Mundo > FRANCIA

No cesan los disturbios en Francia por la muerte de un joven árabe a manos de la policía

Por tercera noche consecutiva hubo quemas de coches y enfrentamientos con la policía. Más de 650 detenidos y suspensión de transportes nocturnos
Tiempo de lectura: -'
30 de junio de 2023 a las 07:49

Por tercera noche consecutiva las protestas por el asesinato de un joven de origen árabe cometido por la policía este martes volvieron a estallar en diversas ciudades francesas, en la peor ola de violencia que se recuerde por esta causa en las últimas décadas.

El ministerio de lnterior reportó 667 detenciones, 250 policías heridos y quemas de decenas de vehículos por manifestantes enardecidos, además de algunos ayuntamientos y edificios públicos en la periferia de París.

Los servicios de autobuses y tranvías de la región capitalina, que fueron blanco de los disturbios el miércoles por la noche, se clausuraron a las 21 obligando a los habitantes a regresar a sus casas con la puesta de sol.

También se decretó el toque de queda nocturno hasta el lunes en varias ciudades cercanas a París, como Clamart (Hauts-de-Seine) y Neuilly-sur-Marne (Seine-Saint-Denis).

En París, varias tiendas del centro comercial Les Halles y en la turística y comercial calle Rivoli, que lleva al museo Louvre, fueron "vandalizadas", "saqueadas" o "incendiadas" durante la noche, dijo un alto jefe policial.

Los participantes en las protestas también atacaron por segunda noche consecutiva comisarías en Pau (suroeste), ayuntamientos en Lille (norte), y escuelas en Amiens (norte).

En Nanterre, la ciudad obrera de la periferia occidental de París donde el adolescente de 17 años murió baleado el martes durante un control vehicular registrado en un video, los manifestantes bloquearon calles y se enfrentaron con la policía lanzando piedras y usando vehículos incendiados como barricada tras una vigilia pacífica.

"No culpo a la policía, culpo a una persona: la que quitó la vida a mi hijo", declaró al canal France 5 Mounia, la madre del joven asesinado, en su primera entrevista desde los hechos. “Vio un rostro árabe, un muchacho, y quiso arrebatarle la vida", dijo.

Durante la jornada, Mounia lideró una marcha pacífica en la barriada Pablo Picasso, donde vivía al joven Nahel, que terminó en nuevos choques con la policía, con mobiliario urbano quemado y lanzamiento de gases lacrimógenos.

Las protestas se extendieron a Marsella, la gigantesca ciudad portuaria del sur de Francia, donde centenares de jóvenes marcharon por el centro urbano y prendieron fuego a contenedores de basura antes de ser dispersados

El presidente Emmanuel Macron encabezó este viernes una nueva reunión interministerial para analizar la situación luego de haber puesto en alerta a 40 mil policías y gendarmes, incluidas a BRI (Brigada de Investigación e Intervención), desplegada al final del día en Nanterre, y el GIGN (Grupo de Intervención de la Gendarmería Nacional).

En un informe interno, los cuerpos de seguridad prevén "una generalización" de la violencia en las próximas noches, con "acciones dirigidas a las fuerzas del orden y los símbolos del estado", dijo una fuente policial.

Tras haber condenado el primer día la acción policial, Macron criticó la violencia "injustificable" contra "las instituciones y la República", y su primera ministra, Élisabeth Borne, llamó a "evitar una escalada", mientras la "justicia hace su trabajo".

La justicia decretó este jueves prisión preventiva por homicidio voluntario para el policía de 38 años sospechoso de haber disparado, indicó la fiscalía, que consideró que el uso de su arma no estaba justificado legalmente.

Su abogado aseguró que el agente pidió perdón a la familia y que estaba "extremadamente conmocionado" por la violencia del video difundido de los hechos.

El crimen provocó una gran indignación pública, desde el presidente Macron al futbolista Kylian Mbappé, máxime cuando la violencia policial es un tema recurrente en Francia, donde 13 personas murieron en situaciones similares a la de Nahel en 2022.

Pero la magnitud del descontento actual evoca los disturbios que estallaron en 2005 en los suburbios de las grandes ciudades, después que dos adolescentes perdieran la vida electrocutados cuando huían de la policía en Clichy-sous-Bois, al noreste de la capital.

El gobierno del entonces presidente conservador Jacques Chirac decretó el estado de emergencia, una medida que la derecha y la extrema derecha piden también en estos momentos, aunque las autoridades por ahora no lo contemplan.

El ejecutivo afronta una situación delicada, después de que sus críticas en la víspera causaran malestar entre los sindicatos de policía, respaldados por la excandidata presidencial Marine Le Pen.

(Con información de agencias)

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...