Fútbol > PERFIL

Mora, de aquellos zapatos rotos en Rivera a la gloria mundial

El delantero se dio el gusto de ganar prácticamente todo con River argentino luego de un muy buen pasaje por el fútbol uruguayo; una vida dedicada al fútbol que ahora abandona

Tiempo de lectura: -'

07 de enero de 2019 a las 17:48

Siendo muy niño allá en Rivera, perdió a su mamá y eso lo marcó de por vida. Los pocos pesos que había en la familia en aquel entonces, los invirtió en zapatos de fútbol para jugar en Nacional de su ciudad. Nadie podía con él. Rodrigo Mora ya se destacaba de niño. 

Cuando creció, estaba a punto de irse a Gremio de Porto Alegre con 16 años, lo convencieron para que fuera a jugar a Juventud de Las Piedras que fue su primer club profesional en Uruguay. Con Julio Ribas como técnico, ganó la Viareggio Cup en 2006 siendo campeón del mundo sub 20 derrotando 1-0 a Juventus.

Fue tanto el feeling que tuvo con Ribas que explotó su fútbol. Como es costumbre, el DT le decía "Gladiador" como a tantos otros jugadores. Con el paso de los años, cuando nació su hijo le puso de nombre Máximo, el nombre de Russel Crowe, el actor que protagonizaba la película ganadora del Oscar en 2000 con ese nombre.

Pasó de la B a jugar a Defensor Sporting a mediados de 2009. Le hizo un gol a Boca Juniors por la Copa Libertadores en ese año.

El primer semestre de 2010 jugó cedido en Cerro donde también anotó por Copa Libertadores. 

Volvió a Defensor pero no se fue bien. Su caso era como un récord mundial ya que su pase le pertenecía a tres clubes diferentes: Juventud, Defensor Sporting y Danubio.

Luego de varios meses de negociaciones infructuosas, la viola lo separó del plantel en 2011 tras haber ganado el Apertura 2010. En ese entonces lo representaba Pablo Sorín, quien con el tiempo se lo llevó a Benfica de Portugal en donde casi ni jugó.

Gregorio Pérez, entonces entrenador de Peñarol, se interesó en él y luego de muchas idas y vueltas, pudo arribar a los aurinegros. En solo seis meses se fue como goleador del equipo con 11 goles en 21 encuentros, cuatro de ellos en la última fecha en que vencieron 7-1 a Rampla Juniors en Jardines del Hipódromo.

Esa llegada a los aurinegros había despertado la bronca del entonces presidente de Defensor Sporting, Dante Prato: “Siento que de alguna manera que hay cosas que no se han cumplido”, dijo el titular violeta luego de que se hiciera el pase, haciendo referencia a que se había arreglado de palabra que si se iba a un club del exterior como se fue, no jugaría en ningún otro conjunto uruguayo que no fuera Defensor.

En agosto de 2012 llegó a River Plate. Calladito se fue metiendo en el equipo y la gran relación con los hinchas se fue dando a través de goles clásicos a Boca Juniors. Como aquel que le había hecho con Defensor en la Libertadores dejando afuera a los de La Bombonera. Si bien tuvo un pasaje luego por Universidad de Chile, volvió a River y cada vez se fue transformando en un pequeño ídolo de la institución de Núñez.

Hace un año y medio, en junio de 2017, comenzó a vivir sus momentos más difíciles; fue operado de un infarto en la cabeza del fémur de una de sus piernas.

"Con el consentimiento del jugador, vamos a decir el diagnóstico: es una necrosis aséptica en la cabeza del fémur. Ocurre que, por la privación del flujo sanguíneo en la cabeza del fémur, se genera un infarto en el hueso y muchas veces pasa inadvertido porque no genera sintomatología en el momento", explicó entonces el médico Pedro Hansing quien agregó que era una lesión muy infrecuente y que no conocía antecedentes en gente joven y deportista.

Pocos días antes, otro de los ídolos de River de los años de 1970, Óscar "Pinino" Más, había dicho que Mora tenía cáncer.

