Nacional > ALCOHOL

Por la vuelta de la copita: blancos impulsan revisión de “tolerancia cero”

Los socios de la coalición están abiertos a discutirlo cuando se presente una propuesta formal

Tiempo de lectura: -'

30 de mayo de 2020 a las 05:02

Cuando Luis Lacalle Pou lo anunció, la campaña electoral aún estaba en pañales. Guido Manini Ríos era comandante en jefe del Ejército; Juan Sartori, un empresario exitoso y desconocido para el gran público, y Julio María Sanguinetti, un casi retirado de la política. 

“Ya les digo, porque lo hemos presentado, que si a nosotros nos toca ser gobierno vamos a impulsar que se vuelva al 0,3 (gramos por litro) para que se pueda tomar una copita de vino. A algunos les gustará, a otros no”, dijo el entonces senador nacionalista –hoy presidente– en la noche del jueves 22 de noviembre de 2018, durante un acto de la Lista 71. “En Uruguay tomar una copa de vino es pecado capital y uno se convierte en semidelincuente”, agregó.

No era la primera vez que el hoy presidente apuntaba contra la tolerancia cero impuesta a comienzos de la segunda presidencia de Tabaré Vázquez, y la promesa después quedó plasmada en el programa de gobierno con el que concurrió a las elecciones de octubre. 

Posturas diversas. La tolerancia cero al alcohol encuentra visiones contrapuestas en todos los partidos. Cuando se votó en 2015, en el Partido Nacional y el Partido Colorado hubo votos a favor y en contra. En el Frente Amplio, algunos referentes han expresado matices con la legislación. Entre otros, el exintendente Yamandú Orsi se ha declarado dispuesto a estudiar una revisión. 

Si bien la revisión de los límites al alcohol en la sangre de los conductores no forma parte de los compromisos asumidos por los integrantes de la coalición de gobierno en su documento Compromiso por el país, sí integra la agenda del partido del presidente, y varios de sus legisladores prometen trabajar para romper con el “prohibicionismo”.

Por su parte, el Partido Colorado y Cabildo Abierto, dos socios imprescindibles para que cualquiera de esas iniciativas prospere, cuentan con opiniones encontradas y matices dentro de sus filas pero están dispuestos a estudiar el tema cuando se presente una propuesta formal, según consultas realizadas por El Observador.

Los defensores de la tolerancia cero, mientras tanto, observan con preocupación la posible marcha atrás que, a su juicio, supondría un aumento de las fatalidades en el tránsito y una señal contradictoria con el mensaje de “si tomás, no manejes”. 

Propuestas

El senador Amín Niffouri (Todos), por ejemplo, evalúa retomar el proyecto que presentó en 2017 como diputado junto a Armando Castaingdebat, hoy subsecretario del Ministerio de Desarrollo Social. En lugar de fijar en 0,3 el límite de lo permitido, la propuesta consistía en graduar las sanciones de forma que aquellos con espirometrías positivas menores a 0,3 fueran pasibles de multa pero no del retiro de la libreta de conducir, como sucede con la normativa vigente.

“Era un proyecto intermedio entre una cosa y la otra y desarchivarlo puede ser una opción”, dijo Niffouri a El Observador. En la elaboración de ese proyecto también participó el hoy presidente de la Unasev, Alejandro Draper. El legislador planea conversar con el jerarca para ver si esa iniciativa puede ser una línea de trabajo.

Quien también trabaja en alternativas a la ley vigente es el senador Sergio Botana, exintendente de Cerro Largo, bajo el entendido de que la tolerancia cero es “una barbaridad” que castiga en demasía a los ciudadanos responsables. Una opción a “estudiar”, según Botana, es que se retome el 0,3 como límite tolerable pero se establezca la presencia de alcohol en sangre como “agravante” en caso de protagonizar un siniestro grave. “Debería ser un agravante, porque siempre hay alguno que con alcohol se desubica, como en todo orden de la vida y así la gente tendría que reforzar los cuidados. Pero a una persona que tiene el debido respeto por su vida y la de los demás no se la puede limitar”, afirmó.

