Zikitipiú > Ramos Generales

Mujica versus Astori y el retorno de Vázquez

Las disputas entre el presidente y el vice revelan el estado de las cosas a la interna del gobierno

Tiempo de lectura: -'

11 de julio de 2012 a las 00:00

En medio del tremendo embrollo que el gobierno tiene sobre la mesa con el tema de Pluna (que tapa otros embrollos como los de la salud, la educación, la basura, y siguen firmas), el vicepresidente de la República, Danilo Astori, sale, por segunda vez en pocos días, a expresar su discrepancia con la forma en que el presidente José Mujica procedió al avalar el ingreso de Venezuela al Mercosur.

Astori se tomó la molestia de detallar qué cosas le molestan y golpeó particularmente sobre un aspecto que la oposición ya le había marcado al mandatario: el priorizar lo político por sobre lo jurídico. Es decir, la política por encima de la ley, con lo cual se abre un gran panorama de incertidumbre acerca de hasta dónde las leyes empardarán con las convicciones políticas del mandatario.

No es la primera vez que Astori discrepa con Mujica, pero que lo haga en este momento tan complicado y en un tema tan sensible, y además por la prensa, muestra el estado de las relaciones en la interna del gobierno.
En estos días, algunos dirigentes afines a Mujica le han transmitido a periodistas de El Observador, quizás no su satisfacción, pero sí lo interesante que les resultaba ver a los miembros del equipo económico que de alguna forma lidera Astori, revolverse como gato entre la leña para explicar de la mejor manera lo de Pluna.

Mientras que en su momento Mujica había dicho en pleno Senado que no le gustaba Matías Campiani, la foto que quedará para la historia cuando se hizo el negocio con LeadGate será la de Astori y el entonces ministro de Transporte, el astorista Víctor Rossi, sentados junto al empresario argentino.

Más allá del resultado del negocio (aquella concesión se hizo sin licitación) la actitud de los mujiquistas solazándose con el mal momento de los astoristas torna en juego de niños las históricas disputas por el poder dentro de los partidos tradicionales que en algún momento contribuyeron a su derrota electoral (recuérdese Sanguinetti vs Batlle).
En uno de los dos temas en boga, Pluna, Astori fue protagonista de primer orden en el ahora fracasado negocio. En el otro, Mercosur, el vicepresidente aparece como la voz de la legalidad y la resistencia ante la actitud ilegal y sumisa del gobierno.

Pero mientras en el horizonte exista la chance de que Tabaré Vázquez retorne a la arena política, todos estos desaguisados, apenas pasen, serán pasado para el Frente Amplio. Si el futuro se presenta vazquista, entonces será luminoso. De hecho, en estos dos asuntos Vázquez estuvo presente; con Pluna del lado de los astoristas, con el Mercosur del lado de los mujiquistas.

Claro que si esta guerra interna sigue creciendo en intensidad, para el ex presidente el retorno no será todo lo fluido que se podía pretender. Hay una izquierda que se inclina por la legalidad y otra por el pragmatismo de la política; una izquierda que quiere continuar la línea económica iniciada en 2005 y una izquierda que quiere cambiarla; una izquierda de Astori y una izquierda de Mujica. Hasta ahora, cuando estuvo activo y militante, Vázquez logró lidiar con las dos. El futuro dirá si seguirá pudiendo.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...