17 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,60 Venta 40,00
12 de marzo 2023 - 5:04hs

La selección uruguaya de básquetbol viene de quedar eliminada del Mundial de Indonesia, Filipinas y Japón que se disputará entre agosto y setiembre de este año.

La misma noche –y sorpresivamente– Argentina también quedó fuera de la próxima edición de la Copa del Mundo. Los argentinos son los vigentes vicecampeones del mundo y nunca había sucedido una eliminación así en la historia.

Pero la selección argentina –a diferencia de Uruguay–, también fue vicecampeona mundial en 2002. Además, ganó el oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y el bronce en los de Beijing 2008. Y en este siglo, fue campeón sudamericano en 2001, 2004, 2008 y 2012, y de la FIBA AmeriCup en 2001, 2011 y 2022.

Por todos esos logros conseguidos, es que la prensa de la vecina orilla fue unánime tras quedar fuera del Mundial que es viene a manos de República Dominicana dirigida por Néstor “Che” García, quien justamente había sido cesado en la mitad de las Eliminatorias por los directivos argentinos y en todos los diarios se tituló con una palabra: “Fracaso”.

Capalbo cortando la red cuando Uruguay logró el Sudamericano 1995

En Uruguay, la realidad es muy diferente. No se puede hablar de fracaso, ya que los buenos tiempos quedaron muy atrás.

La celeste no concurre a un Mundial desde 1986 –en los últimos 50 años, solamente fue a dos–. La fiesta máxima del básquetbol, a diferencia del fútbol, son los Juegos Olímpicos. Desde aquel equipo maravilloso de Los Ángeles 1984, Uruguay no concurrió más.

En materia de Campeonatos Sudamericanos, la última vez que el equipo celeste fue campeón fue en 1997. El mismo se disputó por última vez en 2016 para darle lugar a las Eliminatorias para el Mundial y a la FIBA AmeriCup.

EFE Leandro García Morales defendiendo a la selección uruguaya de básquetbol

Los logros más importantes del básquetbol uruguayo en todo este tiempo, desde 1984 a la actualidad en cuanto a selección se refiere, fueron dos segundos puestos en los Sudamericanos de 2006 y 2008, y la medalla de bronce conseguida en los Juegos Panamericanos de Río de 2007.

Ese plantel estuvo compuesto por Martín Osimani, Gustavo Barrera, Fernando Martínez, Nicolás Mazzarino, Leandro García Morales, Juan Pablo Silveira, Mauricio Aguiar, Emilio Taboada, Esteban Batista, Gastón Páez, Claudio Charquero y Sebastián Izaguirre.

Los jugadores que no llegaron a competir

A lo largo de todos estos años, pasaron decenas de jugadores, muchos de ellos, de muy buen nivel en el básquetbol local, pero que no pudieron acceder a una competencia internacional como el Mundial o los Juegos Olímpicos.

En su momento muchos fueron los mejores de Uruguay, pero no solo no consiguieron título alguno, sino que obviamente, tampoco pudieron participar de Mundiales ni de Juegos Olímpicos.

En esa lista que se puede confeccionar, aparecen entre otros Leandro García Morales, Esteban Batista, Martín Osimani, Mauricio Aguiar, Gustavo Barrera, Bruno Fitipaldo, Fernando Martínez, Jayson Granger y Matías Calfani, y técnicos como Néstor García o Ruben Magnano.

@fubbuy Agustín Ubal en el último encuentro ante Estados Unidos en el que fue figura; el juvenil es una de las enormes promesas del básquetbol uruguayo

De la generación más nueva, Santiago Véscovi y Agustín Ubal se suman por ahora con su buen juego a dicho listado.

Los últimos campeones sudamericanos con Uruguay –en 1997– tampoco pudieron jugar ni un Mundial ni los Juegos Olímpicos.

Nicolás Mazzarino con la celeste

Ellos fueron Gustavo Szczygielski, Diego Losada, Óscar Moglia (h), Adolfo Medrick, Marcelo Capalbo, Juan Manuel Moltedo, Luis Silveira, Nicolás Mazzarino, Camilo Acosta, Marcel Bouzout y Freddy Navarrete.

También hubo campeones sudamericanos de 1995 que no pudieron jugar Mundiales o Juegos Olímpicos, como Juliano Rivera, Gonzalo Caneiro, Alain Mayor y Enrique Cattivelli.

