BBC

BBC

Por qué la Iglesia católica decidió ahora rechazar la pena de muerte (y por qué no lo había hecho antes)

El papa Francisco no solo se declaró en contra de la pena capital sino que también ordenó que se modificara el Catecismo. Su decisión marca un antes y un después en la postura de la Iglesia católica sobre este castigo e insta a sus fieles a rechazarlo en todo el mundo.

Tiempo de lectura: -'

02 de agosto de 2018 a las 21:07

El papa Francisco en una misa
Getty Images
El papa Francisco declaró que la pena de muerte no es justificable bajo ninguna circunstancia.

El papa Francisco tomó este jueves una decisión inédita en la historia de la Iglesia católica.

Por primera vez, un pontífice catalogó el castigo de la pena de muerte como inaceptable, bajo cualquier circunstancia.

El pronunciamiento papal es considerado histórico tanto por su contenido como por su forma.

Por su contenido, ya que el Vaticano siempre evitó pronunciarse en esta espinosa cuestión, entendiendo que la decisión de adoptarla correspondía a los gobiernos de los países.

Por su formato, porque no era una simple declaración, sino un cambio en el Catecismo de la Iglesia católica, el compendio que reúne la exposición de la fe y la doctrina del catolicismo.

La medida fue anunciada en el Vaticano.

El papa Francisco caminando
Reuters
La declaración del papa también se tradujo en una modificación del Catecismo Católico.

El papa aprobó la nueva redacción del ítem 2267 del Catecismo con el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal Luis Ladaria.

nullLa Iglesia enseña, a la luz del Evangelio, que la pena de muerte es inadmisible, porque atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona, y se empeña con determinación por su abolición en todo el mundonull, dijo el papa Francisco.

Eso significa que, en adelante, la Iglesia católica predica oficialmente contra la pena de muerte.

nullA partir de ahora, quien esté a favor de la pena de muerte está claramente en contra de lo que la Iglesia enseñanull, resume el vaticanista brasileño Filipe Domingues.

Un hombre en la silla eléctrica
Getty Images
La ejecución a través de la silla eléctrica era un método usado desde principios del Siglo XX.

El nuevo texto del Catecismo dice que nullla dignidad de la persona no se pierde ni después de haber cometido crímenes gravísimosnull.

El cardenal Ladaria se encargó de remitir una carta informando a los obispos de todo el mundo acerca de la modificación. En el texto, dice que el cambio es una evolución natural de la enseñanza de la Iglesia.

Cambio gradual

Para el vaticanista Filipe Domingues, la decisión del Vaticano es nullun cambio real en lo que la Iglesia ya venía defendiendo sobre la pena de muertenull.

nullNo fue un cambio brusco, fue un cambio gradual, porque ya los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI eran opositores a la pena de muerte, y hablaban de ellonull, señala.

nullPero el Catecismo todavía decía que, en algunos casos, cuando en nombre de la defensa del bien común, proteger a la sociedad y sin haber ningún otro recurso, la pena de muerte sería admisible, después de la certeza de que la persona era culpablenull, añade.

Una cámara de aplicación de inyección letal
Getty Images
La inyección letal es uno de los métodos para ejecutar personas en Occidente.

El experto resalta que la Iglesia no defendía la pena de muerte, pero admitía su aplicación en determinados casos.

nullAhora, está claramente explícito que, para la Iglesia, la pena de muerte es inadmisible. Esa palabra es muy fuerte, porque se trata de un ataque a la dignidad de la vida humana y el nuevo texto todavía dice que la Iglesia trabaja con determinación para la abolición de la pena de muerte en todo el mundo null, refiere Dominges.

El sociólogo y biólogo Francisco Borba Ribeiro Neto contextualiza que hasta entonces había una preocupación al interior de la Iglesia de no interferir en decisiones internas de los países.

nullLa posición de la Iglesia, contraria a la pena de muerte, ya es antigua en la tradición. El problema es que había la idea de que la pena de muerte estaba dentro de las legislaciones nacionales y la Iglesia no podría entrometerse en las opciones políticas de cada paísnull, explica.

