Espectáculos y Cultura > MÚSICA SINFÓNICA

Ossodre celebra su aniversario con 300 músicos en escena

La Orquesta del Sodre suma a las mujeres del Coro Nacional, al Coro de Niños y a la solista internacional Nancy Fabiola Herrera

Tiempo de lectura: -'

31 de mayo de 2018 a las 05:00

La Sinfonía Nº3 de Mahler está dedicada a la naturaleza. Ejecutar esa pieza representa una monumental tarea: consta de seis movimientos, requiere un coro de niños, otro de mujeres, y a una solista.

El nuevo director general artístico y musical del Sodre, Diego Naser, eligió a Mahler por la envergadura de su obra y con el objetivo de enviar un mensaje en el marco del aniversario número 87 de la orquesta nacional de la institución.

"Tenemos doble arpa, doble juego de timbal. Vamos a tirar la casa por la ventana. Son más de 300 artistas en escena. Y esa posibilidad te la daba solo la Sinfonía N° 3 de Mahler", dijo Naser a El Observador. "Será un aniversario en el que se note la política de unidad. No en el camino de Ossodre por un lado, el Ballet Nacional por el otro y el Coro Nacional por otro. Sino que la idea es de caminar juntos en nombre de una institución que nos engloba a todos", agregó.

Este concierto de celebración cuenta con una presencia internacional: la solista venezolana Nancy Fabiola Herrera. Formada en Julliard, la mezzosoprano llegó a Montevideo luego de protagonizar La italiana en Argel en el Teatro Colón de Buenos Aires. Desde Uruguay viajará a Manchester para grabar un disco en la BBC de esa ciudad. En España –la cantante que se ha presentado a lo largo de su carrera junto al tenor Plácido Domingo– brindará unas masterclasses y una serie de conciertos con el sexteto de solistas de Valencia. Después, llegará en el otoño a Nueva York para hacer Sansón y Dalila en el Metropolitan Opera House. Y finalizará el año en Madrid con la ópera La casa de Bernarda Alba, en la que encarnará a la matrona de Federico García Lorca.

Herrera vino por primera vez a Montevideo hace 11 años para cantar con la orquesta del Sodre. Eso cambió su vida, porque conoció a su marido y Uruguay se convirtió en su segundo hogar.

Su vocación por el cantó apareció cuando conoció a los negros spirituals. ¿Qué recuerda de ese momento?

Me acercaron al canto polifónico. Siempre canté las canciones típicas de la época: boleros y cosas que nos gustaban con mis amigos. Teníamos una barra que tocábamos guitarra. Yo estudiaba música clásica, solfeo y piano. En el instituto había un coro de chicas jóvenes. Un día pasé y estaban cantando espirituales negros. ¡Me quedé enamorada! Pensé: "Me encanta, yo quiero cantar esto". Entonces hablé con el profesor, me hizo una prueba y entré a formar parte del coro. Son canciones que me hablan al alma. Me fascinan y desde entonces, siempre las incorporo en mis recitales.

¿Y cómo después derivó en la lírica?

Fue una serie de causalidades. Porque nada sucede porque sí en la vida. Pero una serie de acontecimientos se dieron para que yo terminara haciendo las pruebas de canto en el conservatorio superior de música de Madrid. Y ahí a la profesora que me escuchó le gustó mucho mi voz y me tomó como alumna. Fue ella quien me abrió las puertas del mundo de la lírica. Y fue la primera persona que me dio a conocer el rol de Carmen. Un poco se lo debo a ella. Ella hacía Carmen, era mezzosoprano como yo. Fue de los primeros roles que me enseñó y me enamoré inmediatamente de ese rol. Hasta ese entonces yo no había escuchado nunca ópera ni zarzuela.

¿Cómo se siente cuando viene a cantar Uruguay?

Cada teatro tiene su idiosincrasia. Nuestros países latinos también. Lo que me encanta es el entusiasmo en nuestros países, el entusiasmo por trabajar, el gusto que hay por la música. Creo que quizás necesitamos concientizar a nuestros políticos, a nuestro gobierno, sobre la importancia de la cultura y la importancia de apoyar a los teatros. En nuestros países creo que se podría hacer más de lo que se hace. Por ejemplo, una institución como el Sodre es una institución pionera en Latinoamérica. Creo es una institución a la que siempre hay que apoyar, no importa lo que pase. Porque ha sido un ejemplo para otros países, ha pasado por sus épocas como han pasado todos los teatros del mundo y creo que es muy buen momento para darle todo el apoyo para realmente fortalecer lo que significa esta institución. Hay pocos teatros como este en el mundo.

¿Se mantiene vinculada a Venezuela?

Tengo amigos, tengo familia. Hace muchos años que no voy pero todo lo que sucede en Venezuela me toca muy de cerca. Absolutamente. Y estoy muy pendiente. Nunca he cantado allá, fijate que curioso. Ahí donde nací, por circunstancias de la vida, nunca me ha tocado ir a cantar. Es una cuenta que tengo pendiente.

Usted ha manifestado su devoción por Mahler. ¿Qué es lo que le gusta más de la obra de este compositor?

Para mí Mahler es uno de los más grandes que ha existido. Siento muy dentro a su obra. Siempre me gusta hacerla. He tenido la inmensa fortuna de hacerlo a lo largo de estos años y espero continuar porque es un compositor maravilloso al que el público se tiene que acercar sin ningún tipo de recelo. Abrirse a sentir, nada más. Porque es un compositor que crea desde las entrañas, desde los sentimientos, y te lleva en un viaje de emociones espectacular. Te lleva desde la noche más oscura del alma al éxtasis espiritual más grande que uno se pueda imaginar.

Puntualmente esta sinfonía requiere la conjunción de muchos esfuerzos y recursos.

Es un gran gran reto hacer esta sinfonía, precisamente por eso, por lo que conlleva. Lleva a un gran número de músicos en la orquesta, aparte de un coro femenino, un coro de niños, solista. Pocas obras llevan tantos músicos juntos en una noche. Entonces es algo muy especial.

Es una impulsora de la ópera en español y aquí en Montevideo, el Solís programó zarzuela en la temporada de ópera el año pasado y ahora reitera. ¿Qué opinión le merece?

Tienen que continuarlo. Porque no nos damos cuenta de que la zarzuela es nuestro patrimonio musical. Si nosotros no la promovemos o la cantamos para darla a conocer a nuevas generaciones, bien hecha, nuestro género se pierde. Es una pena. Italia vende su ópera al mundo, Francia también y nosotros no vendemos nuestro patrimonio. No le damos todo el apoyo, la seriedad y la fuerza que tiene. Yo siempre hago un llamado a los programadores para que lo incluyan en sus temporadas. Creo que es muy importante que perpetúe este género que es nuestro. Al igual que la ópera, creo que es un género que se puede ir adaptando a las épocas. Nos habla de nuestras costumbres, de nuestra historia. Y creo que se le da muy poco apoyo. Con lo cual, estoy muy contenta que por fin estén programando de nuevo zarzuela y espero que vayan a más. Es nuestro género, de todos los hispanos.

Concierto aniversario de la Orquesta Nacional del Sodre

Funciones: 1 de junio 20h - 2 de junio 19h

Dirección: Diego Naser

Participan: Coro Nacional del Sodre, Coro de Niños del Sodre, OSSODRE, escuelas de formación artística y la solista Nancy Fabiola Herrera.

Entradas: de $60 a $400 pesos en Tickantel y boletería de la sala.

Comentarios