Cargando...

Agro > ENTREVISTA / DIEGO WOLLHEIM

Montes del Plata aumentará 10% su producción de celulosa

“El objetivo fundamental es ser todo el tiempo lo más competitivo posible”, afirmó el gerente general de Montes del Plata

Tiempo de lectura: -'

25 de octubre de 2019 a las 12:10

El miércoles 16 de octubre se cumplieron 10 años desde que Montes del Plata inició su actividad en Uruguay y cinco desde que se activó su complejo industrial en Conchillas. Diego Wollheim, gerente general de la empresa, concedió una entrevista a El Observador en la que expuso un balance de lo actuado y habló de una nueva meta: elevar 10% la producción de celulosa, que hoy alcanza los 1,4 millones de toneladas al año, crecimiento que significaría un aumento equivalente al 1% de los ingresos que el país obtiene por sus exportaciones.

 

¿Qué balance realiza sobre los emprendimientos de Montes del Plata en estos 10 años?

Es muy positivo, alcanza con ver lo que eran los lugares donde hoy está Montes del Plata y verlos hoy. Me tocó ser testigo de estos 10 años, porque estoy desde el inicio e incluso estuve los nueve años anteriores a la fundación de Montes del Plata en el sector forestal. Nos sentimos muy orgullosos de los avances y al mismo tiempo sentimos una gran responsabilidad de tener una cadena de producción que se ramifica en varias cadenas que dan trabajo a unas 6.500 personas en 13 departamentos, con un impacto del 1,7% del PBI, casi un 10% de las exportaciones de Uruguay y casi el 10% de la energía generada en todo Uruguay considerando tanto productores estatales como privados. Igual, se habla mucho de la planta y lo que me gusta hablar más es del sistema de producción de Montes del Plata, que va mucho más allá de la propia planta y que involucra a varias etapas.

 

Ese sistema de producción se inicia en los viveros.

Sí, todo comienza en los viveros. Tenemos uno propio y hay otros vinculados. Producimos aproximadamente al año entre el vivero propio y los de terceros unos 30 millones de plantas, eso quiere decir que plantamos unos 30 millones de árboles por año. Para poder tener el desarrollo de esas plantas, previamente hay un análisis en el departamento de investigación y desarrollo. Cuando festejamos un logro de I+D estamos festejando un logro de una madera que va a ser procesada a veces en 15 o 20 años. Esto habla de lo que es ese concepto que se busca de sustentabilidad de este negocio, que es una verdadera mirada a largo plazo. Una vez que uno tiene la planta va al campo y está la etapa de silvicultura, pero previo hay una preparación de terreno. Luego, aproximadamente a los 10 años en el caso nuestro que plantamos eucalyptus, viene la cosecha. Previo a esta cosecha hay una planificación, hay un desarrollo de lo que es la caminería para los diferentes campos donde se va a cosechar y viene el momento del transporte, donde nuestro caso es particular en Uruguay, porque desarrollamos un sistema bimodal, usamos el transporte terrestre con unidades nuevas, de última generación, controladas satelitalmente para el 50% de la madera aproximadamente. La otra mitad llega por vía fluvial a través de un sistema de barcazas que se desarrolló en Uruguay y que hace el traslado de la madera del litoral norte del país, más concretamente desde la terminal logística M’Bopicuá, cerca de Fray Bentos, hasta nuestra planta en Punta Pereira. Hay cuatro barcazas y en cada una ingresa el equivalente a 170 camiones y más de una por día tiene que ingresar a la planta para cumplir nuestros objetivos. Por eso es necesario tener una que esté cargando todo el tiempo en M’Bopicuá, una descargando siempre en Punta Pereira, una vacía yendo a buscar madera y otra llena llegando a la planta. Es un sistema sumamente interesante porque permite estar mitigando el efecto en el tránsito. 

 

 

¿En qué niveles de producción está hoy el complejo industrial?

