Fútbol > URUGUAYO ESPECIAL

Nacional ganó y está a un punto del título

Los albos vencieron 2-0 a Juventud y, con solo igualar ante Boston River en la fecha final, serán campeones

Tiempo de lectura: -'

04 de diciembre de 2016 a las 18:39

Embed

En una tarde de emociones en el Parque Central, Nacional cerró con triunfo un trabajado partido y el título de campeón del Uruguayo Especial le quedó al alcance de la mano al tricolor, luego de que Danubio se despidiera de la puja (ver página 6) y de que solo Wanderers (ver página 7) quedó con posibilidades de darle pelea.

La jornada del domingo en el estadio de La Blanqueada estuvo marcada por los homenajes a Chapecoense, con el aplauso de los parciales tricolores ante la salida a la cancha de Juventud de Las Piedras, con su indumentaria en verde como la del equipo brasileño, más el posterior minuto de silencio, con total respeto de todos, y la suelta de globos verdes y la presencia de una bandera en la Atilio García.

Embed

En la cancha, el partido comenzó con el equipo de Jorge Giordano con el control del juego. Con una figura que por momentos se paró 4-1-4-1, Juventud le copó el medio a Nacional y se adueñó de la pelota. Tocó y tocó el pedrense, pero sin profundizar ni lastimar el arco de enfrente.

El tricolor sufría la falta de posesión de balón y cuando la tenía buscaba a Silveira, quien fabricó una jugada al picar habilitado, hacer la pausa y rematar para que la pelota pase cerca del palo. Fue la primera de los albos, a los 12', y la primera del atacante en una tarde en la que estuvo impreciso.

La otra opción tricolor eran los arranques de Viudez, nuevamente el más claro en ofensiva en el primer tiempo. Por su sector llegó lo más peligroso de Nacional. Y más cuando Fucile pasó a esa banda debido a la salida de Otálvaro, con fractura en la mano, lo que hizo que el DT pusiera a Espino, quien entró a la izquierda.

Con Fucile y Viudez se potenció la derecha tricolor y creció en juego. Y de ahí llegó la más clara para los albos. Tras una falta al punta, sacó rápido Seba Fernández y Carini derribó a Ramírez en el área. El 1-0 se veía venir. Papelito tomó la pelota, remató a su derecha, pero el arquero pedrense, de gran torneo, voló a ese palo y atajó con facilidad un tiro suave.

Todo seguía igual en el Parque, donde los nervios de Lasarte y los hinchas llegaban a los jugadores.

Silveira volvió a tener una. Romero lo habilitó con un gran pase largo, el atacante remató y la pelota dio en el palo. Pese a toda su lucha, no era su tarde.

En el segundo tiempo –luego de otro momento de emoción para los albos con el ingreso a la cancha de su ex arquero Alexis Viera, quien entró en el intervalo y fue aplaudido por los hinchas– arrancó mejor Juventud con un remate del Rulo Varela, siempre peligroso, que sacó Conde.

Lasarte les pedía a sus futbolistas que se despertaran y salieran del fondo. Y tras una jugada por derecha de Viudez, nació la falta en la que llegó el gol de la apertura. El centro al área de Tabaré lo sacó el fondo visitante y Espino, a los 49', la calzó para que la pelota traspasara todas las piernas y se le metiera en un palo a Carini.

Martín Ligüera
El festejo de Martín Ligüera
El festejo de Martín Ligüera

Respiró Nacional con el gol y comenzó a dominar el juego. Con Porras y Romero llegando, con Espino subiendo y con Ramírez más participativo.

Y Juventud no reaccionaba. Giordano apostó a la altura de Alles y el juego pasó a ser en base a pases largos para él y Vargas, pero sin la precisión para habilitarlos bien.

El tricolor estaba arriba 1-0 pero el partido estaba abierto. Juventud tuvo una carga de peligro a los 60' pero Polenta cortó en gran forma en el medio.

A los 64', Lasarte mandó a la cancha a Ligüera para buscar liquidar el trámite y el floridense entró con el gol del 2-0. Es que ingresó y a los pocos segundos marcó. Ramírez hizo una jugada brillante por izquierda, pasó a varios jugadores y remató, la pelota dio en el segundo palo y derivó para el 10, que le pegó de primera y anotó el segundo tanto albo.

Quedaban muchos minutos por jugar, pero el partido comenzó a cerrarse ahí. Ligüera tiró alguna magia más, Ramírez siguió desbordando y Silveira desaprovechó un par de ocasiones.

El triunfo fue tricolor y en las tribunas quedó la sensación de que el título del Uruguayo Especial está ahí. Y es así. A Nacional le basta un empate para lograrlo y debe recibir a Boston River en el Parque, donde ayer volvió a demostrar que está imbatible.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...