Agro > AUMENTOS SERÁN "MÁS SUAVES"

Prepare el bolsillo: el precio de la carne seguirá subiendo

El ministro de Ganadería y el presidente del INAC aseguraron que no habrá problemas de abastecimiento

Tiempo de lectura: -'

17 de julio de 2019 a las 19:35

El precio de la carne volverá a subir a corto plazo, incluso es posible que suceda más de una vez. No obstante, serán incrementos “mucho más suaves”, destacó Federico Stanham, presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), quien añadió: “Nos estamos enfrentando a unos meses donde la carne va a ser un insumo caro en nuestra dieta”.

Tras precisar que eso “no es para siempre” y que no habrá subas todos los meses en el nivel de las que hubo en junio (cuando por primera vez en cinco años el indicador de evolución del precio de la carne superó al del Índice de Precios al Consumo), dijo que el uruguayo, un fuerte consumidor del producto, se enfrenta a un tiempo en el cual "va a tener que administrar" el "hábito" de comer esa proteína.

En una conferencia que brindó este miércoles junto a Enzo Benech –ministro de Ganadería, Agricultura y Carne– para analizar el precio de la carne en el mercado interno, Stanham aseguró que pese a los crecientes niveles de exportación “Uruguay hoy tiene posibilidades totales de asegurar el abastecimiento de carne”, lo cual también fue enfatizado por el ministro, descartando dificultades en el abasto, dado que lo que no cubre la producción nacional se logra mediante una creciente importación de carne vacuna, con la calidad adecuada.

 

 

Stanham detalló los factores que determinan este escenario de ajustes de precios, expresado sobre todo en el segundo trimestre de 2019.

Explicó que uno de ellos es el precio de la carne bovina exportada, cuyo destino principal es China. Desde enero, los valores de exportación experimentaron una suba que “empezó suave”, que “se pronunció mucho” en mayo y junio y que ahora “estaría entrando en una meseta”. Stanham precisó que lo que sucede en China (mayor demanda y mejores pagos en función de una merma productiva interna derivada del impacto de la enfermedad fiebre porcina africana) “es inédito”, lo que obliga a un monitoreo constante de esa realidad. Pero, reiteró, con relación a ese factor, que se “está aplacando un poco el aumento”.

Otro elemento que influye es el tipo de cambio. En ese sentido, también hubo recientemente un momento en el que el valor del dólar ascendió, pero ahora está más estabilizado. Esa realidad, como la descripta anteriormente, juegan a favor de atenuar la suba en el precio de la carne al consumidor, señaló.

Pero hay un tercer factor y es el que indica que el carnicero, que en su momento hizo “de colchón” absorbiendo parte de la suba que aplicaron quienes colocan la carne en el mercado interno sin trasladarla totalmente al consumidor, “en algún momento va a tener que trasladar parte de ese precio al consumo”.

 

El rol de la creciente importación

Ante una consulta referida al factor importación de carnes, Benech destacó que “la importación está abierta”, que “está creciendo” y que “es un mecanismo de regulación”.

El jerarca sintetizó la explicación de lo que sucede mencionando como algo lógico que en un sistema capitalista “como el nuestro” cuando hay una demanda fuerte los precios suban. “Es lo que está pasando por acá”, dijo.

Expresó que no le extraña que, por un lado, Uruguay venda su carne más cara (lo que tiene buena parte de su explicación en el excelente estatus sanitario del país, su trazabilidad y la capacidad industrial, destacó) y que, por otro, se importe carne que valga menos, ahora básicamente desde Brasil, subrayando que esa carne que ingresa al país es de muy buena calidad y cumple con todos los requisitos.

 

 

El 98% de los uruguayos come carne

Stanham, en un momento del diálogo con los periodistas, mencionó un conjunto de datos que dan cuenta del valor que el producto carne tiene en el mercado interno.

Dijo, con base en una encuesta del INAC, que el 98% de las personas manifestaron consumir carne y apenas 2% dijeron ser no carnívoros (se trata de veganos y vegetarianos, por ejemplo); que nueve de cada 10 hogares no tienen gente que no consuma carne; que tres de cada cuatro uruguayos consumen platos con carne en promedio diario; que ocho de cada 10 uruguayos consumen carne vacuna al menos dos días de la semana y cuatro de cada 10 lo hacen al menos en cuatro días de la semana. En todos los casos los datos refieren exclusivamente al consumo de carne vacuna, precisó.

Eso, añadió, dice que “somos carnívoros de alma, la carne es parte de nuestra existencia”. También añadió que “es parte del entorno familiar”, dado que hay otros países, como Estados Unidos, donde la fortaleza del mercado de la carne se mide por el consumo gastronómico, cuando en Uruguay el fuerte es el consumo en el hogar.

Por lo tanto, dados esos datos, admitió que la suba del precio de la carne “no es una buena noticia” porque el consumidor se enfrentará “a unos meses donde la carne va a ser un insumo caro”, pero es algo que “no es para siempre”.

Agregó que no habrá aumentos todos los meses en el nivel de las subas que hubo en junio. “Pero nos vamos a enfrentar a un tiempo en el cual este hábito que tenemos los uruguayos vamos a tener que administrarlo”, recomendó, porque la carne estará un poco más cara que lo que estuvo durante “muchísimos” años, cuando “estuvo muy por debajo de la suba de precios promedio de la economía”.