¿Por qué tardó tanto tiempo?

A lo largo de la historia, la pena de muerte llegó a ser respaldada por antiguos teólogos.

San Agustín (354-430) una vez teorizó que no habría contradicción entre la pena de muerte y el mandamiento nullno matarásnull.

Una ilustración de San Agustín
Getty Images
San Agustín fue uno de los primeros teólogos en pronunciarse sobre la pena de muerte.

De acuerdo con él, como el verdugo sería sólo nulluna espada en la mano de Diosnull, no estaría violando el mandamiento, ya que estaría actuando conforme a la autoridad del Estado.

San Ambrosio (340-397) no la condenó, pero recomendó que los miembros del clero no alentaran ni ejecutaran la pena capital.

Santo Tomás de Aquino (1225-1274) argumentaba que había menciones a la pena de muerte en las escrituras, lo que justificaría la medida extrema.

El papa Inocencio (1160-1216) declaró que nullel poder secular puede, sin pecado mortal, ejercer juicio de sangre, siempre que el castigo sea empleado con justicia y no por odio, con prudencia y no por precipitaciónnull.

En su versión de 1566, el Catecismo romano decía que Dios había confiado a las autoridades civiles el poder nullsobre la vida y la muertenull.

En el Vaticano

Una curiosidad histórica es que el Vaticano, cuyo jefe de Estado es el papa, autorizaba la pena de muerte en sus dominios entre 1929 y 1969.

Tal pena se reservaba a alguien que intentase asesinar al máximo líder de la Iglesia católica, pero en ese periodo tal ley nunca se aplicó.

El papa Francisco en una misa
Getty Images
El jefe del Estado Vaticano es el Papa, quien durante algún tiempo tuvo el poder de ordenar la pena capital.

Esta norma fue instituida por el Tratado de Letrán, de 1929, en una copia de la legislación italiana de la época en lo que se refiere al intento de asesinato del jefe de Estado de Italia.

nullConsiderando que la persona del Sumo Pontífice es sagrada e inviolable, Italia declara cualquier intento contra su persona o cualquier incitación para cometer tal intento de ser punible por las mismas penas que todos los intentos similares e incitaciones a cometer el mismo contra la persona del Reynull.

Mientras estuvo en vigor, no hubo registro de intentos de asesinato del papa.

Cuando el turco Mehmet Ali Agca intentó asesinar a Juan Pablo II en 1981, fue juzgado por un tribunal italiano y no por el Vaticano.

El papa Juan Pablo II y Mehmet Ali Agca
Getty Images
El papa Juan Pablo II eventualmente ofreció su perdón personal a Mehmet Ali Agca.

Fue el papa Pablo VI, en 1969, quien quitó el estatuto de la pena capital de la legislación del Vaticano.

La revisión fue consecuencia del Concilio Vaticano II, cuatro años antes.

Cuando la Iglesia ejecutaba

En el pasado, sin embargo, la Iglesia católica también condenó a las personas a la muerte.

Y no sólo en la época medieval, con las famosas persecuciones del Tribunal de la Santa Inquisición, creado en el siglo XIII y que condenaba a aquellos que no profesasen la fe católica o representasen amenazas a las doctrinas.

Una ilustración de verdugos de la Santa Inquisición
Getty Images
La Iglesia católica tuvo sus propios verdugos que servían a la Santa Inquisición.

A través de la Inquisición, según un estudio hecho por la propia Iglesia en 2004, el país donde el tribunal eclesiástico tuvo más víctimas fue Alemania, con 25.000 ejecuciones.

Más recientemente, el famoso verdugo de la Santa Sede fue Giovanni Battista Bugatti, que vivió entre 1779 y 1869, y tuvo ese cargo de 1796 y 1865.

Era conocido como Mastro Titta, o maestro de justicia.

Oficialmente realizó 516 ejecuciones, lo que incluía decapitaciones con hacha a los condenados o ahorcamientos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

BBC

Comentarios