Me gusta decir que más que producción de celulosa lo que se hace es extraer las fibras de celulosa de la madera. La parte que no es la celulosa, la lignina, que viene a ser como un pegamento de las fibras de la celulosa, se quema, se convierte en vapor y se transforma en energía. Hoy estamos produciendo aproximadamente 1,4 millones de toneladas de celulosa por año. Una vez que tenemos la celulosa, es embarcada en la propia terminal portuaria, que está en la misma planta, sale la celulosa de nuestra planta y el puerto propio, construido por Montes del Plata, es una de las ventajas competitivas más interesantes que tiene Montes del Plata, una terminal portuaria a la que llegan los buques oceánicos que se llevan la celulosa a los diferentes mercados en el mundo. 

 

¿Qué destino tiene la energía que se produce?

Aproximadamente consumimos el 50% y el restante 50% es vertido a la red nacional, lo que equivale al consumo de 200.000 hogares.

 

Volviendo a la producción de celulosa, ¿qué mercados se abastecen y cómo observa ese escenario?

Los destinos son básicamente Asia y Europa. Por ser un joint venture de dos compañías –Stora Enso (Suecia/Finlandia) y Arauco (Chile)– que se dedican a la producción y comercialización de celulosa, quienes comercializan son ellas, son ellas las que realizan sus proyecciones de precios. Obviamente que estamos mirando lo que sucede en el mercado y lo que podemos ver es que los precios tienen ciclos. Para nosotros el objetivo fundamental y el más importante, más que mirar el precio, es ser todo el tiempo lo más competitivo posible, porque producimos un commodity y solamente esa búsqueda de la optimización de los procesos es lo que nos asegura una sustentabilidad.

 

¿Qué exigencias llegan desde los mercados o bien son impuestas por la empresa para cumplir con los objetivos productivos y a la vez con los relacionados con esa sustentabilidad?

En eso está todo lo que es el cumplimiento del uso de las mejores técnicas disponibles, de las certificaciones que debe de tener la materia prima, en el consumo hoy en día en el mundo están cambiando las tendencias y el consumidor está exigiendo a las compañías el cumplimiento de la protección del medio ambiente. Aquí tenemos algo muy importante que está pasando con el sector forestal, que yo creo que es el sector que va a tener de los crecimientos más importantes a nivel mundial, porque es una tendencia, las nuevas generaciones están exigiendo mitigar los efectos de los gases de efecto invernadero, el calentamiento global y aquí tienen la posibilidad, a través de la forestación, de poder estar fijando carbono, emitiendo oxígeno y entonces cuando una persona joven va a comprarse ropa ya no le importa solo si está a la moda, también le importa que en el proceso de producción de esa fibra textil se esté cuidando al medio ambiente, entonces comienzan a surgir las fibras textiles basadas en que provienen de los árboles. Y eso lo podemos llevar a nuestros productos para el packaging. Hoy uno ingresa al supermercado y se encuentra con envases de todo tipo, hechos en base a celulosa y uno busca el sello –generalmente FSC– que da la garantía al consumidor que existe un respeto a todas las normativas ambientales y sociales detrás de ese producto.

 

Hemos podido apreciar algunos ejemplos, en una reciente visita a la zona donde está la planta de Montes del Plata, del valor que le dan a promover el desarrollo social en esas comunidades.

En los temas sociales hemos puesto mucho foco, ya que es nuestra forma de ser. Hoy hablaba de lo que no estaba antes de Montes del Plata y ahora vemos. Es increíble, el sábado (a inicios de octubre) estuvimos en el concurso de mesas de té, en Conchillas, un desarrollo que se hizo entre señoras hace siete años, que se viene repitiendo año a año y que está haciendo resurgir las tradiciones de la comunidad cercana a la planta. Por supuesto que es todo mérito de ellas, pero sentir que estamos poniendo un granito de arena o facilitando un proceso como ese es increíble. O también la primera vez que me tocó visitar Conchillas, encontrarme con la gente y hablar que era una población envejecida y hoy encontrarse que existe un CAIF con 50 niños de cero a tres años –y se espera que haya una lista de espera para futuro–, eso es lo que yo digo que es mucho más que crecimiento lo que da este tipos de proyectos, también dan un desarrollo porque se da forma en lo económico, en lo social y en los conocimientos. 