"Les voy a contar que estoy cada día mejor y que voy a volver más fuerte que nunca", aseguró Mora en un mensaje grabado en la red social Twitter. "Estuve escuchando afirmaciones muy irresponsables y dolorosas sobre mi salud", prosiguió el delantero y agregó que "es tan falso y dañino lo que supuestamente afirman, que es difícil salir a responderle sin agraviarlo".

Pinino Más se retractó al instante ya que además había dicho que Enzo Francescoli le había comentado que Mora tenía "cáncer de costilla".

Se lo vio durante un buen tiempo utilizando muletas, pero siempre sonriendo, una de sus características de toda la vida.

Ya se había hecho ciudadano argentino en febrero de 2016 para facilitarle las cosas a River y no ocupar el puesto de extranjero.

Volvió con amenaza de bomba

En agosto de 2017 fue entrevistado por TyC Sports y dijo que había tenido miedo de no volver a jugar: ""Tuve miedo antes de la operación de no volver a jugar al fútbol. Tuve una lesión poco común en un futbolista, ahora me muero por entrenar y mi objetivo es estar en la pretemporada en enero".

En diciembre de ese año, el capitán Leonardo Ponzio tuvo un gran gesto con él: lo dejó levantar la Copa Argentina, pese a que Mora no había jugado ningún encuentro. El uruguayo levantó la copa y se llevó una medalla.

A fines de enero de 2018 y luego de ocho meses de inactividad, volvió ante Huracán en Parque Patricios en un partido que no pasó desapercibido, ya que estuvo demorado un buen rato porque hubo una amenaza de bomba.

Siempre tuvo el apoyo incondicional del técnico Marcelo Gallardo, quien lo adoptó de entrada y lo mantuvo en algunos momentos complicados. Así, Mora comenzó a tener más presencias y a recobrar la confianza necesaria para volver a ser El Pulga, como le decían de chico en Rivera.

Cuando en marzo del año pasado ganaron la Supercopa Argentina, no pudo controlar las lágrimas. Le ganaron 2-0 a Boca Juniors y volvió a sonreír. El primero en abrazarlo para consolarlo fue el uruguayo Nicolás De la Cruz, quien entró a la cancha a celebrar el título.

Días después, debutó como actor en la serie El Marginal. "La rompió, este pibe la rompió", dijo el actor Claudio Rissi, quien interpreta a Borges, uno de los protagonistas de la serie que tuvo un gran éxito en su país y en toda Latinoamérica en sus dos temporadas.

¿Quién diría que aquel carasucia que jugaba con zapatos remendados al fútbol en Rivera, años después sería invitado para actuar en una exitosa serie de televisión? Pero así es la vida y Mora la supo disfrutar.

En setiembre del año pasado, tuvo un presagio: "Hay que ganar la Copa Libertadores", tiró en una entrevista. "Tengo que aprovechar al máximo los minutos que tenga, demostrarle a Gallardo que quiero estar. Siempre que tengo la posibilidad, me aferro a objetivos cortos. El primero que tenía era recuperarme y ser parte del plantel de River, después jugar y estar con mis compañeros", agregó.

Tanto fue así que estuvo hasta el final y ocupó un lugar en el banco de suplentes en el histórico partido de Madrid en el que vencieron 3-1 al eterno rival, Boca Juniors, para llevarse el título de la Copa Libertadores en un encuentro que quedará en la mejor historia millonaria.

En su doble pasaje por el club, jugó 184 encuentros y anotó 44 goles. Con los de Núñez ganó ocho títulos: dos Libertadores, una Sudamericana, dos Recopas Sudamericanas, una Copa Suruga Bank y dos Copas Argentina. Este Día de Reyes de 2019, anunció su sorpresivo retiro a los 31 años. 

River como institución lo saludó vía Twitter por su alejamiento. También sus compañeros y muchos socios e hinchas. Mora nació en Rivera y se hizo grande en River. Su pique letal, sus golazos, sus regates y su cambio de velocidad, quedarán en el mejor de los recuerdos.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...