Nacional > INTERINATO

Patricia Ayala, la sosegada mujer del norte que es vicepresidenta

Durante cinco días, junto con Topolansky, estarán al frente del país

Tiempo de lectura: -'

18 de septiembre de 2017 a las 05:00

Este lunes a las 10:00 horas, Patricia Ayala, al ejercer como vicepresidenta de la República y presidenta del Senado, abrirá la sesión para que la cámara trate la Rendición de Cuentas. Al mismo tiempo, Lucía Topolansky estará encabezando el Consejo de Ministros en la Torre Ejecutiva ante la ausencia del presidente Tabaré Vázquez, que participa de la Asamblea General de Naciones Unidas en Estados Unidos. Por primera vez en Uruguay, dos mujeres ocuparán (de forma interina) los dos cargos más altos de la administración pública.

Ayala, que fue primero edila y luego intendenta en su Artigas natal, al igual que Topolansky pertenece al Movimiento de Participación Popular (MPP). Está en el sector desde su fundación en 1989 y desde chica estuvo relacionada con el Movimiento de Liberación Nacional (MLN) por tradición familiar. Fue la única de tres hermanos que replicó la faceta política de sus padres que militaban en el MLN y que estuvieron vinculados a la fundación del Frente Amplio.

"Todo eso (de la militancia en política) lo mamamos desde niños", dijo a El Observador aunque recordó que esa misma militancia familiar le hizo pasar momentos complicados. Su madre estuvo un año presa en Artigas y su padre 11 años en el Penal de Libertad durante la dictadura. "En esa época a mi padre lo veíamos una vez por año", cuenta y recuerda emocionada el rol que jugaron sus abuelos en su infancia. "Siempre digo que tuve seis abuelos porque los padrinos de mi madre no tuvieron hijos y vivían a media cuadra de casa", señala.

En las últimas elecciones del MPP fue electa para integrar la dirección nacional del sector y forma parte de la regional interior.
Desde mediados del año pasado, Ayala se desempeña como senadora. Quiso mantenerse en el cargo de intendenta pero perdió la reelección con el blanco Pablo Caram, por lo que se acercó a la capital aunque no del todo. Vive en El Pinar, Canelones, desde donde todos los días viaja a su oficina en el Palacio Legislativo.

No asume la derrota electoral en el gobierno departamental como propia sino que la colectiviza. "No lo logramos. No supimos desde la Intendencia comunicar y difundir las cosas que se estaban haciendo. Un poco por el pudor de decir 'yo estoy haciendo esto'", explicó.
Estuvo al frente de un departamento de tradición "muy conservadora y muy machista", según dice, y por eso recibió "muchas críticas".

Junto con Ana Olivera y Adriana Peña, que asumieron como intendentas en Montevideo y Lavalleja respectivamente, fueron las primeras mujeres en comandar un gobierno departamental. "Por primera vez el Frente Amplio ganaba en ese departamento (Artigas) y asumía una mujer. Por muchos lados se rompieron esos esquemas conservadores y tradicionales", explica quien todavía no definió si volverá a pelear por el sillón municipal.

"Toda mi vida dije que de Artigas no salía. Que iba a vivir siempre en Artigas, y mirá", dice para explicar que "el devenir" dirá si vuelve a la carga por la Intendencia. Fue de las dirigentes políticas que eligió el silencio frente a la polémica por el caso del exvicepresidente Raúl Sendic y evita el tema cuando se le pregunta.

"Depende del ámbito en el que decís lo que pensás que pueda aportar o no al intercambio. Creo que hacerlo en los medios de prensa no aporta", señaló la legisladora.
Asegura que el caso le generó "angustia" y le hubiera gustado llegar a este momento histórico de otra forma. "No vislumbraba ni siquiera la posibilidad de que esto sucediera. Nunca tomo dimensión de las cosas que me pasan", señaló.

Comprometida y trabajadora, como la definen sus allegados, Ayala tiene un particular interés por los problemas de vivienda e inserción social. En el Parlamento realiza un trabajo "sistemático y ordenado", según su compañera de bancada Ivone Passada, para la implementación del nuevo Código del Proceso Penal desde la comisión de constitución y legislación. También integra las comisiones de Hacienda y Presupuesto.

Es fonoaudióloga de profesión y se desempeño en la mutualista Gremeda durante varios años. Cuando se dedicó de lleno a la vida política, el departamento sintió la falta de la profesional porque no abundan las fonoaudiólogas. "La primera reacción de Patricia es siempre la calma pero tampoco la compliques mucho. El enojo lo deja entre las cuatro paredes (de su casa)", contó a El Observador Betiana Rodríguez, que milita con Ayala desde hace 19 años e integró la secretaría de la intendencia cuando la ahora vicepresidenta se desempeñó como jefa departamental.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...