Mientras los precios que China pague sean elevados, la respuesta en los países de la región será producir más, lo que ayudará para atenuar las subas o que haya incluso una tendencia a la baja.

 

 

Fiebre en China, consecuencias en Uruguay

A modo de contexto para analizar el precio de la carne en el mercado interno, Stanham aludió a un escenario “inédito” en el mercado internacional de las carnes, por el impacto de la fiebre porcina africana en China, una enfermedad que se diseminó fuertemente y se trasladó a otros países, que está concentrada en Asia, sin presencia en los rodeos de producción de América y Europa. Es una enfermedad que no presenta riesgos para el ser humano, pero es muy contagiosa entre los animales, es muy mortal y no existe una vacuna, por lo que está generando un enorme daño productivo en esa zona del mundo.

China, además de ser un gran productor de carnes, tal vez ya sea el mayor importador, añadió el presidente del INAC.

Uruguay, un país que exporta el 75% de las carnes vacunas que produce y de ese 75% alrededor de 60% lo coloca en China.

Recordó que la epidemia se puso de manifiesto en China en julio y agosto de 2018, no obstante el impacto en los precios de exportación de Uruguay se manifestaron recién tímidamente en enero, acentuándose desde marzo, particularmente en junio, cuando “ha pegado un salto bien importante”.

En ese sentido, “aparentemente se está llegando a una estabilización”, lo que responde a que en China “se estaría más o menos dominando el tema”, pero también porque hay un límite para la suba del precio, porque en determinado momento se llega a un punto en el que el consumidor ya no está dispuesto a pagar más.

 

 

Precio: por primera vez arriba de la inflación en cinco años

En junio se notó un “fuerte aumento”, tanto en el precio de exportación de la carne vacuna como en el precio que se vuelca al mercado interno.

Stanham dijo que desde enero de 2015 al cierre de mayo de 2019 los precios de la carne vacuna se habían mantenido por debajo de la inflación, pero en junio hubo aumentos en el precio de la carne que se trasladaron al abasto interno “y ahora sí los precios de  venta de la carne al consumidor en junio han superado la inflación”.

Tomando esa referencia de lapso, de cinco años, hoy la carne está 2,3% por encima de la inflación, indicó.

Stanham explicó que el valor del dólar combinado con el precio de exportación (dado que se exporta un gran volumen y en dólares) es lo que marca el precio al que se vende la carne en el mercado interno.

Añadió, con base a los relevamientos del INAC, que el precio de la carne al público en los últimos seis meses subió 17%, mencionando que en el mismo período el precio de exportación de la carne subió un 15% y el precio del dólar subió un 9%. Si se combinan esas dos últimas subas da más que el 17% citado, pero entienden "que hay parte de la suba que la está absorbiendo el carnicero, los puntos de venta”, en tanto también es posible que esté influyendo “un incremento de la cantidad de carne vacuna importada”, que procede mayormente desde Brasil y a precios menores que los que logra Uruguay en su exportación.

 

Abastecimiento asegurado

Considerando otro tema de alta trascendencia, Stanham, en respuesta a una inquietud frecuente en el consumidor, afirmó que “Uruguay hoy tiene posibilidades totales de asegurar el abastecimiento de carne”, con producción nacional e importación en la vacuna, producción nacional en la aviar y en la ovina y mayormente con la importación en la carne de cerdo.

“Absolutamente el abastecimiento de las cuatro carnes está garantizado, como siempre”, reiteró.

Benech, sobre este tema, indicó: “Que se quede tranquila toda nuestra ciudadanía que aquí no está en juego el abastecimiento, nosotros tenemos mucha más carne, aunque el stock haya bajado, que la que podemos comer”.

 

 

Lo que le pasa al ministro cuando va a comprar asado

Benech reconoció que el tema del precio de la carne “es muy sensible” y que se trata de un producto que “se ha valorizado, la estamos vendiendo bien”.

Dijo que se vive en un mundo capitalista y globalizado, donde hay una demanda importante y creciente y que los precios suben y que eso vale también para la carne. Cuando eso sucede “algunos se perjudican y otros se benefician” y el que se beneficia “no dice nada” y los que se perjudican “chillamos un poco”, dijo, habiendo mencionado antes que eso le sucede a él mismo cuando va a la carnicería y ve que el precio del asado volvió a subir.

“Los uruguayos no van a dejar de comer carne”, afirmó el ministro, quien reafirmó lo dicho por Stanham poco antes: “estamos asegurados en el abastecimiento”.

Benech también señaló el valor que tiene el ingreso de carne de otros países de la región a Uruguay, que no es porque acá falte carne, solo que Uruguay prioriza vender su carne al mundo y se permite a la vez el ingreso del producto más barato desde los países próximos.

No obstante, “también compramos carne más cara”, dijo Benech, recordando una experiencia reciente en la Embajada de Japón donde degustó carne Wagyu importada desde ese país, unos pocos kilos, de una carne que vale muchísimo, pero que hay gente dispuesta a pagarla.

“Tenemos expectativas fuertes de vender mucho más” que lo que Uruguay pueda importar desde Japón, mencionó.

Finalmente, el ministro dijo que todas estas explicaciones, brindadas en la conferencia realizada en la sede del MGAP, tienen por objetivo explicarle la situación “al que hace el asadito, al ama de casa” en un momento “en el que le está subiendo seguido la carne”, no tanto al productor, cuyo negocio, dijo de paso, “no está mal, yo diría que está bien”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...