La opinión de los que saben

Marcelo Capalbo, además de haber sido de los mejores jugadores uruguayos de los últimos tiempos y de haber sido bicampeón sudamericano en 1995 y 1997, los últimos logros importantes de la selección uruguaya de básquetbol, hoy se desempeña como coordinador de todas las selecciones juveniles de Uruguay.

Capalbo habló con Referí respecto a lo que viene sucediendo con el básquetbol en los últimos años.

“Los deportes forman parte de estructuras nacionales y es trascendente la importancia que los países le dan a esos deportes”, dijo.

Capalbo tiene una idea más que clara de las cosas que se deberían hacer de cara al futuro

Y agregó: “No hace tanto tiempo atrás, 30 años, se competía bien. La evolución que ha tenido el mundo deportivo, desde todo punto de vista, organizacional, el concepto, ha cambiado y en Uruguay no hay una política de estado en cuanto al profesionalismo, o el deporte en las escuelas. Sí respecto al sistema clubista, que es un sistema muy bien adecuado con la creación de lo que fue la Comisión Nacional de Educación Física (CNEF), con las plazas de deportes, educación física. Desde aquellos años, cuando el grado de interés de otros países pasaba por otros lados, en Uruguay se vivía de otra manera. ¿En qué cambió hoy? Cuáles fueron las políticas de estado para el profesionalismo? Seguimos sin legislar el deporte de alta competición. En el mundo cambió de forma tan grande y tan diversa, y nosotros seguimos haciendo lo mismo”.

Según explica Capalbo, “para nosotros (los uruguayos), al deporte profesional, todavía te dicen sí, pero no”.

FIBA La selección uruguaya de básquetbol que quedó recientemente eliminada del Mundial de 2023, con Ruben Magnano como técnico

“Si nos preguntamos solamente ‘¿Qué le pasa al básquetbol?’, es una visión bastante corta o pobre. La historia tiene que ver con un montón de cosas organizativas desde todo punto de vista, que permiten un juego de excelencia como es un Mundial o unos Juegos Olímpicos, pero no solo una visión deportiva, sino de gestión”, añadió.

Capalbo subrayó que “en deportes individuales, en Uruguay hemos llegado a buenos logros, pero los colectivos, necesitan otras visualizaciones. Los emprendedores buscan razones para mejorar y los otros, excusas. No busco excusas. Creo que Uruguay esté enmarcado en un proceso de cambio en el que debemos buscar otras cosas”.

“He escuchado qué pasa que no nacionalizamos gente. ¿Cómo son las leyes acá y cómo son en Europa? Uruguay siempre tuvo un determinado biotipo desde su creación con la raza que llegó a este país. En una época dio resultado, el básquetbol cambió y nos quedamos atrás”, analizó el exjugador celeste.

En Uruguay, un deportista equis que quiera nacionalizarse debe esperar cinco años para jugar por la selección uruguaya. “Es el discurso al revés de lo que pensamos para los jóvenes”.

Marcelo Capalbo y Esteban Batista, dos de los mejores exponentes que dio el básquetbol uruguayo en los últimos años

“FIBA para desarrollar el básquetbol permite un nacionalizado por equipo o que el jugador saque el pasaporte antes de los 14 años. Por eso Europa los recluta más jóvenes. Necesitamos nacionalizar a un jugador, que nos ayude para jugar debajo del aro, pero la Constitución lo impide. Nos pone a recontra traspié de lo que es el mundo entero”, dice Capalbo.

Y agrega: “Cuando pensamos en qué estrategias deberíamos tener para formar parte de la alta competencia, tenemos la gran herencia del Maestro Tabárez en el fútbol”.

“En Uruguay no tenemos una liga nacional, hay que tenerla, pero eso no te lleva a conseguir ir a un Mundial, es una parte muy corta del tema”, expresó.

Para Capalbo, “al deportista, hay que garantizarle el día después, el Estado tiene que estar detrás de eso. En el deporte profesional no te pagan para jugar, te pagan para ser. Yo no cobro jubilación, por ejemplo”.

Aunque enseguida añade: “Ahora hubo algún cambio y a los deportistas se nos reconoce algún aporte de los clubes. Recién ahora comenzó a entenderse al deportista como un trabajador”.

“Este sistema está caduco”

Capalbo insiste en que el biotipo uruguayo es ideal para los futbolistas, pero no para el básquetbol porque “necesitás gente de dos metros y en Uruguay no hay”.

También si se compara con el fútbol, Uruguay compite debido a que tiene a muchos futbolistas importantes jugando en en el exterior. Eso no sucede en el básquetbol.

