del mundo, de Bayucuá. Tenemos cabañas de razas destacadas a nivel nacional e internacional. Destaco también el uso de tecnologías, cómo el productor invierte, se informa y apuesta. Tenemos los medios. La institucionalidad agropecuaria, el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria, el Instituto Plan Agropecuario, el Secretariado Uruguayo de la Lana, nos tienen apabullados con charlas. La información la tenemos. Los técnicos están siempre a la orden. Esas cosas ayudan mucho. Tenemos temas pendientes que como productores apuntamos a mejorar. En ese camino tenemos que ir porque, se crea o no, este país depende del sector agropecuario. La raza Criolla en Salto es muy importante y reúne a mucha gente. El sector horticultor abastece, en una época del año, al país entero. Siempre se destaca en las reuniones que no hay renovación, que los jóvenes no quieren trabajar en la chacra. En cambio, en Salto hay mucha gente joven que ha estudiado y se ha e insertado en el medio con una renovación pujante, con nuevas tecnologías y buscando cuidar al medioambiente. La citricultura hoy atraviesa una situación difícil, pero hubo cambios en las variedades que necesitaba el mundo, sobre todo en lo que refiere a la naranja y hoy se ven los frutos de esa renovación, hay una producción en los montes muy importante que está saliendo bien. Ojalá mejore el sector citrícola, porque es una pata muy importante para Salto. Es un orgullo para mí  representar a mi departamento.

El perfil

Datos: Vive dos o tres días en la ciudad de Salto y el resto de la semana se va al campo, en Arapey Chico.
Familia: Tiene tres hijos, dos varones y una mujer.
Pasatiempo: Si bien no tiene mucho tiempo libre, le gustaría aprender crochet.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...