Nacional > SALUD PÚBLICA

Se murió esperando el resultado de un examen médico y ASSE inició una auditoría horas después

Lo operaron de un tumor en julio y falleció sin conocer el resultado del examen; aún no hay un patólogo en el hospital de Artigas

Tiempo de lectura: -'

17 de octubre de 2018 a las 14:49

A Luis Acosta, un hombre enfermo de 65 años, lo operaron de un tumor en el riñón el 30 de julio pasado en el hospital público de Artigas. Su médico le adelantó que el problema aparentaba estar relacionado a un cáncer y que, de ser así, debía recibir un tratamiento oncológico para seguir con vida. Pero ese diagnóstico no se podía confirmar hasta tener el resultado de la biopsia, el estudio médico que garantiza la dimensión y gravedad del tumor que le extrajeron.

La espera se hizo tan larga que se transformó en una fatal agonía. Después de tres meses de incertidumbre, el paciente murió este martes sin saber qué patología sufría.  

Desde la Administración de los Servicios de Salud del Estado (Asse) iniciaron una auditoría sobre la historia clínica para determinar responsabilidades y posibles errores en el accionar. La vicepresidenta Marlene Sica reconoció este miércoles en rueda de prensa que existen "dificultades" para analizar estudios en las zonas del norte del país y, particularmente, en el departamento de Artigas. 

"Solicitamos una auditoría a la historia clínica para conocer en detalle si hubo alguna dificultad en el proceso asistencial que determinó la causa del fallecimiento", apuntó Sica, aunque agregó que la investigación también podría determinar que el fallecimiento fue una "evolución propia" de la patología. 

La vicepresidenta de Asse explicó que el paciente era "portador de un cáncer de riñón", con metástasis a nivel pulmonar, pleural y también suprarrenal. Consultada sobre las demoras para entregar los resultados de la biopsia, Sica aseguró que "claramente" estos tiempos se vencieron. 

"Reconocer o no el error sería difícil en el momento actual (...) Una vez que esté ese resultado (de la auditoría) asumiremos si hubo un error", remarcó Sica y agregó que, en este momento, no estaba en condiciones de asumir errores ni determinar si los hubo. El director de la región norte Walter Fleitas, está viajando a Artigas para seguir de cerca el caso.  

“El pobre hombre murió gritando que quería vivir y nadie hizo nada por él”, aseguró a El Observador Claudia Martins, hija de Mirtha, otra paciente del mismo centro de salud que, al igual que hizo Acosta, espera el resultado de la anatomía patológica del nódulo que le extrajeron de un pecho, también hace tres meses. Todavía desconoce si corresponde a un tumor benigno o maligno, y está a la espera de recibir un tratamiento pertinente. Ahora, conociendo la historia de Acosta, además de incertidumbre y dolor, madre e hija también sienten mucho miedo. 

El problema radica, principalmente, en que en ese departamento no hay patólogos y, por lo tanto, los estudios de biopsia se demoran más de la cuenta. “Es una situación conocida y gravísima”, declaró a El Observador Alarico Rodríguez, gerente general de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE). Según aseguró, en octubre comenzaría a trabajar un patólogo dentro de ese hospital pero, al parecer, todavía no hubo avances. 

El Observador consultó al Hospital de Artigas pero los funcionarios no quisieron hacer declaraciones sobre el caso.

Luis Acosta vivía a pocas cuadras del hospital de Artigas pero no podía moverse de la cama del dolor que sentía. El sufrimiento que padecía tampoco lo dejaba dormir bien ni comer. Cada día era peor. Frente a esa discapacidad, física y emocional, su esposa era quien solía trasladarse diariamente hasta el hospital para corroborar si había novedades sobre los resultados del estudio. Pero la respuesta era siempre desfavorable. 

La demora de una biopsia depende de la complejidad del tumor o la muestra extraída, aunque especialistas consultados por El Observador coincidieron en que más de dos meses de demora no es un tiempo normal, especialmente teniendo en cuenta que de ese resultado depende un posible tratamiento oncológico por una enfermedad que puede avanzar rápido.

Martins aseguró que cuando la noticia tomó estado público “varias personas vinculadas al hospital criticaron a los pacientes que salieron a contar en los medios” lo que estaba sucediendo en ese centro de salud. “Decían que el camino adecuado no era hablar con los periodistas, que el protocolo indica que las quejas deben realizarse por otros métodos. Me pregunto qué dicen esas personas hoy del protocolo, cuando Luis murió esperando a que un médico le diga qué patología tenía”, cuestionó. 

Según relató la mujer, el problema de los patólogos no es el único en Artigas. Algo similar sucede con otras especialidades médicas como con los psiquiatras, oculistas e incluso con el desabastecimiento de fármacos. 

“Hoy todo el departamento está conmovido. Es una tristeza muy grande. Una pena que duele mucho. Esto no debió haber pasado”, dijo la mujer que tiene a su madre desesperada por saber si debe iniciar un tratamiento oncológico para sobrevivir a un cáncer.  
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...