Filosofía y números

En los argumentos de los detractores de la tolerancia cero hay tres grandes motivos: el filosófico –que apunta a las libertades individuales–, el sanitario –que cuestiona la eficiencia de la medida para bajar los siniestros fatales– y el económico.

Respecto al primer punto, el diputado blanco por Rocha, Alejo Umpiérrez, dice que el asunto “va por el mismo carril” que la política sanitaria que adoptó el gobierno con la pandemia. “Es eso de la libertad responsable del ciudadano”, señaló a El Observador

Umpiérrez, que aclaró que el tema aún no ha sido objeto de análisis en la bancada nacionalista, opina que “el prohibicionismo absoluto es un atentado contra la libertad individual” y conduce a una “sociedad victoriana en donde el estado nos dice todo lo que debemos hacer”. 

Botana maneja un argumento similar. “Estoy aburrido de criminalizar a los buenos y tolerar cualquier cosa a los que hacen las cosas mal”, dijo a El Observador.

“La gente en ese caso tiene que reforzar sus cuidados. No veo que la gente no pueda tener un encuentro familiar, que cumpla 90 años el abuelo y no se pueda hacer la celebración familiar porque todo el mundo está nervioso, cuidándose. Son cosas que yo las veo”, advirtió. “Yo quiero volver a vivir el Uruguay a la uruguaya. Quiero que dejen de criminalizar a los buenos y tolerar a los malos. Gastamos tantos recursos en perseguir a los buenos que después no tenemos recursos para perseguir a los malos”, agregó el senador.

Además de lo filosófico, los nacionalistas –en línea con lo que ha expresado Lacalle Pou en más de una oportunidad– argumentan que los conductores con hasta 0,3 de alcohol en sangre representan una ínfima proporción de los siniestros. Los últimos datos desagregados de Unasev indicaban que 6% de los siniestros fueron con espirometrías positivas y aproximadamente 1% del total con valores mayores a 0 y menores a 0,3.

Los defensores de la tolerancia cero, por su parte, argumentan que la medida no solo abarca a los que están dentro de ese intervalo, sino que también supone una señal clara para reducir todo tipo de espirometría positiva.  “Me parece que la tolerancia cero establece un límite que tiene la virtud inapreciable de la claridad y la certeza. Ahí no hay margen para la duda. Lo otro genera esa zona de incertidumbre y al final se pierde la conciencia clara de los límites y puede traer consecuencias que nadie desea”, dijo a El Observador el diputado colorado Ope Pasquet, que en 2015 argumentó en sala a favor de la medida.

Gerardo Barrios, expresidente de Unasev, destacó ese punto esta semana entrevistado en M24 y pidió tener “cuidado” con “los mensajes”. “La gente ha entendido que si toma no debe manejar”, afirmó. 

Otro motivo de controversia es el efecto de la restricción en la industria del vino (ver página 13), que “paradójicamente” –dicen los detractores del cero absoluto– es declarada de interés nacional. “Algunas vitivinícolas, varias del interior, me plantearon que han perdido muchas fuentes laborales y están desesperadas por eso”, dijo Botana. 

Según el exintendente de Cerro Largo, en un momento en que “hay que reactivar” la economía, el sector vitivinícola “combina intereses de producción primaria, de industrialización e involucra al sector gastronómico”. 

Por eso, afirmó, “tampoco se debiera demorar demasiado” en cambiar la legislación. “¿Te das cuenta que a la fiesta de la nostalgia, de la que mucha gente vive varios meses, la gente ha dejado de ir y organiza fiestas en casas de familia por temor a los accidentes? Es una barbaridad. La gente no sale o va cerquita de la casa caminando”, planteó.

Pasquet señala que el tema “no debe verse desde la perspectiva de cómo afecta o no afecta el consumo de vinos, sino cómo afecta o no afecta la seguridad en el tránsito”. Pero en todo caso, aclara que se podrá “escuchar a quienes propongan la reconsideración” y estudiar el tema. 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...