De esta última selección juegan Jayson Granger en Reyer Venezia Mestre de Italia, Santiago Véscovi en Tennessee Voluntiers de la NCAA, Agustín Ubal en Bilbao Básquet, Bruno Fitipaldo en Lenovo Tenerife, Gonzalo Iglesias en LEB Plata de España, Joaquín Rodríguez, Emiliano Serres y Mathías Calfani en Obras Básquet de Argentina.

Para Capalbo, el jugador que regresa del exterior a jugar a Uruguay, “se alejó de la buena competición, no es el que precisamos. Deberíamos cambiar la Constitución”.

Y se pregunta él mismo: “¿Por qué Capalbo que era bueno no jugó un Mundial? Estuvimos cerca de un Juego Olímpico y de un Mundial, pero no se nos dio por poco en aquella época”.

Otro tema fundamental son las Eliminatorias para las Copas del Mundo.

Marcelo Capalbo está al frente de la coordinación de las todas las juveniles celestes

“La clasificatoria para el básquetbol es muy, pero muy difícil. El mecanismo de ventanas para Sudamérica son hiperdesventajosas. La única ventaja es que jugas dos partidos seguidos. Y a diferencia del rugby o del handball, competimos contra rivales durísimos como Estados Unidos, Puerto Rico con 11 jugadores nacidos en Estados Unidos, contra República Dominicana, México, Canadá...”.

No obstante, también vale agregar que FIBA armó unas Eliminatorias sin ventanas tipo FIFA para que los clubes del exterior puedan ceder a los jugadores. Argentina fue mucho más perjudicado con esto que Uruguay en las últimas Eliminatorias.

@fubbuy Esteban Batista jugó ante México y se retiró de la selección; aquí ante Estados Unidos en el encuentro previo

A diferencia de lo que sucedió con la selección argentina –que viene de quedar afuera del Mundial de manera insólita– “Uruguay no ha podido consolidar a cuatro o cinco jugadores en la alta competición mundial”.

Sobre su presente como coordinador de selecciones de formativas, sostiene que “no hay un chiquilín en el interior que mida dos metros. En el último Sudamericano U15, eran nueve jugadores reclutados del interior, y recién uno está llegando a los dos metros. ¿Podemos ser perfectibles? Sí, claro. Hay que mejorar el biotipo de nuestros jugadores, pero el desarrollo del profesional del básquetbol, no alcanza más con tener habilidades con el balón, el sistema educativo debe estar incluido dentro de la competición. Hoy los que compiten en la alta competición, se los expulsa del sistema”.

“Necesitamos funcionalidad, no solo tripleros. En la década de 1980, un chiquilín tiraba 300 tiros al aro en las prácticas, había mucho más disponibilidad de tiempo libre. Hoy, la educación mutó a un lugar distinto. Los chiquilines de ahora, tienen otro tipo de vínculo con el deporte que pasa por otro lugar. Tenemos que enseñar capacidades que antes venían innatas en los chicos”, añade.

Marcelo Capalbo y Mauro Zubiaurre hace seis años

Según expresa, “el gran orgullo que teníamos en Uruguay, el del potrero, ya no existe. Los clubes no tienen horario para el desarrollo. Para que haya un triplero, necesita tiempo libre y hoy falta”.

Para Capalbo, “el diagnóstico está, hay que desarrollar estrategias de ver cómo podemos desarrollar otro tipo de cosas, porque el básquetbol no está funcionando. El fútbol subsiste porque maneja una gran cantidad de dinero que el básquetbol no tiene. La base del deporte de alta competición, tiene las bases en nuestro esquema fundacional”.

Leandro García Morales defendiendo a la celeste

Y recuerda buenos viejos tiempos. “Siempre hubo destacados y los hay. El momento histórico lo permitía. El 100% jugaba en cancha de piso duro, con canchas abiertas, con pelotas torcidas. Eso no es mejor que la metodología de ahora, con psicólogos y nutricionistas. Todo lo mejor de ahora, dentro del contexto mundial, no alcanza. No es lo que vos hagas es lo que hagas respecto a los demás. Vi dos momentos históricos en mi país: en 1983, mi padre me llevó al acto del Obelisco en el que se pedían las elecciones de 1984, y cuando Uruguay vino de Sudáfrica en 2010. Esa era la identidad. El deporte lo logró, no ganamos nada y sentíamos orgullo y festejamos como si fuéramos campeones”.

Capalbo dice que “es un tema hiperprofundo. No quiero tener razón, es mi análisis, pero hay cosas que hay que cambiar, esta naranja no da más jugo, ya está. Este sistema está caduco”.

