Nacional > palacio legislativo

PIT-CNT e Intersocial se movilizaron en rechazo a la LUC y en defensa del trabajo y el salario

Cientos de trabajadores y militantes se congregaron en Avenida Libertador entre tapabocas, alcohol en gel y distancias de metro y medio señaladas en el pavimento

Tiempo de lectura: -'

04 de junio de 2020 a las 17:44

“Vamos a la plaza para dar batalla. Si la cosa estalla, estaremo’ a la talla”. El cuplé de la murga “Metele que son pasteles” levantó ovaciones durante el carnaval, y volvió a recogerlas este jueves, sonando por lo parlantes entre los cientos de manifestantes, pancartas, bombos y banderas dispersas a lo largo de Avenida Libertador.

El PIT-CNT había definido para este jueves un paro parcial, y una movilización “en defensa de la salud del pueblo”, por el trabajo, por los ingresos y en contra de la Ley de Urgente Consideración (LUC), que desde este miércoles se vota en el Senado y deberá pasar luego a la Cámara de Diputados.

“¡Hay que demostrar que es una forma de fortaleza ante un gobierno autoritario con los trabajadores! Por lo tanto, solicitamos que se ubiquen en los puntos que estuvieron pintando cientos de compañeros y compañeras hasta la madrugada”, exhortó Gabriel Molina, interante del Secretariado Ejecutivo de la central sindical, previo al comienzo del discurso principal.

Por cada metro y medio, se dispusieron marcas de pintura blanca sobre el pavimento, para facilitar el distanciamiento entre los presentes. Algunos militantes se abrían paso a través de la muchedumbre, ofreciendo tapabocas a quien lo requiriera.

"No es demostración de debilidad pararse en los puntos. Es una demostración de organización y fortaleza", exclamó Molina, arrancando aplausos y ruidos de cornetas.

El único orador del acto fue el secretario general de la central sindical, Marcelo Abdala. En el escenario lo acompañaron representantes de la Federación Uruguaya de Cooperativas de Viviendas por Ayuda Mutua (Fucvam), Federación de Estudiantes Universitarios (FEUU), la Intersocial Feminista y la Organización Nacional de Asociaciones de Jubilados y Pensionistas del Uruguay (Onajpu).

Los reclamos de la manifestación incluyeron las propuestas de esta nueva coalición (Intersocial) de más de cien organizaciones sociales, presentada oficialmente el pasado martes. “Una crisis de nuevo tipo que requiere respuesta inmediata de nuevo tipo”, afirmó Abdala, quien refirió al impacto social y económico de la emergencia sanitaria. Recordó que hay 200.000 trabajadores en seguro de paro, además de 400.000 informales que no están amparados por la seguridad social.

El sindicalista aludió a una de las reivindicaciones emitidas por la Intersocial: el “ingreso transitorio de emergencia”, que consiste en una renta básica correspondiente al salario mínimo nacional ($16.300). "Lamentablemente el Poder Ejecutivo se viene negando a esta propuesta, que además genera la simpatía de la mayoría de la población", dijo Abdala. "¿Saben ustedes qué porcentaje del PIB significaría? Una renta básica por un período de tres meses para las familias más desposeídas significaría un 0,75% del PIB", añadió.

LUC y negociación colectiva

Abdala apuntó contra el inoportunismo de la LUC. “Ni por el momento, ni por la forma, ni por el contenido, creemos que sea una respuesta a la altura de las necesidades”, sostuvo desde el escenario. "Por eso, la rechazamos", dijo el dirigente e hizo una pausa ante los aplausos del público.

"Sabemos que hay redacciones que no van contra el derecho de huelga en su modalidad de ocupación de los lugares de trabajo; derecho que nosotros defenderíamos porque la ocupación siempre es ipso facto, después de", declaró alegando que la medida siempre es consecuencia de una vulneración de derechos. "Pero es peor: no se habla de ocupación, se habla de una cosa a la que la Organización Internacional de Trabajo (OIT) no refiere. La huelga pacífica, siempre es pacífica", expresó.

La LUC refiere al término “piquetes”, los cuales en el artículo 466 declara “ilegítimos” siempre que “impidan la libre circulación de personas, bienes o servicios” en espacios de uso público. "El piquete es una forma de acción. Está absolutamente mal formulado en la ley, e implica, y así lo plantearemos a los organismos que corresponda, una restricción del derecho de huelga", expuso el sindicalista.

Consultado por la prensa al finalizar el discurso, el presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira, declaró que si bien los términos “ocupación” y “piquetes” son mencionados en el proyecto, el segundo “es más duro, porque su interpretación puede ser muy amplia”.

Abdala también refirió a los ajustes salariales. "Sabemos que acabamos de sostener, y hemos sido coherentes, de negociar con un ojo puesto en el trabajo y otro en el salario. Pero no entramos en el falso dilema: trabajo versus salario", sostuvo. "Es absolutamente clave, pensando en reactivación futura, proteger los ingresos y el salario de los trabajadores, especialmente el de los más sumergidos. Más aún cuando la inflación trepa a un 11%", complementó.

Tras unos 40 minutos de oratoria, el acto concluyó entre vítores y estallidos de fuegos artificiales. Hacia el final del discurso apareció a los pies del escenario la senadora Carolina Cosse, quien se retiró de la sesión mantenida en el Palacio a tan solo una cuadra, para presenciar el cierre.

Instancias propias

Algunos gremios mantuvieron convocatorias propias tanto antes como después de concluido el acto. Este fue el caso de los trabajadores de Antel, nucleados en el Sindicato Único de Telecomunicaciones (Sutel), quienes al final del acto se congregaron en la puerta de la sede de Ancap, en Paysandú y Libertador. Mediante estandartes con letras recortadas, los empleados alzaban la consigna de: “Antel de Todxs”.

“¡Nos tocan a uno, nos tocan a todos!”, exclamó el presidente de Sutel, Gabriel Molina, al cerrar un discurso pronunciado a pulmón para las decenas de trabajadores a su alrededor. Coreado por aplausos, bombos y bocinazos, el dirigente ingresó al edificio acompañado por tres delegados.

Allí el sindicato presentó una carta firmada por los trabajadores. Según contó Molina a El Observador, pidieron una entrevista a Alejandro Stipanicic, actual presidente de Ancap y presidente provisorio de Antel. El propósito, según explicó, fue "plantear las diferencias" mantenidas con el jerarca "por la forma que habla contra Antel".

El grupo de trabajadores aguardó en silencio a la salida de Molina. Tras un nuevo discurso a pulmón del dirigente, apenas audible por el tráfico de la calle, la convocatoria se disolvió entre aplausos y saludos al dirigente.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...