 

Ambientar la existencia de mano de obra suficiente y de la calidad adecuada debe ser un desafió que persiste.

Fue un gran desafío. Cuando empezamos con la selección de personal más intensa, dos años antes de iniciar la producción, el desafío era tener la cantidad de gente suficiente y luego la capacitación. Y ese proceso de capacitación hoy empieza a ser algo más dinámico y que se empieza a dar continuamente porque existe cierta renovación de gente, pero también es por el propio crecimiento que un poco en la producción ya estamos logrando, por eso se requiere más personal. Ha entrado mucha gente joven, pero también gente con experiencia, no en el sector pero sí en la industria o en procesos similares que podían asimilarse a lo que tenían que hacer. Lo que hubo fue mucho entrenamiento, mucha capacitación y hoy quienes se capacitaron en ese momento son nuevos capacitadores. 

 

¿De dónde procede el personal y qué impacto tiene la mano de obra femenina?

El departamento de Colonia tiene la particularidad de tener varias ciudades, entonces no se puso el foco en una, porque hay varias alrededor. Más del 80% del personal de la planta es de Colonia y el 99% de toda la empresa somos uruguayos. Y si pensamos en género, hay muchas mujeres trabajando en todo Montes del Plata y el lugar donde hay más es en el vivero, donde más de la mitad son las mujeres, pero también tenemos operadoras de harvester para la cosecha o en el control room de la planta. Los gerentes de primera línea, es decir, los que reportan al gerente general, son cuatro mujeres y cuatro hombres.

 

A propósito de herramientas para producir la materia prima, un diferencial es el programa Alianzas.

La forma en la que hemos venido trabajando en estos 10 años es básicamente con un crecimiento a través de sistemas de fomento con productores agropecuarios, donde la tierra les pertenece. Ellos buscan aquellas tierras que pueden dedicarse a la forestación, que son muchas veces marginales y logran maximizar la producción de su campo combinando una parte con ganado, otra con agricultura y otra con forestación. Pueden seguir criando ganado incluso donde hay forestación, solo tienen que estar esas zonas unos 18 meses libres. En todos los campos que hoy tiene la empresa pastorean unas 60 mil cabezas de ganado. Otro tema interesante, que se ha incorporado hace unos años, es la actividad apícola, hay más de 7.000 colmenas y la gran mayoría empezó a ser ya producción certificada como orgánica. Otro tema interesante es que desde la ley forestal no solamente se ha promovido las plantaciones de nuevos bosques comerciales, sino también el mantenimiento y la protección de bosques nativos. Uruguay es de los pocos países en los que ha crecido en superficie el monte nativo y eso da justamente la oportunidad para el desarrollo de la apicultura, porque las abejas se alimentan allí.

 

¿Cómo ve al sector a unas tres décadas de creada esa ley?

Lo veo como un sector que además de haber crecido se ha desarrollado, porque hoy no es que se hace lo mismo que se hacía antes pero más, se hace mucho más y totalmente diferente y eso es lo que da bases para pensar en una proyección del sector. la matriz productiva de Uruguay ha cambiado tanto que el sector forestal ocupa sino es el primero el segundo lugar en lo que son los productos de mayor exportación. y Todo se ha hecho de una forma muy ordenada, muy regulada, dudo que en Uruguay haya algún otro sector con el mismo nivel de regulación que tiene el sector forestal, lo que también es interesante porque da las garantías de que se está desarrollando no de cualquier manera, sino de una forma sostenible y que no llegó para sustituir otras actividades agropecuarias, sino para generar una sinergia y una diversificación que al fin y al cabo termina ayudando al productor. al tener una planta de celulosa lo que se ha logrado es poner una industria de primer nivel mundial al servicio de los campos de Uruguay, ya sean propios de la empresa o los nuevos campos de los productores uruguayos. 