La visión de Espasandín

Alberto Espasandín fue director técnico de la selección uruguaya entre 2004 y 2007, a la vez que fue ayudante técnico de Javier Espíndola en las selección juvenil celestes.

Consultado respecto a este tema por Referí, también dio  su opinión. “Son múltiples las causas de lo que viene sucediendo hace años”, comenzó diciendo.

Leonardo Carreño Esteban Batista ante Puerto Rico

Para Espasandin, el básquetbol “es bastante lógico, el número de la población es importante por la cantidad de jugadores que podemos sacar. Necesita cambiar estructuras que están desde hace mucho y que le hacen daño, como jugar torneos en forma separada y muy breve. Hay equipos que juegan dos y tres meses al año, y es imposible sacar jugadores de esa manera. Ese es el tema más grosero que tenemos, el más grueso”.

También añade que “es importante que más jugadores puedan salir del país y jugar a otro nivel, porque acá, lamentablemente es muy difícil competir a un nivel alto. Ahora mejoró con los tres extranjeros que se permiten por equipo, pero es muy difícil lograr superarse”.

“Es un problema multicausal. Tenemos que tratar de atender primero las causas más importantes para poder realizar cambios que realmente cambien en el básquetbol”, añadió.

Según explica Espasandín, “el tema de la competencia y la participación de los clubes es clave, es el problema más acuciante y más grave que tiene el básquetbol uruguayo. Es casi imposible que pueda haber un mejoramiento y surgimiento de jugadores”.

Alberto Espasandín cuando dirigía a la selección uruguaya de básquetbol

“¿Por qué se juega así? Creo que es un tema de dinero. Los clubes que están en El Metro y DTA, que son nombres decorativos, porque son Segunda y Tercera de ascenso. Son creados para practicar básquetbol y están nueve o 10 meses cerrados al básquetbol porque no juegan, es tremendo lo que nos pasa. ¿Cuál es la razón? No gastar dinero. Sería bueno que ese dinero que gastan, lo repartan en 10 meses, mínimo, si queremos sacar jugadores”.

Y subraya. “Lo que provocaría un impacto grande en el mejoramiento del básquetbol es que todos los clubes de Montevideo participaran por lo menos 10 meses y que el interior también pudiera mejorarse a través de una competencia más organizada o de más intercambio entre los departamentos, donde se pueda extender la competencia. En Paysandú y Salto hay cinco clubes. ¿Qué competencia se puede hacer allí? Estamos trasladando lo mismo que en Segunda y Tercera, en las plazas del interior que tienen un buen básquetbol, con más arraigo”.

Camilo Dos Santos Espasandín ahora se encuentra alejado del básquetbol

“Es un tema organizativo y en ese aspecto hay que trabajar más para que la competencia del básquetbol sea más extensa y de mejor nivel, y se van a ver mejoras”, dice el exentrenador celeste. “Podemos decir mil cosas más, pero no solucionaríamos nada si se mantiene esta estructura en el básquetbol del país”.

Recuerda a su vez que “hubo un intento de Liga Nacional que duró poco y no se aprovechó. Había que haber organizado Ligas de Segunda y Tercera para que hubiera continuidad. Es difícil de lograr porque muchos de los cambios que hay que hacer ‘perjudican’ a algunos clubes que son los que tienen que votar, si estamos convencidos que a la larga va a ser para mejorar el básquetbol”.

“Cada vez es más difícil sacar jugadores”

Según Espasandín, “si se logra mejorar la actividad interna y que se multipliquen los jugadores, se va aumentar la cantidad de los mismos que puedan acceder a otros niveles como Argentina, Brasil o Europa. Cada vez es más difícil sacar jugadores en nuestro país. ¿Cómo vamos a pensar que podremos sacar jugadores? Es imposible. Se tiene que cambiar algo”.

“Argentina cuando jugaban en NBA o Europa logró títulos a nivel mundial. La Liga Argentina fue muy importante para comenzar a formarlos, pero se terminaron de formar en la NBA o en Europa. La diferencia es que Argentina ahora está a años luz porque se organizaron y Brasil saca muchísimos jugadores”.

Y subrayó: “Todavía estamos en un nivel superior a Chile, un poquito por arriba de Colombia y de Paraguay, pero, ¿hasta cuándo? Cuando queramos acordar, esos países que tienen mejor poderío económico, nos van a superar”.

Temas:

selección uruguaya de básquetbol Leandro García Morales Esteban Batista Alberto Espasandín Juegos Olímpicos de básquetbol

Más noticias de Referí

Te Puede Interesar