Nacional > ZONA FRANCA

Salud Pública inspeccionó a la tabacalera china denunciada

Al igual que durante la inspección de Trabajo, las máquinas estaban apagadas

Tiempo de lectura: -'

13 de octubre de 2018 a las 05:03

El Ministerio de Salud Pública (MSP) inspeccionó la fábrica de tabacalera china Maregroup SA este viernes, horas después de que El Observador informara sobre denuncias que llegaron al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) por presunto incumplimiento de las pautas salariales y de normas de seguridad e higiene. 

La empresa desembarcó en la zona franca de Florida hace dos años y su presencia había pasado inadvertida para la mayoría de los involucrados en esta industria. En diálogo con El Observador, tres empleados de la empresa reafirmaron las denuncias que llegaron al ministerio: condiciones insalubres de trabajo, vinculadas a seguridad laboral e higiene, así como salarios por debajo del laudo.

El presidente del Sindicato Autónomo Tabacalero, Carlos Caldas, señaló a El Observador que los laudos fijados por el MTSS para el sector son de $ 60 mil nominales por 40 horas semanales. Sin embargo, los empleados dijeron que cobran $ 20 mil por 48 horas semanales. El Observador accedió a dos recibos de sueldos y constató un sueldo de $ 20 mil nominales para un ayudante de maquinista y de $ 17 mil para un peón. 

Los funcionarios consultados aseguraron que pocos minutos antes de que la representación de Salud Pública ingresara a la fábrica, los encargados de la planta apagaron las máquinas. En concreto, tres máquinas y seis compresores integran el paisaje de este galpón ubicado en la zona franca de Florida. Maregroup SA está en manos de propietarios chinos, que no suelen frecuentar la fábrica y se comunican a través de un traductor con sus 98 empleados. Uno de los trabajadores describió a El Observador cómo es el paisaje de la fábrica, que cuenta con dos baños para los casi 100 trabajadores y un único comedor. El ruido de los seis comprensores es muy fuerte, afirmó el funcionario, y agregó que ninguno cuenta con orejeras para proteger los oídos. 

Lo único que hay, según narró, son unos pequeños tapones de plástico para proteger los tímpanos. “Estamos laburando al lado de compresores gigantes. Hay mucho polvillo de tabaco”, señaló. Esto último también fue confirmado por otras dos empleadas. Además, el funcionario comentó que el polvo se ve en las paredes y que, según él, deberían usar tapabocas para proteger sus vías respiratorias. 

Tampoco hay un sistema de extracción de aire para limpiar el ambiente. “Tendríamos que usar tapabocas, algo para proteger las manos, pero no tenemos a nadie que lo exija. Entonces, como es algo molesto, por voluntad propia no lo usamos”, explicó.  La mayor parte del personal de la tabacalera se encarga de varias tareas, por las que van rotando a lo largo de la jornada. Una de las trabajadoras describió a El Observador que, entre las cosas de las que se encarga, se encuentra poner a operar las máquinas, limpiarlas y empaquetar cigarrillos. 

“El tabaco te queda en la nariz y hasta en el pelo”, aseguró la funcionaria. Aunque no han ocurrido accidentes laborales de gravedad, varios trabajadores comentaron que hace unos meses un compañero se arrancó una uña mientras trabajaba en una máquina sin utilizar guantes. La alerta sobre la situación en la fábrica de cigarrillos se encendió luego de una denuncia que llegó al MTSS. La cartera realizó una inspección el 3 de octubre pero sus resultados están siendo evaluados, dijo el inspector nacional de Trabajo, Gerardo Rey.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.