 

Más allá de los esfuerzos para mantener en condiciones toda la infraestructura existente en el sistema de producción, ¿qué nuevos desafíos se han trazado?

Nuestro objetivo es optimizar el sistema de producción que tenemos funcionando y lo que determina ese sistema de producción es la capacidad de la planta. Estamos hoy en día en 1,4 millones de toneladas de producción al año y pensamos que con determinadas inversiones que estamos realizando nuestra proyección es crecer un 10% más. Ese 10% representa un 1% de las exportaciones del país y eso no se logra de un día para el otro, eso es un proceso en el cual un grupo de uruguayos estamos buscando todo el tiempo la mejora continua, en todos los procesos, ver dónde podemos ajustar para lograr un crecimiento sostenido, porque de nada sirve un año de récord de producción si no es sustentable, entonces ahí está el trabajo de lograr un proceso de crecimiento sustentable.

 

 

El perfil del entrevistado

Diego Wollheim nació en Paysandú, tiene 46 años, es casado y tiene dos hijos. Es contador público. Inició su actividad en 1994 en PriceWaterhouseCoopers. En 2001 ingresó al sector forestal: fue controller y gerente de administración y finanzas en Ence. En 2009 fue nombrado gerente de administración y finanzas. Desde 2016 es el gerente general de Montes del Plata. Participó en múltiples proyectos de inversión en Uruguay, entre ellos: construcción de una planta de celulosa y energía integrada con una terminal portuaria sobre el Río de la Plata, una terminal portuaria sobre el Río Uruguay, dos plantas de chipeado de madera, servicios forestales de cosecha, aserradero, adquisición de tierras y plantaciones forestales, un vivero y dos zonas francas industriales.

 

 

La visión sobre UPM2
Consultado sobre la instalación en Uruguay de una tercera planta de producción de celulosa, en ese caso la segunda de la compañía UPM, Diego Wollheim expresó: “Si bien no realizamos comentarios sobre competidores, sí es importante darse cuenta que este nuevo proyecto no hace otra cosa que reafirmar las condiciones de Uruguay para el desarrollo del sector forestal, en el cual nos sentimos como un actor importante”.
“Lo que se ha hecho hasta ahora en el sector ha demostrado una seriedad, una responsabilidad que habilita a que haya empresas que puedan estar pensando ya sea en incrementar su producción o nuevas empresas que se puedan instalar en Uruguay”, comentó.

 

 

El joven que no se quiere ir a la ciudad

Diego Wollheim comentó que “al ver una inversión como la de Montes del Plata uno la ve como más que una inversión forestal, es toda una nueva base de conocimientos, de experiencias y de tecnologías”.

Señaló, para explicar lo que este desarrollo agroindustrial ha permitido, un video en el que habla un joven que trabaja en uno de los frentes de cosecha, un video que se hizo para el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (en el marco del programa Conciencia Agropecuaria).

El joven, oriundo de Lorenzo Geyres (Paysandú) y viviendo ahora cerca de las Termas de Almirón, al lado de Guichón, cuenta que lo primero y más importante es la seguridad, que hay tres paradas activas en las cuales se hace gimnasia, habla de la importancia que tiene el medio ambiente y de la forma en la que hay que cuidar el monte nativo y la fauna.

“Ver a un muchacho de 22 años manejando un harvester, con una tecnología de primer nivel mundial, una máquina finlandesa espectacular, que tiene computadora a bordo, su joystick, trabajando y escuchando música, con calefacción, con el confort adecuado en el asiento, que dice que jamás se iría a la ciudad porque ese es su lugar… darle la oportunidad a esa gente joven son las cosas que realmente te impactan”, dijo Wollheim.

“Ese joven dice ‘de acá no me mueve nadie’… está el miedo a que vengan las tecnologías, los robots a sustituir a la gente, pero él ya está adelantado, manejando una tecnología excelente y de primer nivel no en Uruguay, es la tecnología máxima de nivel mundial”, comentó.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...